Estás leyendo
Walter Röhrl, el primer bicampeón del mundo de rallies

Walter Röhrl, el primer bicampeón del mundo de rallies

+14
Ver galería

La pasada edición del Rally de Portugal supuso el 50º aniversario del WRC que comenzó de manera oficial en 1973 con este rally. Para celebrarlo, tuvo lugar una gala a la que asistieron pilotos, copilotos y directores de equipo ganadores del título. Entre los asistentes, estuvo Walter Röhrl, piloto alemán que despuntó como un piloto frío y calculador, inteligente y rápido sobre cualquier superficie y con cualquier tipo de coche (corrió con Fiat, Opel, Lancia y Audi). Participó en 75 rallies del Mundial en los que logró 14 victorias (cuatro de ellas en el Rally de Montecarlo y con marcas diferentes) y 31 podios. Fue el primer piloto en ganar dos mundiales (1980 y 1982) pero además, fue subcampeón en 1983 y tercero en 1985. Corrió en otras categorías como la subida a Pikes Peak de 1987 con un Audi Sport Quattro S1 preparado para la ocasión con el que batió el récord con un tiempo de 10 minutos y 48 segundos, las 24 Horas de Nürburgring e incluso en las 24 Horas de Le Mans. Todo estole permitió ser en 2019 el primer piloto de rallies y el primer no campeón de F1 en formar parte del Hall of Fame de la FIA.

 

Cuando finalmente se retiró, estuvo vinculado a Porsche, donde estuvo como probador de la marca en Nürburgring Nordschleife y de hecho, estuvo especialmente implicado en el desarrollo de los 959, Carrera GT y 918 Spyder, hasta que finalmente se retiró y pasó a ser embajador de la marca

 

En 2019 pasó a ser el primer piloto de rallies y el primer no campeón de F1 en formar parte del Hall of Fame de la FIA

 

Aunque con sólo 16 años ejercicio de chofer del obispado de su ciudad natal (Ratisbona), lo que le permitió hacer más de 120.000 km al año, Röhrl se decantó por el esquí. No fue hasta los 21 años cuando de la mano de su amigo Herbert Marecek debutó en los rallies con un Fiat 850 Coupé en el Rally de Baviera de 1968. Al año siguiente Marecek adquirió un BMW 2002 con el que volvieron a participar en algunas pruebas y posteriormente pasó a un Porsche 911 S. Sus actuaciones llamaron la atención del equipo Ford que le ficharon para competir en 1971 con un Ford Capri en el campeonato alemán, certamen en el que logró dos victorias y dos segundos puestos, resultados que le abrieron las puertas para competir en el Campeonato de Europa en 1972, donde terminó cuarto. Para la siguiente temporada se vio obligado a cambiar de marca y fichó por Opel, con quien lograría el subcampeonato de ese año (el título fue para un Sandro Munari) y en 1974 se proclamaría campeón con 6 victorias.

 

De cara a la temporada de 1984, Audi se presentó con el nuevo Audi Quattro Sport , una evolución del Audi Quattro y con un “Dream Team” formado por Hannu Mikkola, Stig Blomqvist y Walter Röhrl, quien al igual que las anteriores tres veces, debutó en su nuevo equipo ganado el Rally de Montecarlo si bien, el resto de la temporada se vio afectado por los problemas de fiabilidad del Audi

 

Tras debutar con Ford en el Campeonato Alemán, Röhrl fichó por Opel para competir en el Campeontato de Europa, marca con la que logaría el subcampeonato en 1973 y el campeonato en  1974

 

Tras disputar algunas pruebas del Mundial, es en 1975 cuando da el salto definitivo al Mundial y con un Opel Ascona lograría su primera victoria en el Mundial, concretamente, en el Rally de Grecia si bien, en los dos años siguientes, excepto el cuarto puesto logrado en el Montecarlo de 1976, sus resultados fueron muy discretos. Para la temporada de 1978 fichó por FIAT y de nuevo subió a lo más alto del podio con las victorias en Grecia y Canadá, terminado la temporada en sexta posición. Tras la decepcionante temporada de 1979 en la que sólo logró un segundo puesto y dos octavos, llegaría su primera gran temporada: 1980. Ese año comenzó logrando la primera de sus cuatro victorias en el Montecarlo, a la que se sumarian las de Portugal, Argentina y San Remo, así como los dos segundos puestos logrados en Nueva Zelanda y Córcega, lo que sumado al quinto puesto de Grecia, logró el título con 54 puntos de ventaja sobre Hannu Mikkola (Ford Escort RS 1800 MKII). 1981 sería sin duda una temporada peculiar para el piloto alemán y es que, tras haber fichado por Mercedes antes de la conclusión de la temporada de 1980, acabó corriendo con un Porsche 911 SC debido a que a última hora, Mercedes renunció a su programa de rallies y sólo pudo disputar el Rally de San Remo en el que, además tuvo que abandonar.

