Estás leyendo
Skoda 1100 OHC, fabricado para competir en Le Mans

Skoda 1100 OHC, fabricado para competir en Le Mans

Bajo la designación 968, en 1956, Skoda comenzó a desarrollar un nuevo coche de carreras, el Skoda 1100 OHC, con el objetivo de regresar a Le Mans, donde la marca ya había competido en 1950. El modelo se basaba en un bastidor de celosía hecho de tubos de acero de paredes finas soldados entre sí. Esto lo distinguía de sus predecesores, el Skoda Sport y el SuperSport, que utilizaban una versión modificada del robusto chasis del modelo de producción Skoda 1101. Para conseguir la mejor maniobrabilidad posible, la carga se distribuyó de forma óptima entre ambos ejes. El embrague, la caja de cambios de cinco velocidades y la caja de transferencia se instalaron en la parte trasera, donde formaban una unidad de montaje cohesionada.

 

Gracias al uso de plástico reforzado con fibra de vidrio (PRFV), el coche de carreras de 3.880 mm de largo, 1.430 mm de ancho y 964 mm de alto pesaba sólo 583 Kg. Esto, sumado a su gran aerodinámica fruto del diseñador Jaroslav Kindl, permitía al Skoda 1100 OHC alcanzar y una velocidad máxima de entre 190 y 200 km/h, dependiendo de la relación de transmisión, así como una buena aceleración

 

 

El Skoda 1100 OHC debutó de la competición a finales de junio de 1958 de la mejor manera posible, logrando la victoria en el circuito municipal de Mladá Boleslav con el experimentado piloto de fábrica Miroslav Fousek

 

Al Skoda 1100 OHC se le equipó un motor de cuatro cilindros en línea montado longitudinalmente con doble encendido y dos árboles de levas situados en la culata. A partir de una cilindrada de 1.089 cm3, generaba 92 CV a 7.700 rpm, un motor que originalmente motor funcionaba con combustible de aviación de alto octanaje, que se introducía en dos carburadores dobles fabricados por la marca checoslovaca Jikov y, posteriormente, por el fabricante italiano WEBER. La suspensión independiente de las ruedas también desempeñaba un papel importante; mientras que delante se montaba un eje de horquilla trapezoidal, las ruedas traseras, separadas 2.200 mm, estaban montadas en un eje oscilante con brazos de remolque. La dirección, tan precisa como directa, estaba controlada por un volante de tres radios que podía retirarse para facilitar el acceso al coche. Otro elemento progresista para finales de los años 50 era la suspensión de barra de torsión de las ruedas de radios de 15” fabricadas por Borrani.

 

Además d competir en pruebas nacionales, Skoda 1100 OHC también compitió fuera, aunque sólo en países comunistas debido a la situación política de finales de los años ’50 y principios de los ’60, lo que impidió al Skoda 1100 OHC participar en las 24 Horas de Le Mans como estaba previsto

 

 

El Skoda 1100 OHC contaba con un motor de cuatro cilindros en línea montado longitudinalmente con doble encendido y dos árboles de levas situados en la culata. A partir de una cilindrada de 1.089 cm3, generaba 92 CV

 

Gracias al uso de plástico reforzado con fibra de vidrio (PRFV), el coche de carreras de 3.880 mm de largo, 1.430 mm de ancho y 964 mm de alto pesaba sólo 583 Kg. Esto, sumado a su gran aerodinámica fruto del diseñador Jaroslav Kindl, permitía al Skoda 1100 OHC alcanzar y una velocidad máxima de entre 190 y 200 km/h, dependiendo de la relación de transmisión, así como una buena aceleración. La combinación de funcionalidad y elegancia se reflejaba en los dos faros abatibles de la primera variante del modelo, que pronto tuvieron que ser sustituidos por una solución más práctica y adecuada para las carreras; el segundo modelo presentaba dos faros fijos montados bajo cubiertas de cristal aerodinámicas.

 

Bajo la designación 968, en 1956, Skoda comenzó a desarrollar un nuevo coche de carreras, el Skoda 1100 OHC, con el objetivo de regresar a Le Mans, donde la marca ya había competido en 1950

 

Ver también
El 911 de la Serie G, icono entre los iconos

El Skoda 1100 OHC contaba con una gran aerodinámica fruto del diseñador Jaroslav Kindl, lo que sumado a su poco peso, le permitía  alcanzar y una velocidad máxima de entre 190 y 200 km/h

 

 

El Skoda 1100 OHC debutó de la competición a finales de junio de 1958 de la mejor manera posible, logrando la victoria en el circuito municipal de Mladá Boleslav con el experimentado piloto de fábrica Miroslav Fousek. Los pilotos de carreras Václav Bobek Sen, Václav Čížkovský, Josef Vidner y Jaroslav Bobek también compitieron los años siguientes, no sólo en pruebas nacionales, sino también fuera, aunque sólo en países comunistas debido a la situación política de finales de los años ’50 y principios de los ’60, lo que impidió al Skoda 1100 OHC participar en las 24 Horas de Le Mans como estaba previsto.

 

Al Skoda 1100 OHC se le equipó un motor de cuatro cilindros en línea montado longitudinalmente con doble encendido y dos árboles de levas situados en la culata. A partir de una cilindrada de 1.089 cm3, generaba 92 CV a 7.700 rpm, un motor que originalmente motor funcionaba con combustible de aviación de alto octanaje, que se introducía en dos carburadores dobles fabricados por la marca checoslovaca Jikov y, posteriormente, por el fabricante italiano WEBER

 

Bajo la designación 968, en 1956, Skoda comenzó a desarrollar un nuevo coche de carreras, el Skoda 1100 OHC, con el objetivo de regresar a Le Mans

 

A los dos vehículos con carrocería abierta de PRFV, que se fabricaron a finales de 1957 y principios de 1958, les siguieron en 1959 dos variantes coupé más espaciosas con carrocería cerrada de chapa de aluminio. No obstante, los ingenieros consiguieron mantener el peso de los coupés en sólo 555 kilogramos, manteniendo la misma velocidad máxima. Los dos Skoda 1100 OHC de carrocería cerrada fueron destruidos en sendos accidentes durante su uso privado. Sin embargo, los expertos del taller de restauración del Museo Skoda están trabajando actualmente en la reconstrucción de uno de los Skoda 1100 OHC coupé utilizando los componentes supervivientes, incluidos el bastidor, el chasis y el motor. Afortunadamente, las versiones descapotables del coche de carreras siguen intactas y la unidad del  Museo Skoda participa regularmente en eventos de coches clásicos en el país y en el extranjero. El segundo vehículo es propiedad de Skoda UK y se utiliza con fines promocionales, principalmente en el Reino Unido.