Estás leyendo
BMW X5 Protection VR6, a prueba de todo

BMW X5 Protection VR6, a prueba de todo

+3
Ver galería

En el mundo actual en el que vivimos, por desgracia hay muchas personas (y no sólo políticos) que viven bajo la amenaza de sufrir un acto violento, es por ello que desde hace más de 40 años BMW leva desarrollando y produciendo vehículos de seguridad con equipos de protección específicos para cada modelo. El último de ellos que acaba de presentar es el BMW X5 Protection VR6, una versión que es casi idéntica al modelo de producción en términos de características de conducción, interior de alta calidad y diseño, pero que combina una gama estándar de equipos de protección.

 

Su blindaje protege a sus ocupantes del ataque de un AK-47 e incluso de explosiones laterales de hasta 15 kilogramos de TNT desde una distancia de 4m

 

Está equipado con un motor de gasolina TwinPower Turbo de 4,4 litros de cilindrada, de 530 CV y 750 Nm de par motor, con el que alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente de 210 Km/h y acelerar 0 a 100 km/h en 5,9 segundos

 

El elemento clave es su compartimiento blindado compuesto por elementos de acero de alta resistencia combinado con cristales blindados de 33mm. Esta combinación de elementos protege a sus ocupantes del ataque de un AK-47 e incluso de explosiones laterales de hasta 15 kilogramos de TNT desde una distancia de 4m y gracias a la innovadora tecnología de protección Post Blast para el acristalamiento de seguridad, todas las ventanas permanecen firmemente en su posición, eliminando así cualquier formación de espacios entre el cristal y la carrocería, lo que evita posibles ataques secundarios. Pero aquí no queda la cosa, sus bajos blindados ofrecen protección contra granadas de mano del tipo DM51 y, opcionalmente se puede equipar con un refuerzo resistente al ataque con granadas de mano del tipo HG85. Además, en caso de sufrir un ataque, su depósito de gasolina es autosellable, de tal manera que su revestimiento especial asegura que el tanque se cierre automáticamente evitando así derrames de combustible. Sus neumáticos runflat con paredes laterales reforzadas le permiten seguir circulando aún después de haber sufrido una pérdida de presión y, opcionalmente se puede equipar con un sistema que en caso de colisión, evita que se apague el motor o que no se corte el suministro de energía.

 

 

El elemento clave es su compartimiento blindado compuesto por elementos de acero de alta resistencia combinado con cristales blindados de 33mm

 

Cuanta también con un intercomunicador que permite comunicarse con personas fuera del vehículo sin la necesidad de abrir puertas o ventanas, mediante unos micrófonos integrados en el espejo exterior, un altavoz externo y un micrófono manos libres, que se instala en el revestimiento del techo, así como altavoces internos adicionales. Por último, la función de alarma de ataque permite que con sólo presionar un botón, que las puertas se bloquean automáticamente, que las ventanas del lado del conductor y del pasajero se cierren y, que se activen unas alarmas sonoras y visuales. Obviamente, tanta protección afecta a su peso y por ello BMW ha reforzado su suspensión con un sistema de resorte de acero específicamente reforzado y amortiguadores controlados electrónicamente y sus frenos deportivos. Cuenta además con estabilización activa del balanceo y con Dirección Activa Integral que hace que las ruedas delanteras y traseras giran en direcciones opuestas o giran en la misma dirección dependiendo de la velocidad. En el apartado mecánico, está equipado con un motor de gasolina TwinPower Turbo de 4,4 litros de cilindrada, de 530 CV y 750 Nm de par motor, con el que alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente de 210 Km/h y acelerar 0 a 100 km/h en 5,9 segundos.

 

Es posible comunicarse con personas fuera del vehículo sin la
necesidad de abrir puertas o ventanas

 

 

 

 

Ver también
SEAT ATECA, el primer SUV de SEAT se actualiza