Estás leyendo
50º aniversario de la entrega del primer Maserati Indy Coupé

50º aniversario de la entrega del primer Maserati Indy Coupé

Ante la demanda de los clientes de Maserati de un vehículo cómodo, habitable y con carácter deportivo, Maserati decidió desarrollar un nuevo modelo que dio lugar al proyecto AM116 (Alfieri Maserati 116). El diseño se le confió a Carrozzeria Vignale con el objetivo de que desarrollase un coupé de cuatro plazas que ofreciera confort, altas prestaciones y un diseño innovador. El resultado final del proyecto fue el Indy, bautizado así en honor a las victorias del Maserati 8CTF en las 500 Millas de Indianápolis en los años 1939 y 1940. El modelo se presentó por primera vez al público en el Salón de Turín de 1968, en el stand de Carrozzeria Vignale y un año más tarde lo hizo oficialmente en el Salón de Ginebra en el stand de Maserati. La primera unidad salió de la histórica sede Maserati situada en viale Ciro Menotti 322 en Módena en julio de 1969.

 

El Maserati Indy disponía de un gran equipamiento de serie que incluía, entre otros, asientos de piel, antirrobo automático, volante regulable, luneta térmica, ventanillas con regulación eléctrica y oscurecidas, asientos delanteras reclinables y con reposacabezas y faros de yodo

 

El Indy. fue bautizado así en honor a las victorias del Maserati 8CTF en las 500 Millas de Indianápolis en los años 1939 y 1940

 

Se trataba de un Indy de color “Oro metallizzato” con interiores en piel marrón que se envió al por entonces importador de Maserati “Martinelli y Sonvico” en Chiasso (Suiza) donde le fue entregado a su comprador. El nuevo Indy se caracterizaba por sus grandes superficies acristaladas que le dotaban de una gran visibilidad, evitando además ángulos muertos, dotándole además de una extraordinaria aerodinámica. Contaba además con numerosos detalles que destacaban su carácter deportivo, como los faros escamoteables, verdaderos iconos deportivos de la época que caracterizaban al frontal junto a las tomas de aire situadas por debajo del sutil parachoques. Otro elemento particular era la línea de la cola truncada, que representaba el particular mimo realizado por el estudio de la eficiencia aerodinámica. Durante el primer periodo de producción, el motor era un ocho cilindros en V de 4136 cm³ que asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades (bajo pedido estaba disponible un cambio automático), que desarrollaba 290 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 250 Km/h. A partir de 1970 estuvo disponible también con un motor de ocho cilindros en V de 4719 cm³ de 290 CV, cuya velocidad máxima pasaba a ser de 280 Km/h. Un año más tarde se añadió una tercera mecánica, un motor de 4930 cm³ con una potencia de 300 CV, que desde el 1973 pasó a ser el único disponible.

 

El diseño se le confió a Carrozzeria Vignale con el objetivo de que desarrollase un coupé de cuatro plazas que ofreciera confort, altas prestaciones y un diseño innovador

 

Obra de Carrozzeria Vignale, el Indy se caracterizaba por unas grandes superficies acristaladas y una gran aerodinámica

 

El Maserati Indy disponía de un gran equipamiento de serie que incluía, entre otros, asientos de piel, antirrobo automático, volante regulable, luneta térmica, ventanillas con regulación eléctrica y oscurecidas, asientos delanteras reclinables y con reposacabezas y faros de yodo. A todo lo anterior, se añadió a partir de 1973 el aire acondicionado. Opcionalmente estaba disponible el cambio automático, dirección asistida y autoradio. En total, entre 1969 al 1975 se fabricaron en la planta de Módena un total de 1.102 de unidades el Indy.

 

Ver también
Porche Klassic restaura un Porsche 944 S2, porque no sólo de 911 vive el hombre

El nuevo Indy se caracterizaba por sus grandes superficies acristaladas que le dotaban de una gran visibilidad, evitando además ángulos muertos, dotándole además de una extraordinaria aerodinámica

 

Su interior contaba con asientos de piel reclinables y con reposacabezas, volante regulable, luneta térmica y ventanillas eléctricas