Estás leyendo
Restyling para Opel Crossland que pierde la X y añade más equipamiento

Restyling para Opel Crossland que pierde la X y añade más equipamiento

A principios del año que viene llegará al mercado el restyling del Opel Crossland X que salió al mercado en 2017. La primera novedad la encontramos en su denominación y es que, al igual que en el Mokka, Opel ha prescindido de la X.

 

Ligeros cambios estéticos y frontal “Opel Vizor”

 

Este restyling estrena el nuevo frontal “Opel Vizor” que ya hemos visto en el Opel Mokka y que en este caso se extiende por toda la parte delantera del vehículo al integrar orgánicamente la parrilla y los faros. También son novedad el paragolpes con tomas de aire a ambos lados, sus luces antiniebla delanteras de LED que, en los acabados Ultimate y Elegance vienen con cromados, así como las molduras cromadas de los umbrales de las puertas para el acabado Ultimate y por último, estrena nuevas llantas de aleación ligera de 16” o de 17” disponibles en plata, bicolor o negro. En cuanto a la parte trasera, las novedades las encontramos en los pilotos traseros que se han oscurecido, mejorando así el diseño de la característica firma lumínica en forma de ala de Opel, mientras que la nueva superficie del portón trasero en negro de alto brillo (disponible en combinación con el techo negro) hace que el nuevo Crossland parezca más ancho y fuerte. Como novedad en relación con el Crossland X, el restyling del Crossland estará disponible en el acabado deportivo GS Line que incluye llantas de aleación ligera de 17” negras, techo negro, la distintiva combinación de colores negro y rojo, asientos con certificación AGR para el conductor y el pasajero delantero y faros LED adaptativos.

 

En el apartado mecánico no hay novedades y el Crossland mantiene su oferta de tres motores de gasolina 1.2 Turbo, de 110 CV con cambio manual de 6 velocidades y de 130 CV, disponible con cambio manual de seis velocidades o con un cambio automático de 6 velocidades. En diésel, estará disponible con el motor 1.5 de 110 CV con un cambio manual de 6 velocidades o de 120 CV con un cambio automático de 6 velocidades

 

El Crossland estrena el nuevo frontal “Opel Vizor”  que en este caso se extiende por toda la parte delantera del vehículo al integrar orgánicamente la parrilla y los faros

Mismos motores, mejoras en el chasis y más tecnología

 

En el apartado mecánico no hay novedades y el Crossland mantiene su oferta de tres motores de gasolina 1.2 Turbo, de 110 CV con cambio manual de 6 velocidades y de 130 CV, disponible con cambio manual de seis velocidades o con un cambio automático de 6 velocidades. En diésel, estará disponible con el motor 1.5 de 110 CV con un cambio manual de 6 velocidades o de 120 CV con un cambio automático de 6 velocidades. Lo que sí ha hecho Opel es introducir mejoras en el chasis, con nuevos muelles y amortiguadores para la suspensión delantera McPherson y el eje trasero de torsión, así como con un nuevo eje intermedio de la columna de dirección, que mejora la precisión de la dirección. Otra de sus novedades es el sistema de tracción adaptativo “IntelliGrip”, con cinco modos de conducción: normal, nieve, barro, arena y ESP off. Respecto a los sistemas de asistencia, el Crossland está disponible con Head Up display, alerta de colisión frontal con frenado automático de emergencia y detección de peatones, alerta de fatiga del conductor, aviso de vehículos en el ángulo muerto del retrovisor, cámara trasera panorámica, asistente de aparcamiento automático, control de crucero con limitador de velocidad junto con el lector de señales de tráfico y por último, alerta de cambio de carril emite señales acústicas y visibles.

Ver también
iD.4, el nuevo SUV eléctrico de Volkswagen

 

Este restyling estrena el nuevo frontal “Opel Vizor” que ya hemos visto en el Opel Mokka y que en este caso se extiende por toda la parte delantera del vehículo al integrar orgánicamente la parrilla y los faros