Estás leyendo
WRC Rally de Japón: macaranazo de Hyundai, que logra el doblete

WRC Rally de Japón: macaranazo de Hyundai, que logra el doblete

+41
Ver galería

Después de 12 años de ausencia (iba a haber vuelto en 2020 pero se canceló debido al Covid-19), el WRC regresó a Japón para poner punto y final a esta temporada. Toyota que, corría en casa, esperaba poner el broche de oro a una gran temporada en la que además de logar el doblete, había logrado siete victorias en las doce pruebas disputadas hasta la fecha. No fue así y Hyundai se encargó de aguarle la fiesta, logrando el doblete eso sí, al menos el japonés Katsuta logró su segundo podio de la temporada. Pero sin duda, la imagen de este rally fue ver al Hyundai i20 Rally1 de Sordo calcinado, afortunadamente sin consecuencias físicas para Sordo y su copiloto. Como preámbulo de como se iba a desarrollar el rally, Neuville y Evans empataron en el Shakedonw del jueves por la mañana si bien, Ogier con su nuevo copiloto Landais, fueron los primeros líderes de la prueba al imponerse en el tramo de 2,8 Km del jueves por la noche, en el que sólo seis décimas de segundo separaron a los cinco primeros pilotos en las resbaladizas condiciones del Kuragaike Park. Breen terminó segundo a una sola décima del francés, Tänak, en su último rallye con Hyundai fue tercero a dos décimas, Neuville fue cuarto a una décima y quinto fue Rovanperä, a seis décimas. Los japoneses Toshiro Arai y su copiloto Naoya Tanaka (Citroën C3 Rally2) dieron un gran susto al sufrir un fuerte accidente que hizo necesario su traslado en ambulancia para someterse a pruebas médicas y, obligó a suspender el tramo.

 

Cinco tramos sin asistencia separaban a Neuville de lograr su segunda victoria de la temporada con la incertidumbre de la saber cuál iba a ser la correcta selección de neumáticos ante la posibilidad de que lloviese. La elección de Evans, convencido de que no iba a llover parecía la correcta y tras el primer tramo, recortó la ventaja de Neuville a sólo 0,6 segundos. Poco duraría la alegría al piloto de Toyota, pues un error de comunicación con su copiloto, Scott Martin, hizo que se saliesen en una curva a derechas, golpeando un bordillo con la rueda trasera izquierda del Toyota, que acabó pinchada, lo que le hizo perder un minuto y medio

 

Victoria y doblete de Hyundai en casa de Toyota

El sábado, cuando se estaba disputando el primer tramo del día, Sordo se tuvo que detener a mitad del tramo al notar que algo se estaba quemando y, pese a sus intentos por apagar el fuego con su extintor y el del Ford de Greensmith, poco pudo hacer y su Hyundai acabó calcinado. Es, ya no sólo hizo que  se tuviese que parar el tramo, sino que además, el siguiente tramo se canceló debido a los retrasos causados por el incidente. Con todo ello, Evans y Neuville llegaron empatados al llegar a la asistencia de la mitad de la etapa en el Estadio Toyota. Rovanperä era tercero a 0,7 segundos y Tänak cuarto, ya a 9,1 segundos tras quejarse de un problema de transmisión. A seis segundos de él estaba Katsuta, que también tuvo problemas de subviraje en su Yaris. Greensmith perdió más de un minuto en el TC4 al sufrir la rotura del eje de transmisión de su Puma, claro que, peor le fueron las cosas a su compañero Breen, que se estrelló contra un guardarraíl en el mismo tramo, lo que obligó a cancelar la segunda pasada por este tramo, debido al estado del guardarraíl. Así pues, tras disputarse sólo dos tramos, Evans terminó como líder del rally con tres segundos de ventaja sobre Neuville, Rovanperä era tercero a 5,1 segundos y Tänak era cuarto a 13,9 segundos. Katsuta era quinto a 20,6 segundos, mientras que Greensmith, el único Ford superviviente, era sexto, a 2 minutos. El accidente de Kajetanowicz dejaba en bandeja el título de WRC2 al finlandés Lindholm (Skoda Fabia Evo), noveno en la general.

