Estás leyendo
MINI Vision Urbanaut, una visión del espacio completamente nueva

MINI Vision Urbanaut, una visión del espacio completamente nueva

Dentro del evento #NEXTGen, un evento digital en que el Grupo BMW ofrece una perspectiva única sobre la movilidad del futuro y una visión más profunda que nunca de lo que sucede entre bastidores dentro del fabricante de automóviles bávaro, MINI presentó un nuevo prototipo digital: el MINI Vision Urbanaut. Se trata de un minivan futurista completamente eléctrico con funciones de conducción autónoma que ofrece mayor espacio interior y más versatilidad que nunca.

 

El MINI Vision Urbanaut un minivan futurista completamente eléctrico con funciones de conducción autónoma

 

Diseño interior: un uso más creativo del espacio

Como un concepto de espacio innovador, el MINI Vision Urbanaut ha sido diseñado de dentro hacia fuera, de tal manera que los diseñadores han configurado la experiencia del espacio interior antes de desarrollar el exterior, con la utilización de planos de planta, piezas de mobiliario y modelos de madera a escala para proporcionar una indicación del tamaño. Así, con una altura inusual para un MINI, pero con sólo 4,46 m de longitud, el MINI Vision Urbanaut proporciona un espacio interior que puede ser utilizado de muchas maneras diferentes.

 

Sin duda, su diseño de monovolumen rompe con la imagen a la que estamos acostumbrados de un MINI

 

Cuando el MINI Vision Urbanaut está parado, el parabrisas puede desplegarse hacia arriba creando así una especie de balcón a la calle

 

El interior del MINI Vision Urbanaut, al que los ocupantes entran a través de una gran puerta lateral corredera, ofrece el entorno ideal para realizar un viaje, pero también es el destino del mismo, es decir, que a la llegada puede transformarse en una sala de estar en unos pocos pasos. Los dos asientos delanteros están diseñados para rotar, mientras que los respaldos del trasero se pueden plegar manualmente (asiento trasero izquierdo) y girar (asiento trasero derecho). Además, cuando el coche está parado, el salpicadero baja y el área del conductor se convierte en un cómodo rincón para sentarse y el parabrisas puede desplegarse hacia arriba creando así una especie de balcón a la calle. En el lado del coche opuesto a la puerta de entrada una pequeña mesilla integrada con una planta añade un toque final al equipamiento interior. La mesa representa el nuevo punto central del coche, el lugar en el que los pasajeros se encuentran, se enfrentan y se relacionan entre sí.

 

Uno de sus aspectos más llamativos son sin duda sus ruedas acabadas en color Ocean Wave, un azul turquesa que destaca la asociación con la playa y el sonido del mar. El perfil abstracto de los neumáticos Union Jack es un guiño a la herencia británica del coche, mientras su forma recuerda a las de un monopatín

 

El interior del MINI Vision Urbanaut pude transformarse en una sala de estar en unos pocos pasos

 

Mediante el MINI Token podemos activar los tres momentos MINI preconfigurados (“Chill”, “Wanderlust” y “Vibe”)  cuando se coloca en las ranuras diseñadas para ello en la mesa del centro del coche. Al activarse uno de los tres momentos, el frontal y la trasera así como en las llantas lo hacen saber al exterior. El momento Chill invita a tomar un respiro y hacer una pausa. El coche se convierte en una especie de lugar de aislamiento, un refugio donde relajarse o trabajar completamente concentrado durante un viaje. El Wanderlust es el único momento MINI en el que el conductor puede elegir entre utilizar los sistemas de conducción autónoma del MINI Vision Urbanaut o ponerse al volante. Por último, el momento MINI Vibe permite disfrutar del tiempo junto a otras personas y es que al abrir la puerta y bajar el parabrisas se crea una escena de bienvenida que elimina los límites entre el exterior y el interior.

 

Diseño exterior, el espíritu de la marca en una nueva forma

Su diseño de monovolumen rompe con la imagen a la que estamos acostumbrados de un MINI. Su parte delantera es una clara evolución de dos iconos de diseño de MINI que han sido premiados en numerosas ocasiones: los faros y la parrilla. Colocados bajo una estructura de aluminio fresado con ranuras de apertura, los faros sólo son visibles cuando se encienden. Gracias a su diseño dinámico matricial multicolor puede mostrar diferentes gráficos multicolores, lo que permite conectarse con el mundo exterior.

 

Ver también
Ford Fiesta ST Edition, deportividad mejorada

Como un concepto de espacio innovador, el MINI Vision Urbanaut ha sido diseñado de dentro hacia fuera, de tal manera que los diseñadores han configurado la experiencia del espacio interior antes de desarrollar el exterior

 

El diseño  monovolumen del MINI Vision Urbanaut  rompe con la imagen a la que estamos acostumbrados de un MINI

 

En cuanto a su parrilla, rejilla cerrada tiene ahora forma de octógono, lo que representa una evolución de la tradicional forma hexagonal, además, dado que se trata de un vehículo eléctrico, la rejilla asume ahora una nueva función y se convierte en un panel inteligente para la conducción autónoma. Las ventanas continúan la línea de diseño de la carrocería, que presenta un degradado desde la parte inferior hasta la superior, creado así una transición armoniosa desde la carrocería hasta las ventanas y el techo, proporcionando además cierta privacidad sin necesidad de oscurecer las ventanas. Uno de sus aspectos más llamativos son sin duda sus ruedas acabadas en color Ocean Wave, un azul turquesa que destaca la asociación con la playa y el sonido del mar. El perfil abstracto de los neumáticos Union Jack es un guiño a la herencia británica del coche, mientras su forma recuerda a las de un monopatín.

 

El interior del MINI Vision Urbanaut, al que los ocupantes entran a través de una gran puerta lateral corredera, ofrece el entorno ideal para realizar un viaje, pero también es el destino del mismo, es decir, que a la llegada puede transformarse en una sala de estar en unos pocos pasos

 

Uno de sus aspectos más llamativos son sin duda sus ruedas acabadas en color Ocean Wave, un azul turquesa