Estás leyendo
El Bentley Corniche 1939 por fin a buen recaudo

El Bentley Corniche 1939 por fin a buen recaudo

Si con motivo de su centenario el mes pasado Bentley dio a conocer el EXP 100 GT, un concept car con el que la marca interpreta como serán sus coches en el 2035, ahora, Bentley retrocede en el tiempo para rescatar parte de su historia con la restauración del Bentley Corniche 1939. Este modelo, del que sólo se fabricó una unidad a petición del piloto griego André Embiricos, supuso un punto de inflexión en la marca, pues introdujo el concepto “Streamlining” con formas más aerodinámicas para logar una mayor velocidad y mejorar el rendimiento del Bentley MkV, un diseño, que rompía con el diseño tradicional de la marca de los años ’20 y ’30 y que ha influido hasta el actual Continental GT.

 

Su restauración comenzó en 2001, de la mano de la WO Bentley Memorial Foundation y la Sir Henry Royce Memorial Foundation, pero por falta de fondos se paró en 2008. Aunque Bentley Motors aportó los fondos necesarios, el proyecto continuó aunque a pasos lentos hasta que en 2018, Adrian Hallmark, Presidente y Director Ejecutivo de la marca decidió que el Bentley Corniche 1939 debía estar listo para el centenario de Bentley

 

Adrian Hallmark, Presidente y Director Ejecutivo de la marca decidió que el Bentley Corniche 1939 debía estar listo para el centenario de Bentley y el coche pasó a estar bajo su supervisión

 

Su diseño fue obra de Georges Paulin, y su fabricación tuvo lugar en la empresa carrocera francesa Carrosserie Vanvooren sobre un chasis ligero hecho de una lámina de acero más fina de lo normal, con una versión mejorada del motor y de la caja de cambios del MkV. Terminada su fabricación en mayo de 1939, el coche fue llevado al circuito de Brooklands para probarlo, donde alcanzó una velocidad máxima 160 km/h. Al mes siguiente fue a Francia para realizar una prueba en carretera, pero sufrió un accidente contra un autobús, por lo que tuvo que volver a Vanvooren para someterse a una reparación y a unas cuantas mejoras de su carrocería. Terminada su reparación, el 8 de agosto, cuando se dirigía al almacén de Bentley en Chateauroux, un coche se cruzó por delante del Corniche y acabó estrellándose contra un árbol y volcó, sufriendo importantes daños. Para repararlo, el chasis se envió a Crewe (Inglaterra), mientras que la carrocería se quedó en Francia.

 

Este modelo, del que sólo se fabricó una unidad a petición del piloto griego André Embiricos, supuso un punto de inflexión en la marca, pues introdujo el concepto “Streamlining” con formas más aerodinámicas para logar una mayor velocidad y mejorar el rendimiento del Bentley MkV

 

Tan sólo ólo se fabricó una unidad de este modelo que tenía formas más aerodinámicas para logar una mayor velocidad y mejorar el rendimiento del Bentley MkV

 

Una vez reparada, se envió a Dieppe para su transporte hasta la sede de Bentley, pero un error administrativo del muelle hizo que se quedase en un almacén a la espera de su envío, con la mala suerte de que un bombardeo en Dieppe durante la II Guerra Mundial acabó destruyéndola. Su restauración comenzó en 2001, de la mano de la WO Bentley Memorial Foundation y la Sir Henry Royce Memorial Foundation, pero por falta de fondos se paró en 2008. Aunque Bentley Motors aportó los fondos necesarios, el proyecto continuó aunque a pasos lentos hasta que en 2018, Adrian Hallmark, Presidente y Director Ejecutivo de la marca decidió que el Bentley Corniche 1939 debía estar listo para el centenario de Bentley y el coche pasó a estar bajo su supervisión. La restauración recayó manos de la división Mulliner, encargada de realizar los modelos personalizados de la marca. Para devolverlo a la vida, utilizaron exclusivamente los dibujos técnicos originales facilitado por la familia de Georges Paulin y combinaron piezas mecánicas originales del Corniche y del MkV con una carrocería completamente renovada que imita la original hasta en el último detalle, como el color Imperial Marron y el detalle lateral en Heather Grey de su carrocería, los paneles de manera artesanal o, el cuero Connolly Vaumol, el tejido West of England y la moqueta que proviene de un rollo original de la época. El Corniche se presentará por primera vez en el Salon Privé en el Palacio de Blenheim en septiembre. A partir de ese momento (si alguna otra fatalidad no lo impide), se unirá al club de honor de los clásicos de Bentley.

 

Terminada su reparación, el 8 de agosto, cuando se dirigía al almacén de Bentley en Chateauroux, un coche se cruzó por delante del Corniche y acabó estrellándose contra un árbol y volcó, sufriendo importantes daños

 

Ver también
50º aniversario del Lamborghini Urraco

 

El diseño del Bentley Corniche 1939  fue obra de Georges Paulin, y su fabricación tuvo lugar en la empresa carrocera francesa Carrosserie Vanvooren