Estás leyendo
WRC Rally Safari: Ogier se salva de la debacle

WRC Rally Safari: Ogier se salva de la debacle

El WRC llegaba al ecuador de la temporada con el regreso del mítico Safari prueba que no se disputaba desde 2002 y que por tanto, era una auténtica desconocida para todos los pilotos, que se enfrentaban por primera vez a las largas y polvorientas pistas en las que se puede alcanzar una velocidad de 200 km/h, que contrastan con las pistas rocosas y llenas de baches que ralentizan la marcha, todo ello con el hándicap de que, al estar Kenia todavía en estación de lluvias, las precipitaciones que transforman los caminos secos en barrizales en cuestión de minutos. Todo ello provocó que el rally se convirtiese en una prueba de supervivencia, del que Ogier resurgió de sus cenizas como el ave Fénix, logrando su cuarta victoria con la que sumado a los abandonos de sus máximos rivales, le afianza al frente de la clasificación con 34 puntos, mientras que su compañero, el japonés Katsuta logró su primer podio, dando a Toyota Ganzoo Racing su cuarto doblete de la temporada.

 

Tras la debacle del viernes, el sábado fue más tranquilo, con Neuville aumentado su ventaja sobre Katsuta

 

Inesperado doblete de Toyota en e Rally Safari, donde el japonesKatsuta logró su primer podio en en el WRC

 

En la primera toma de contacto con las pistas africanas, Ogier se impuso en el shakedown por sólo una décima sobre su compañero Evans, mientras que Neuville fue el primero de los Hyundai, tercero a 1,1 segundos. El jueves, el piloto francés de Toyota se impuso también en el primer y único tramo del día liderando por sólo 0,3 segundos el triplete de Toyota, con Rovanperä segundo y Evans tercero a 0,7 segundos de Ogier.

 

Ogier comenzó la prueba imponiéndose en el shakedowon

 

El viernes varios pilotos vivieron en sus carnes la dureza de esta prueba, entre ellos, Evans, que a sólo 300 metros del final del tramo de Kedong (segundo tramo del día), golpeó contra una roca en el interior de una curva rápida a derechas y destrozó la rueda delantera derecha, así como la suspensión de su Toyota Yaris y tuvo que abandonar. El segundo abandono fue el del español Sordo, que en ese mismo tramo golpeó una piedra que le rompió la suspensión y acabó en una zanja tras atravesar la vegetación y aunque logró devolver el i20 al arcén, tuvo que abandonar. El hombre del día fue Neuville que, tras ganar tres de los seis tramos y pese a sufrir dos pinchazos y problemas de motor, acabó el día en primera posición con 18,8 segundos de ventaja sobre el japonés Katsuta, que se benefició del abandono de Rovanperä (el único que le plantó cara a Neuville, llegando incluso a liderar el rally), así como del pinchazo de Tänak que le hizo perder casi un minuto. Ogier, que comenzó la jornada como líder, acabó el día en cuarta posición a 1 minuto y 49 segundos debido a la rotura de un depósito de aceite de la suspensión trasera de su Yaris.

 

De cara al domingo, todo parecía que Neuville iba a lograr su primera victoria de la temporada, pero en el tramo de Loldia (el primero del día) rompía la suspensión trasera derecha tras golpear una roca y, aunque lograba terminar el tramo, acabó abandonando

 

Una vez más, Neuville veía cmo perdía una victoria que tenía prácticamente asegurda

 

Tras la debacle del viernes, el sábado fue más tranquilo, con Neuville aumentado su ventaja sobre Katsuta a casi medio minuto tras los tres tramos de la mañana, mientras que Ogier recortaba la ventaja de Tänak a sólo 37,6 segundos después de ganar dos de los tres tramos. Por la tarde, aunque Neuville se dedicó a controlar su ventaja, terminó el día con 57,4 segundos sobre el japones, debido a la  salida de pista que sufrió el piloto de Toyota en el último tramo del día debido a un repentino chaparrón que convirtió el polvo de las secas pistas en un barrizal por el que los neumáticos duros no tenían agarre. Tänak fue otro de los perjudicados por el chaparrón, pues el estonio se tuvo que detener para desempañar su parabrisas, lo que le acabó costado la tercera posición a favor de Ogier.

 

El viernes varios pilotos vivieron en sus carnes la dureza de esta prueba, entre ellos, Evans, que a sólo 300 metros del final del tramo de Kedong (segundo tramo del día), golpeó contra una roca en el interior de una curva rápida a derechas y destrozó la rueda delantera derecha, así como la suspensión de su Toyota Yaris y tuvo que abandonar

 

El estonio Tänak tampoco tuvo suerte y perdió tiempo por la lluvia que empañó su parabrisas

 

Ver también
F1 GP de España: Red Bull da la vuelta al campeonato

De cara al domingo, todo parecía que Neuville iba a lograr su primera victoria de la temporada, pero en el tramo de Loldia (el primero del día) rompía la suspensión trasera derecha tras golpear una roca y, aunque lograba terminar el tramo, acabó abandonando con 11,7 segundos de ventaja sobre Katsuta. A partir de ese momento, Ogier comenzó a recortar la ventaja del japonés hasta terminar empatados a falta de dos tramos, en los cuales, el francés logró superar al japonés y lograr una inesperada victoria por 21,8 segundos de ventaja y Tänak completó el podio a 1 minuto y 9 segundos del francés además de lograr los 5 puntos extra de la Power Stage.

 

El WRC llegaba al ecuador de la temporada con el regreso del mítico Safari prueba que no se disputaba desde 2002 y que por tanto, era una auténtica desconocida para todos los pilotos, que se enfrentaban por primera vez a las largas y polvorientas pistas en las que se puede alcanzar una velocidad de 200 km/h, que contrastan con las pistas rocosas y llenas de baches que ralentizan la marcha

 

En el Rally Safari, Ogier lofró su cuarta victoria de la temporada

 

Clasificación pilotos

Clasificación constructores