 

Finalmente, la lluvia hizo acto de presencia en los dos últimos tramos, lo que no impidió que Neuville lograse la victoria con una ventaja de 1 minuto y 11 segundos sobre su compañero Tänak que, se despedía de Hyundai logrando el doblete, mientras que Katsuta lograba el tercer puesto, pero por sólo 12,3 segundos de ventaja sobre Ogier que, además de superar a Evans, se impuso en el Power Stage. En cuanto a la categoria WRC2,  el finlandés Lindholm (Skoda Fabia Evo), noveno en la general y tercero de su categoría, finalmente logró el título

 

El Hyundai i20 Rally1 de Sordo fue pasto de las llamas mientras el español disputaba el primer tramo del día

 

El sábado comenzó como había terminado el día anterior, con Evans no sólo liderando la prueba, sino que, además, aumentaba su ventaja hasta los 6,5 segundos cuando ambos llegaron a la asistencia. Tänak se hacía con la tercera posición, beneficiado por el pinchazo de Rovanperä en el primer tramo del día como consecuencia de su salida en una curva a izquierdas que acabó contra una pared de roca, a lo que se sumó otro percance en la rueda cambiada en el siguiente tramo, incidentes que le costaron más de cinco minutos y bajar hasta el 12º puesto. El japonés Katsuta ganaba una posición y era cuarto, a sólo 18,7 segundos de Tänak, diferencia que de dejaba soñar con lograr un podio en casa. En el primer tramo de la tarde, Neuville recortó 2,6 segundos la ventaja de Evans y en el segundo, le aventajó en 5,9 segundos, con lo que el belga pasaba así a liderar la prueba con 2 segundos de ventaja sobre Evans, que decía haber perdido el feeling con el tren delantero de su coche. Para poner el broche de oro a una gran tarde, Neuville ganaba el último tramo del día y aumentaba su ventaja otros dos segundos, por lo que terminaba el día con 4 segundos de ventaja sobre Evans. Tänak era tercero a 39,9 segundos y Katsuta era cuarto a 24,6 segundos del estonio.  Quinto en la clasificación, Ogier fue sin duda el piloto del día tras remontar cinco posiciones después de que el viernes sufrió un pinchazo en el primer tramo que le hizo perder casi tres minutos.

 

Después de 12 años de ausencia (iba a haber vuelto en 2020 pero se canceló debido al Covid-19), el WRC regresó a Japón para poner punto y final a esta temporada. Toyota que, corría en casa, esperaba poner el broche de oro a una gran temporada en la que además de logar el doblete, había logrado siete victorias en las doce pruebas disputadas hasta la fecha. No fue así y Hyundai se encargó de aguarle la fiesta, logrando el doblete eso sí, al menos el japonés Katsuta logró su segundo podio de la temporada

 

 

Evans se quedó sólo ante el peligro, pero acabó cediendo ante el ataque de Neuville

Cinco tramos sin asistencia separaban a Neuville de lograr su segunda victoria de la temporada con la incertidumbre de la saber cuál iba a ser la correcta selección de neumáticos ante la posibilidad de que lloviese. La elección de Evans, convencido de que no iba a llover (optó por un reparto 50:50 de neumáticos de compuesto duro y blando) parecía la correcta y tras el primer tramo, recortó la ventaja de Neuville a sólo 0,6 segundos. Poco duraría la alegría al piloto de Toyota, pues un error de comunicación con su copiloto, Scott Martin, hizo que se saliesen en una curva a derechas, golpeando un bordillo con la rueda trasera izquierda del Toyota, que acabó pinchada, lo que le hizo perder un minuto y medio. Finalmente, la lluvia hizo acto de presencia en los dos últimos tramos, lo que no impidió que Neuville lograse la victoria con una ventaja de 1 minuto y 11 segundos sobre su compañero Tänak que, se despedía de Hyundai logrando el doblete, mientras que Katsuta lograba el tercer puesto, pero por sólo 12,3 segundos de ventaja sobre Ogier que, además de superar a Evans, se impuso en el Power Stage. En cuanto a la categoria WRC2,  el finlandés Lindholm (Skoda Fabia Evo), noveno en la general y tercero de su categoría, finalmente logró el título.

 

Ver también
WRC Rally de Nueva Zelanda: Rovanperä, el campeón más joven del WRC

El sábado, cuando se estaba disputando el primer tramo del día, Sordo se tuvo que detener a mitad del tramo al notar que algo se estaba quemando y, pese a sus intentos por apagar el fuego con su extintor y el del Ford de Greensmith, poco pudo hacer y su Hyundai acabó calcinado. Es, ya no sólo hizo que  se tuviese que parar el tramo, sino que además, el siguiente tramo se canceló debido a los retrasos causados por el incidente

 

Neuville, Tänak y Katsuta celebrando el podio de l aúltima prueba de la temporada

Clasificación pilotos

 

 

Clasificación constructores