 

Participó en 75 rallies del Mundial en los que logró 14 victorias (cuatro de ellas en el Rally de Montecarlo y con marcas diferentes) y 31 podios. Fue el primer piloto en ganar dos mundiales (1980 y 1982) pero además, fue subcampeón en 1983 y tercero en 1985

 

En 1980, de la mano de FIAT, Röhrl lograría el primero de los títulos mundiales que lograría en el Mundial de Rallies

 

Para la siguiente temporada, Röhrl regresó a Opel con un Ascona 400 con el que se proclamaría por segunda vez, Campeón del Mundo. Comenzó la temporada ganado de nuevo en Montecarlo, en Suecia fue tercero, mientras que Portugal sería su primer y único abandono de la temporada. A partir de entonces y a excepción de Cócega, donde terminó cuarto, ya no se bajaría del podio, logrando tres segundos puestos y dos terceros. Así, llegó a Costa de Marfil, última cita de la temporada jugándose el título con Michele Mouton (Audi quattro) quien, afectada por la muerte de su padre acabó abandonado por accidente, mientras que Röhrl lograba la victoria y por tanto, el título, además del Campeonato Africano de Rallies. De cara a la temporada de 1983 fichó por Lancia para correr en seis pruebas con el Lancia 037 Rally y con el finlandés Markku Alen como compañero de equipo. Una vez más, comenzó ganando por tercera vez el Rally de Montecarlo, a la que se sumó las victorias logradas en Grecia y Nueva Zelanda, así como los segundos puestos logrados en Córcega y San Remo y el tercer puesto logrado en Portugal, resultados que le valieron para terminar segundo en el campeonato, por detrás del Audi Quattro de Hannu Mikkola, si bien, el título de constructores acabaría siendo para Lancia por sólo dos puntos de ventaja sobre Audi.

 

Aunque con sólo 16 años ejercicio de chofer del obispado de su ciudad natal (Ratisbona), lo que le permitió hacer más de 120.000 km al año, Röhrl se decantó por el esquí. No fue hasta los 21 años cuando de la mano de su amigo Herbert Marecek debutó en los rallies con un Fiat 850 Coupé en el Rally de Baviera de 1968

 

En 1983 se unió a Lancia, equipo con el que logró tres victorias y el subcampeonato a los mandos del mítico 037

 

Ver también
Dietrich Mateschitz, un genio del marketing que apostó por la F1

Después no lograr el doblete, de cara a la temporada de 1984, Audi se presentó con el nuevo Audi Quattro Sport , una evolución del Audi Quattro y con un “Dream Team” formado por Hannu Mikkola, Stig Blomqvist y Walter Röhrl, quien al igual que las anteriores tres veces, debutó en su nuevo equipo ganado el Rally de Montecarlo si bien, el resto de la temporada se vio afectado por los problemas de fiabilidad del Audi y tan sólo lograría acabar una rally más (Portugla) de los seis que compitió. 1985 fue su última temporada completa, temoporada en la que Audi se tuvo que enfrentar a los nuevos Lancia S4 y Peugeot 205 Turbo 16, que acabaría levándose el doblete, con el título de pilotos para Timo Salonen. Röhrl terminaría la temporada en tercera posición después de terminar segundo Montecarlo, tercero en Portugal y en Nueva Zelanda, lograr la victoria en San Remo (su última victoria en el Mundial de Rallies) y abandonar en otras 4 pruebas. 1986 estaba llamado a ser una gran temporada con los Grupo B en pleno auge, con las llegadas de Ford y su RS200 así como de Austin Rover con el Metro6R4 o las de los nuevos Audi Quattro Sport S1 y del Peugeot 205 Turbo 16 E2. Sin embargo, todo cambió en Portugal, segunda cita de la temporada con el accidente del portugués Joaquim Santos (Ford RS200), que causó 3 muertos y 30 heridos. Esto hizo que Audi, al igual que el resto de los equipos oficiales sno sólo se retirase, sino que, además, se retirase del campeonato. 1987, año en que se habían prohibido los Grupo B, Röhrl disputó sus úlitmos tres rallies del Mundial a los mandos de un Audi 200 Quattro: Montecarlo, donde terminó tercero, Safari, donde fue segundo y Acrópolis, su última prueba en la que desgraciadamente tuvo que abandonar.

 

El Rally Costa de Marfil, última cita de la temporada de 1983, se jugaba el título con Michele Mouton (Audi quattro) quien, afectada por la muerte de su padre acabó abandonado por accidente, mientras que Röhrl lograba la victoria y por tanto, el título, además del Campeonato Africano de Rallies

 

 

En 1984 fichó por Audi, con Hannu Mikkola y Stig Blomqvist como compañeros de equipo y lograría su cuarta y última victoria en el Montecarlo

 

Pese a retirarse de los rallies Röhrl siguió compitiendo en otras categorías como el Campeonato Norteamericano de la Trans-am, el DTM o en carreras de resistencia como  las 12 horas de Sebring, las 24 Horas de Le Mans o las 24 Horas de Nürburgring. Cuando finalmente se retiró, estuvo vinculado a Porsche, donde estuvo como probador de la marca en Nürburgring Nordschleife y de hecho, estuvo especialmente implicado en el desarrollo de los 959, Carrera GT y 918 Spyder, hasta que finalmente se retiró y pasó a ser embajador de la marca.

 

Tras disputar algunas pruebas del Mundial, es en 1975 cuando da el salto definitivo al Mundial y con un Opel Ascona lograría su primera victoria en el Mundial, concretamente, en el Rally de Grecia si bien, en los dos años siguientes, excepto el cuarto puesto logrado en el Montecarlo de 1976, sus resultados fueron muy discretos

 

Tras retirarse de la competición, Röhrl estuvo vinculado a Porsche, marca con la que trabajó como probador y acabó siendo su embajador