Estás leyendo
Lamborghini celebra el 105º aniversario de de su fundador, Ferruccio Lamborghini

Lamborghini celebra el 105º aniversario de de su fundador, Ferruccio Lamborghini

Tal día como hoy, pero de 1916 nacía Ferruccio Lamborghini en Renazzo, una aldea del municipio de Cento, en la provincia de Ferrara. Era el hijo mayor de Antonio y Evelina Lamborghini, una familia de granjeros, y por ello su destino parecía estar escrito, pues la tradición dictaba que el hijo mayor debía heredar la granja familiar. Sin embargo, el joven Ferruccio se sentía más atraído por la mecánica que por la tierra, y desde muy joven prefirió pasar las tardes en el taller que había en la granja. Siendo todavía un niño, consiguió que le contrataran en el mejor taller de mecánica de Bolonia, donde descubrió todos los secretos de la profesión. Al estallar la II Guerra Mundial, Ferruccio, que ya era un mecánico experimentado y muy apreciado, fue reclutado por el ejército y destinado en el 50º Departamento de Maniobras Mixtas, en Rodas (Grecia), que se encargaba del mantenimiento de todos los vehículos militares presentes en la isla, entre ellos tractores utilizados para remolcar aviones y camiones diésel. Fue también en Rodas, al acabar la guerra, donde abrió su primera empresa, un pequeño taller de mecánica.

 

 

En 1946, regresó a Italia y, aprovechando algunos incentivos puestos en marcha para apoyar la recuperación económica, abrió un taller en Cento, donde reparó vehículos de motor y construyó pequeños utilitarios. Mientras trabajaba en el taller y observaba la crisis de la agricultura local, se acordó de los tractores que había reparado en Rodas, y fue así como puso en marcha la idea de construir tractores agrícolas baratos que estuvieran al alcance de pequeños terratenientes, utilizando componentes de antiguos vehículos militares. El primero en ser transformado fue un camión Morris al que Ferruccio, además de instalar las principales modificaciones, montó un vaporizador de combustible inventado por él mismo. Fue presentado el 3 de febrero de 1948 durante las fiestas patronales de Cento y vendió once unidades. Este fue el éxito que llevó a Ferruccio Lamborghini a convertirse en empresario.

 

 

En 1963, cuando ya se encontraba entre los industriales más importantes de Italia, Ferruccio Lamborghini decidió construir los mejores coches de gran turismo del mundo. Fue entonces cuando surgió la necesidad de encontrar un logotipo adecuado que los caracterizara. Hasta entonces, los tractores fabricados bajo el nombre de Lamborghini tenían una señal de color plata muy sencilla: un triángulo con las letras FLC (Ferruccio Lamborghini Cento). Ferruccio se puso en contacto con un conocido diseñador gráfico local, Paolo Lambaldi, y éste le preguntó que cuáles eran las características personales que poseía. “Soy tamugno (que traducido del dialecto boloñés significa duro, fuerte, testarudo) como un toro”, fue la respuesta de Ferruccio. Y así, en combinación con su signo del zodiaco, es como surgió el actual logotipo de Automobili Lamborghini que conoce todo el mundo.

 

Ver también
MG presentará el MG Cyberster en el Salón del Automóvil de Shanghai

 

Además de habr sido el fundador de Lamborghini, fue el inspirador, impulsado por un incesante deseo de mejora e innovación, de los modelos más emblemáticos de su historia, como el Miura y el Countach. Cuando Ferruccio Lamborghini vendió la compañía en 1973-1974, Lamborghini ya era considerado uno de los fabricantes más exitosos y admirados del mundo. Dejó la empresa habiendo establecido un deseo de innovación continua y de intolerancia hacia los hábitos establecidos que todavía hoy distinguen a Lamborghini. Ferruccio murió el 20 de febrero de 1993 pero su espíritu basado en la convicción de que incluso lo mejor puede seguir siendo mejorado y su deseo de explorar nuevas vías, siguen presentes. Prueba de ello fue el debut en 2018 del l Urus, el primer Super SUV, que permitió a la marca entrar en un nuevo mercado y dos años más tarde, en 2020, llegó el Sián, el primer Lamborghini híbrido.