Estás leyendo
Collin McRae, 25 años del titulo del “escoces volador”

Collin McRae, 25 años del titulo del “escoces volador”

+5
Ver galería

En una competición dominada por pilotos nórdicos, tras ganar con Subaru el campeonato británico en 1991 y 1992, Collin McRae, hijo del también piloto Jimmy McRae, quien fuera cinco veces campeón del Campeonato Británico, aterrizó en el Mundial como una joven promesa y como la gran esperanza británica para lograr el título. En su primera temporada y bajo el dominio de los Toyota Celica de Juha Kankkunen y François Delecour, McRae logró su primera victoria en el Mundial y la primera de Subaru, la lograda en el Rally de Nueva Zelanda y terminó la temporada en quinta posición. En su segunda temporada, con Sainz ya de compañero, repetiría victoria en Nueva Zelanda y en el RAC Rally, (la primera  victoria lograda por un piloto británico tras la de Roger Clark en 1976), terminado la temporada en cuarta posición con 49 puntos.

 

El 22 de noviembre de 1995, Collin McRae hacía historia por partida doble: por un lado se convertía en el primer piloto británico en lograr el título (en 2001 lo lograría también Richard Burns también con Subaru) y, por otro lado, a sus 27 años se convirtió en el más joven en lograr el título

 

McRae se convirtió en una joven promesa y en la gran esperanza británica para lograr el título

 

1995 iba a ser la temporada de Subaru, que repetía con el español Sainz y con el escocés McRae. La temporada comenzó de manera desigual para los dos piloto: si bien el español lograba dos victorias en las tres primeras pruebas (Mónaco y Portugal), McRae abandonaba en las dos primeras y lograba un tercer puesto en Portugal. Así, a mitad de temporada, Sainz lideraba la clasificación con 12 puntos sobre Kankkunen, 16 puntos de ventaja sobre Oriol y 30 sobre McRae, pero una lesión cuando practicaba bicicleta de montaña impidió a Sainz participar en Nueva Zelanda. La victoria de McRae minimizó los daños frente a los Toyota, pero el segundo puesto de Oriol le arrebataba el liderato por 1 punto. En Australia, la siguiente prueba, McRae era segundo, Kankkunen tercero y tanto Sainz como Oriol tenían que abandonar, con lo que a falta de dos pruebas (España y Gran Bretaña), Kankkunen lideraba la clasificación con 7 puntos de ventaja sobre McRae y con 12 puntos sobre Sainz. En España, tras el abandono de Kankkunen, Sainz lideraba la prueba a la finalización de la última etapa con 8 segundos de ventaja sobre McRae y para asegurase el doblete con el que Subaru pasaría a liderar el Mundial de Constructores, David Richards, dueño Prodrive-Subaru ordenó a sus dos pilotos acabar con las hostilidades y levantar el pie para evitar riesgos, con lo que la victoria debía ser para Sainz. McRae no lo acató y a falta de un tramo lideraba la clasificación y sólo una penalización de 1 minuto en el último control horario obligada por David Richards dio la victoria al español con la que empataba a 70 puntos a falta de la última y decisiva cita de la temporada el RAC Rally.

 

Pese a su retirada del WRC, McRae quiso probar otras disciplinas como el Dakar, donde compitió en la edición de 2004 y en 2005, así como en las 24 Horas de Le Mans,  prueba en la que terminó en 9ª posición y tercero de la categoría GTS

 

Carlos Sainz coincidió co Collin McRae en varias tempoeradas como compañero de equipo

 

