Estás leyendo
El Citroën Ami 6 con su look único gracias a su techo en “Z” cumple 60 años

El Citroën Ami 6 con su look único gracias a su techo en “Z” cumple 60 años

Superada ya la Segunda Guerra Mundial y en pleno proceso de reconstrucción que supuso una importante inversión en los trabajos de investigación y desarrollo culminados, entre 1947 y 1955, con el lanzamiento de tres vehículos tan importantes como el furgón Tipo H, el 2CV y el DS19, a mitad de la década de los ’50 Citroën decidió desarrollar un coche “medio”, con un motor de cerca de un litro de cilindrada que se intercalase en la gama entre el 2CV y el DS19. A finales de 1956 tuvo lugar una reunión entre los tres responsables del centro técnico de Citroën y Pierre Bercot, (un año más tarde, sería nombrado Presidente y Director General de la marca), quien lanzó un auténtico reto: crear una berlina “media” de cuatro puertas, con motor de menos de un litro, capaz de transportar a cuatro personas y todo su equipaje con un confort propio de Citroën, además, sin un portón trasero (que a Bercot no le gustaba) y con una línea de tres volúmenes. Además, deberían utilizar el chasis y la mayoría de los órganos mecánicos del 2CV. Con todo ello y tras el encuentro entre la dirección técnica y la comercial, la discusión se trasladó al Centro Técnico donde esperaba Flaminio Bertoni, el diseñador que entró en Citroën en 1932 y que había creado obras maestras como el Traction Avant, el 2CV y el DS19.

 

El Ami 6 es fruto de Bertoni, el diseñador de obras maestras como el Traction Avant, el 2CV y el DS19

 

Tras aceptar el reto, Bertoni se presentó ante Bercot con un modelo de escayola del futuro coche. Tenía un capó delantero perfilado y aerodinámico, unos faros integrados en el frontal, una línea “Pontón” que unía el frontal con la parte trasera, un gran maletero de más de 350 litros de volumen y un techo de resina, como el del DS, que partía del parabrisas delantero y superaba ampliamente la altura de la cabeza de los pasajeros para “volver” hacia atrás hasta sus espaldas generando así un abundante espacio para la cabeza de los pasajeros traseros. Una línea en “Z” inédita permitía alojar cómodamente a los cuatro pasajeros y su equipaje en el chasis del 2CV. Bercot quedó impresionado: todos los órganos mecánicos del 2CV, con la cilindrada del motor incrementada a 602 c.c. desde los 425 del 2CV. Chasis más rígido, pero como el del 2CV, las mismas ruedas y carrocería con paneles moldeados y unas formas que permitían el uso de chapa más fina, pero manteniendo la rigidez del conjunto. La solución de Bertoni era funcional, eficaz y respondía a lo que se le pidió. Estaba decidido: el nuevo modelo “medio” se fabricaría en Rennes, en una nueva fábrica de ciclo completo que estaría lista a finales de 1960 ¿y su nombre? Ami 6, un juego de letras y de pronunciación: se trataba de una “A” (sigla del 2CV) para el “Mi” entendido como “segmento medio” y un 6 que leído a la francesa significaba “Amigos”.

 

En España, el Ami 6 Break, único modelo de la gama comercializado, tuvo que cambiar su nombre por el de Citroën 3 CV Break y posteriormente Dynam puesto que la palabra Ami estaba registrada por un fabricante de galletas

 

Citroën presentó el Ami 6 a la prensa el 24 de abril de 1961

 

La acogida de la prensa al nuevo Ami 6  fue buena: el coche era más silencioso, rápido y confortable en su conjunto que el 2CV. La prensa alabó el espacio para cuatro pasajeros, la capacidad del maletero, la economía de uso y la utilización de algunos elementos comunes con los ID y DS como las manecillas interiores de las puertas, el diseño de las exteriores, la forma del volante (monobrazo) y numerosos componentes del salpicadero. La evolución del Ami 6 incluyó el lanzamiento de un Break en 1964 (propulsó las ventas y superó a la berlina) y un incremento de las prestaciones gracias a un motor de mayor compresión y a otro completamente nuevo (desde 1968), cambios con los que la potencia pasó de 18 a 35 CV sin incrementar la cilindrada. La producción de la berlina terminó en marzo de 1969, seis meses antes de que terminara la del Break, año en el que fue sustituido por el nuevo Ami 8, diseñado por Robert Opron, el ayudante de Bertoni. Esta nueva versión era más moderna y elegante, pero menos atípica y disponía de una luneta trasera con la orientación “correcta” y estuvo en producción hasta 1978 cuando fue sustituido por el VISA.

 

Ver también
Skoda 1100 OHC, fabricado para competir en Le Mans

El nombre de Ami 6 es una mezcla fonética que jugaba con el nombre del proyecto (vehículo AM) con la palabra miss (Señorita en inglés) y con amici (amigo en italiano), probablemente sugerido por su diseñador, Flaminio Bertoni, de nacionalidad italiana

 

La acogida de la prensa al nuevo Ami 6  fue buena: el coche era más silencioso, rápido y confortable en su conjunto que el 2CV

 

En total se fabricaron 1.384 unidades del Ami 6: 483.986 Berlina (abril de 1961 a marzo de 1969), 551.880 Break (octubre de 1964 a septiembre de 1969) y 3.518 de la versión Entreprise (break comercial de dos plazas en versiones cerrada y acristalada), pero en total, sumando las unidades del Ami 8, fueron 2.500.000 durante los 17 años que estuvieron en fabricación hasta julio de 1978. En España, la berlina AMI 6 no se llegó a comercializar (excepto en las Islas Canarias), pero no así la versión Break, que fabricada en la planta de Vigo, se comercializó bajo el nombre de Citroën 3 CV Break (la palabra Ami estaba registrada por un fabricante de galletas) y posteriormente con el de Dynam, éste último con el motor más potente que montaría el posterior Citroën C8 (el Ami 8 francés).