Estás leyendo
BMW M5 y BMW M5 COMPETITION, las versiones más deportivas se ponen al día

BMW M5 y BMW M5 COMPETITION, las versiones más deportivas se ponen al día

+6
Ver galería

Un mes después de la presentación de la actualización del BMW Serie 5, les ha tocado el turno a sus versiones de altas prestaciones: el BMW M5 y el BMW M5 Competition de 600 y 625 CV respectivamente.

 

Cambios estéticos en su exterior

 

Tanto el BMW M5 como el BMW M5 Competition heredan los ligeros cambios estéticos de la Serie 5, es decir, una nueva parrilla de doble riñón, nuevos contornos de luz en forma de “L”, un faldón delantero con un contorno más marcado y entradas de aire más grandes a los lados, un nuevo y musculoso faldón trasero, unas salidas de escape más finas y una nueva distribución de los pilotos en las ópticas traseras que proporcionan una luz en forma de “L”. Opcionalmente, los faros LED se puede sustituir por la iluminación BMW Individual Shadowline que da un tono oscuro a los faros LED adaptativos y a la luz láser de BMW. Por último, hay disponibles cinco nuevos colores para su carrocería: Gris Brands Hatch, Rojo Motegi, Azul Tanzanita II, Rojo Aventurine II metalizados y, el Frozen Bluestone mate metalizado, así como varias opciones de llantas de aleación ligera, incluidas las M de 20” de radios dobles en Gris Orbit pulido ya disponibles en el BMW M8. Además, en el BMW M5 Competition el marco de la parrilla de doble riñón de BMW, la rejilla en las branquias M, las carcasas de los retrovisores exteriores y el alerón trasero en la tapa del maletero tienen un acabado en negro de alto brillo mientras que el faldón trasero incluye inserciones en negro y el logotipo M5 Competition también en negro está en la parrilla de doble riñón, las branquias y la tapa del maletero, detalles que lo identifican como tal.

 

En el caso del BMW M5 Competition hay una serie de elementos de color negro, que lo diferencian de la versión BMW M5

 

Interior con novedades y más tecnológico

 

En su interior, encontramos unos asientos M Sport con tapicería de cuero Merino y ajuste eléctrico multidireccional que, opcionalmente se pueden sustituir por asientos M multifunción con reposacabezas integrales, el logotipo M5 iluminado y funciones ampliadas y en el caso del BMW M5 Competition, también opcionalmente está disponible la tapicería de cuero Merino en Negro/Midrand Beige. Sin embargo, la principal novedad es su pantalla central, que ahora es de 12,3” y los dos nuevos botones en la consola central como los del BMW M8, que dan acceso directo a los ajustes del sistema y a las diversas formas de representación en la instrumentación y el Head Up Display: el “M Mode” y el “Setup“. El primero permite elegir al conductor entre los modos “ROAD” y “SPORT” (o “TRACK” en el caso del M5 Competition). En el primero, todos los sistemas de asistencia a la conducción están activados, en el segundo, sólo transmiten alertas sobre límites de velocidad y restricciones de adelantamiento, mientas que en el modo “TRACK”, se desactivan todas las funciones de confort y seguridad de los sistemas de asistencia a la conducción e incluso se apaga el sistema de audio y la pantalla central se pone en negro. En cuanto al botón “Setup”, éste accede directamente al menú de la pantalla central para configurar de forma personalizada los ajustes de tracción y chasis. Además, en el volante, junto a las levas del cambio están los botones rojos M1 y M2 que permiten elegir rápidamente entre las distintas configuraciones, pudiendo establecer dos configuraciones personalizadas.

 

La principal novedad en el interior es la nueva es su pantalla central, de 12,3” y los dos nuevos botones en la consola central que dan acceso directo a los ajustes del sistema y a las diversas formas de representación en la instrumentación y el Head Up Display: el “M Mode” y el “Setup”

 

Mismo motor V8 pero chasis modificado

 

Ver también
Mercedes actualiza las versiones más deportivas de la Clase E

No hay cambios en lo que sus motores se refiere: un motor V8 de 4,4 litros con tecnología BMW M TwinPower Turbo de 600 y 625 CV

 

No hay novedades en cuanto a los motores de los nuevos BMW M5 y BMW M5 Competition con respecto a sus antecesores: un motor V8 de 4,4 litros con tecnología BMW M TwinPower Turbo de 600 y 625 CV respectivamente, ambos con un par motor máximo de 750 Nm y en ambos casos van asociados a una caja de cambios automática M Steptronic de ocho velocidades. En cuanto a sus prestaciones, el BMW M5 acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, mientras que el BMW M5 Competition lo hace en 3,3 segundos y, en ambos casos, la velocidad máxima es de 250 Km/h, que en caso de equiparse con el paquete opcional M Driver’s Package, sube hasta los 305 Km/h, todo ello con el sistema M xDrive que permite elegir entre 4WD, que prioriza el envío del par al tren trasero y 2WD sin DSC. Ambas versiones equipan frenos M compuestos con discos de freno perforados y ventilación interna con pinzas fijas de seis pistones con el logotipo M en el eje delantero y pinzas flotantes de un solo pistón en el eje traser, que opcionalmente  se pueden sustituirpor unos frenos M carbono-cerámicos, que son 23Kg más ligeros. Lo que sí se ha modificado son sus amortiguadores, que son los del BMW M8 Gran Coupé, que el BMW M5 Competition, que es 7mm más bajo que el BMW M5, han sido ajustados acorde a su mayor potencial igual que los muelles y sus soporte de motor, que son más rígidos.

 

En ambos casos, la velocidad máxima es de 250 Km/h, que en caso de equiparse con el paquete opcional M Driver’s Package, sube hasta los 305 Km/h, todo ello con el sistema M xDrive que permite elegir entre 4WD, que prioriza el envío del par al tren trasero y 2WD sin DSC