Sin la presencia de los Toyota, excluidos del Mundial por una irregularidad en su turbo detectada en España, los Mitsubishi de Makinen y Eriksson daban la sorpresa y lideraban la calificación a la finalización de la primera etapa, con McRae tercero y Sainz cuarto a 14 segundos. Al día siguiente, McRae comenzó a recuperar tiempo hasta que primero sufrió un pinchazo y después dobló la suspensión (que reparó con la ayuda de los aficionados) y terminó segundo a 39 segundos de Sainz. En la última etapa que se disputaba en Gales, McRae y su copiloto, Derek Ringer, empujados por los aficionados que abarrotaban los arcenes, se impuso en seis de los siete tramos, logrando la victoria con 36 segundos de ventaja sobre Sainz. Con esta victoria, el 22 de noviembre de 1995, Collin McRae hacía historia por partida doble: por un lado se convertía en el primer piloto británico en lograr el título (en 2001 lo lograría también Richard Burns también con Subaru) y, por otro lado, a sus 27 años se convirtió en el más joven en lograr el título. McRae se convertía así en un ídolo en el Reino Unido, tanto, que hasta la mismísima Reina, Isabel II le nombró miembro del imperio Británico en 1996. Su leyenda traspasó el mundo de la competición, llegando incluso al de los videojuegos, cuando en 1998 la compañía Codemasters lanzó la primera versión del juego Colin McRae Rally, que acabó siendo una exitosa saga apta para todas las plataformas.

 

En total, McRae logró 25 victorias, 42 podios, 1 título del mundo de pilotos y tres subcampeonatos

 

Ante su público, Collin McRae se proclamó Campeón del Mundo de Rallies en 1995

 

Este sería su primer y último título en el Mundial de Rallies, aunque McRae sería tres veces subcampeón (1996,1997, ambas con Suabru y 2001 con Ford), aunque además del título de 1995, McRae ayudó a que Subaru ganase dos mundiales más de constructores (1996 y 1997). Tras su paso por Subaru, en 1999 fichó por Ford donde volvería a coincidir con Sainz como compañero de equipo en las temporadas 2000, 2001 y 2002. Precisamente, ese año, en Safari Rally, McRae lograba su última victoria en el WRC y la número 25 de su carrera, una cifra sólo superada por Sainz (26), Grönholm (30), Loeb (48) y Ogier (79). 2003 y una vez más, con Sainz como compañero, McRae ficharía por Citroën en lo que sería su última temporada en el WRC, aunque en 2005 participó en dos pruebas con Skoda. En total, McRae logró 25 victorias, 42 podios, 1 título del mundo de pilotos y tres subcampeonatos.

 

Desgraciadamente, un accidente de helicóptero el 15 de septiembre de 2007 a 1,6 km al norte de Lanark cerca de la casa de la familia McRae apagó prematuramente la vida de McRae (39 años), sin duda, uno de los pilotos más carismáticos y querido por la afición del Mundial de Rallyes

 

Ver también
Elena Martin Echegarray “Nana”, el alma de los Comisarios del Jarama

 

 

Además de para Subaru, Collin McRae pilotó para Ford, Citroën y Skoda

 

Pese a su retirada del WRC, McRae quiso probar otras disciplinas como el Dakar, donde compitió en la edición de 2004 con un Nissan Pickup, en al que ganó dos etapas y terminó 20º. Repetiría en 2005 con una evolución del Nissan Pickup y tras haber ganado dos etapas y ser líder de la prueba, en la sexta etapa sufrió un espectacular accidente, afortunadamente sin consecuencias, que destrozó el Nissan Pickup y tuvo que abandonar. Las 24 Horas de Le Mans fue otra de las grandes pruebas que el piloto escoces quiso probar y lo hizo en 2004, con un Ferrari 550 GTS Maranello del equipo Prodrive junto con Darren Turner y Rickard Rydell, logrando terminar en 9ª posición y tercero de la categoría GTS.

 

Su leyenda traspasó el mundo de la competición, llegando incluso al de los videojuegos, cuando en 1998 la compañía Codemasters lanzó la primera versión del juego Colin McRae Rally, que acabó siendo una exitosa saga apta para todas las plataformas

 

McRae quiso probar en otras disciplinas, entre ellas, las 24 Horas de Le Mans

 

Desgraciadamente, un accidente de helicóptero el 15 de septiembre de 2007 a 1,6 km al norte de Lanark cerca de la casa de la familia McRae apagó prematuramente la vida de McRae (39 años), sin duda, uno de los pilotos más carismáticos y querido por la afición del Mundial de Rallyes, junto su hijo mayor, Johnny, de cinco años, y dos amigos de la familia.