Estás leyendo
Porsche 911 GT3 con paquete Touring o cuando las apariencias engañan

Porsche 911 GT3 con paquete Touring o cuando las apariencias engañan

La denominación “Touring”, que se remonta a una variante de equipamiento del 911 Carrera RS de 1973 fue rescatada por la marca en 2017 para una versión Touring del 911 GT3 de la anterior generación (991) del 911, que vuelve a estar disponible con el actual 911 GT3 (992) presentado a principios de este año. El 911 GT3 con paquete Touring está pensado para aquellos conductores, que no quieren renunciar al placer de conducir un auténtico deportivo, pero que a la vez, les gusta la discreción y es que estamos hablando de 510 CV con caja de cambios manual o automática PDK y con mucha tecnología heredada de la competición por 196.081€.

 

El Porsche 911 GT3 con el pack Touring está equipado con el mismo motor que el actual Porche 911 GT3, un motor bóxer de seis cilindros 4.0 de 510 CV (10 CV más que la generación anterior) y 470 Nm basado en el del 911 GT3 R

 

No te fies de las apariencias, el Porsche 911 GT3 con pack Touring, son 510 CV

 

Exterior más discreto

 

Además del emblema “GT3 Touring” que va sobre la tapa del motor, la diferencia más evidente en el exterior con respecto al 911 GT3 es la ausencia del alerón fijo trasero. En su lugar hay un alerón que se despliega automáticamente, que junto las molduras de color plateado hechas de aluminio anodizado de alto brillo en los marcos de las ventanillas (opcionalmente pueden ir pintadas en negro satinado brillante), aportan discreción. A pesar de la carrocería ensanchada, de mayor tamaño de las ruedas y de la tecnología adicional, el nuevo GT3 pesa lo mismo que su predecesor: 1.418 Kg con la caja de cambios manual y 1.435 kg con la transmisión PDK. Esto se ha conseguido gracias al capó de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), a las ventanillas de cristal ligero, a las llantas de aleación forjada o el ligero escape deportivo.

 

La denominación “Touring”, que se remonta a una variante de equipamiento del 911 Carrera RS de 1973 fue rescatada por la marca en 2017 para una versión Touring del 911 GT3 de la anterior generación (991) del 911

 

Su motor bóxer de seis cilindros 4.0 de 510 CV (10 CV más que la generación anterior) y 470 Nm está basado en el del 911 GT3 R

 

Interior clásico

 

Su interior tiene un aire clásico que le aportan el volante, el selector del cambio, la cubierta de la consola central, los apoyabrazos y los tiradores de las puertas tapizados en cuero negro. El negro está también presente en el techo y en los asientos parcialmente tapizados en cuero, con las secciones centrales de tela negra, unos asientos que cuentan con costuras en ese mismo tono y con el escudo de Porsche en relieve en los reposacabezas.

 

La diferencia más evidente en el exterior con respecto al 911 GT3 es la ausencia del alerón fijo trasero. En su lugar hay un alerón que se despliega automáticamente, que junto las molduras de color plateado hechas de aluminio anodizado de alto brillo en los marcos de las ventanillas (opcionalmente pueden ir pintadas en negro satinado brillante), aportan discreción

 

Ver también
El Porche Taycan se actualiza con más autonomía, más conectivdad y nuevos colores

El 911 Porsche 911 GT3 con pack Touring puede venir con un cambio manual o PDK de siete velocidades

 

 Motor de 510 CV y cambio manual o PDK

 

El Porsche 911 GT3 con el pack Touring está equipado con el mismo motor que el actual Porche 911 GT3, un motor bóxer de seis cilindros 4.0 de 510 CV (10 CV más que la generación anterior) y 470 Nm basado en el del 911 GT3 R y que prácticamente equipa sin cambios al nuevo 911 GT3 Cup. Como novedad, puede ir asociado a un cambio manual de seis velocidades o a un cambio  automático PDK de siete velocidades. En el primero de los casos, acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 320 Km/h, mientras que con el cambio automático acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 318 Km/h, pero en ambos casos es aún más rápido que el anterior 911 GT3 RS.

 

Su interior tiene un aire clásico que le aportan el volante, el selector del cambio, la cubierta de la consola central, los apoyabrazos y los tiradores de las puertas tapizados en cuero negro

 

Su diferencia más evidente en el exterior con respecto al 911 GT3 es la ausencia del alerón fijo trasero, que es sustituido por uno que se despliega automáticamente