Estás leyendo
El Octavia y e Felicia, dos modelos icónicos modelos de Skoda, celebran su 65º aniversario

El Octavia y e Felicia, dos modelos icónicos modelos de Skoda, celebran su 65º aniversario

Con motivo del Salón del Automóvil de Ginebra de  1959, Skoda presentó dos vehículos completamente renovados: el Octavia, una berlina de techo cerrado, y el Felicia, un descapotable. Tanto el Octavia como el Felicia fueron el resultado de una importante revisión del modelo “Spartak“, en la de destacaba el nuevo eje delantero en el que la tradicional suspensión de ballestas se sustituyó por muelles helicoidales combinados con amortiguadores telescópicos pero, además, los ingenieros también se centraron en reducir la transmisión de vibraciones, aumentar el confort de conducción y mejorar la lubricación y refrigeración del motor.

 

En cuanto al Felicia, su denominación derivaba de la palabra latina “felicitas”, que significa felicidad. El Škoda Felicia fue el sucesor del Skoda 450 descapotable, destinado principalmente a los mercados de exportación. Estaba equipado con un motor de cuatro cilindros y 1089 cm³ con doble carburador que desarrollaba 50 CV

 

El Octavia estaba equipado con un motor de cuatro cilindros y 1.1 litros, que desarrollaba 40 CV

Pero otra novedad fue su denominación, pues en ambos modelos, la marca renunció a los nombres numéricos y optó por denominaciones de palabras. Así, para la berlina, anteriormente conocida como Š 440/445, se eligió el nombre Octavia, derivado del número latino “octava”, que significa octavo, pues se trataba  del octavo modelo producido por el fabricante de Mladá Boleslav desde 1945. Además, desde un punto de vista técnico, el Octavia era el octavo modelo con chasis de túnel central, suspensión delantera independiente y motores de cuatro cilindros. La versión básica del Octavia contaba con un motor de cuatro cilindros y 1.1 litros, que desarrollaba 40 CV que se transmitían a las ruedas traseras a través de una caja de cambios de cuatro velocidades y alcanzaba una velocidad máxima de 110 km/h. Por su parte, el Octavia Super, más potente, contaba con un motor de 1.2 litros de 45 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 115 km/h.

 

En la década de los ’90, el valor simbólico y real de las denominaciones de estos modelos justificó su reintroducción. Así, el 26 de octubre de 1994, se presentó el nuevo Skoda Felicia como sucesor del Skoda Favorit y, la primera generación moderna del Octavia debutó en 1996, marcando un hito en la historia reciente de la marca, al convertirse rápidamente en su modelo más vendido

 

Otra novedad fue la denominación, pues se renuncio a las denominaciones numéricas y, para la berlina  se eligió el nombre Octavia, derivado del número latino “octava”

En cuanto al Felicia, su denominación derivaba de la palabra latina “felicitas”, que significa felicidad. El Škoda Felicia fue el sucesor del Skoda 450 descapotable, destinado principalmente a los mercados de exportación. Estaba equipado con un motor de cuatro cilindros y 1089 cm³ con doble carburador que desarrollaba 50 CV. Aunque la carrera del modelo Felicia no fue larga, tuvo un éxito excepcional y, así, en 1964 se habían fabricado casi 15.000 unidades de esta serie para los mercados de Europa, América del Sur y Central e incluso África.

 

La versión básica del Octavia contaba con un motor de cuatro cilindros y 1.1 litros, que desarrollaba 40 CV que se transmitían a las ruedas traseras a través de una caja de cambios de cuatro velocidades y alcanzaba una velocidad máxima de 110 km/h

Ver también
Giulietta Sprint, el primer Alfa Romeo de la era moderna cumple 60 años

 

El Felicia estaba destinado principalmente a los mercados de exportación y estaba equipado con un motor de cuatro cilindros y 1089 cm³ con doble carburador que desarrollaba 50 CV

En la década de los ’90, el valor simbólico y real de las denominaciones de estos modelos justificó su reintroducción. Así, el 26 de octubre de 1994, el nuevo Skoda Felicia se presentó oficialmente al público en el Hotel Atrium de Praga como sucesor del Skoda Favorit y estaba equipado con numerosos elementos de seguridad, como airbags y un sistema de frenado ABS. En junio de 1995, la gama de modelos se amplió con la variante familiar Felicia Combi, que se presentó por primera vez al público en el Salón del Automóvil de Brno. Por su parte, la primera generación moderna del Octavia debutó en 1996, marcando un hito en la historia reciente de la marca, al convertirse rápidamente en su modelo más vendido. Su segunda generación se lanzó en 2004, seguida de la tercera en 2012 y, la actual cuarta generación moderna debutó en 2019 y sufrió un lavado de cara en febrero de 2024. Con más de siete millones de unidades vendidas en sus cuatro generaciones modernas, el Octavia se encuentra entre los diez coches más vendidos de Europa y sigue siendo un pilar de la gama de Skoda.

 

Con motivo del Salón del Automóvil de Ginebra de  1959, Skoda presentó dos vehículos completamente renovados: el Octavia, una berlina de techo cerrado, y el Felicia, un descapotable. Tanto el Octavia como el Felicia fueron el resultado de una importante revisión del modelo “Spartak”, en la de destacaba el nuevo eje delantero en el que la tradicional suspensión de ballestas se sustituyó por muelles helicoidales combinados con amortiguadores telescópicos

 

La primera generación moderna del Octavia debutó en 1996 y, actualmente va ya por la cuarta generación, que recibió un restyling este mismo año