Estás leyendo
La evolución de los aparcamientos, algo más que un lugar en el que dejar el coche

La evolución de los aparcamientos, algo más que un lugar en el que dejar el coche

La evolución tecnológica que los coches están experimentando en los últimos años con la incorporación cada vez de mayores ADAS están ayudando considerablemente en materia de seguridad, tanto activa como pasiva, pero la tecnología no sólo se limita a las ADAS, sino también a las destinadas a proporcionar entretenimiento a sus ocupantes. Esta tecnología va encaminada a que en un futuro, el coche sea autónomo, de tal manera que sus ocupantes puedan dedicarse a otras tareas, incluso a descansar y es más, aunque pueda parecer ciencia ficción, los parabrisas de los coches en un futuro se convertirán en pantallas de infoentretenimiento.

 

Uno de los últimos servicios que se están implantando en algunos aparcamientos es la instalación de zonas exclusivas para llegar y recoger nuestra compra online, es el llamado “Click&Drive”

 

Mientras hecemos nuestras compras, podemos dejar el coche para que nos lo laven y recogerlo a la salida

 

De la misma manera que los coches actuales se van transformando para ser sólo un objeto que nos traslade de un punto a otro,  los aparcamientos poco a poco se han ido transformando para ser algo más que un lugar en el que dejar nuestro coche estacionado. Así, por ejemplo, tradicionalmente, cuando se entraba en un aparcamiento lo primero que uno tenía que hacer era dar vueltas y vueltas por el aparcamiento en busca de una plaza. Hoy en día, afortunadamente, en la gran mayoría de los aparcamientos se ha solventado colocando unas luces (verde o roja según el caso), que nos indican visualmente donde hay plazas libres, a lo que hay que sumar el número de plazas libres por planta, lo que nos supone un gran ahorro de tiempo. Lástima que en su caso, el Ayuntamiento de Madrid cuando puso en marcha Madrid Central, no facilitase esa información en paneles indicadores exteriores…Otro de los avances que se han ido introduciendo en los aparcamientos ha sido la ausencia de papel o del ticket, gracias al lector de matrícula, con lo que a la hora de pagar tan sólo tenemos que meter la matrícula y pagar. En un futuro lejano, esto evolucionará hacia los aparcamientos automáticos vía  Smartphone del tal manera que el coche vendría hasta donde nos encontremos, o bien, los aparcamientos robotizados (estos últimos ya se están implantando) en los que un robot traslada nuestro coche como si fuese un pallet y lo deposita sobre otro, un sistema que incrementa entre un 30% y un 50% el número de plazas disponibles gracias a un mejor aprovechamiento del espacio.

 

Tradicionalmente, cuando se entraba en un aparcamiento lo primero que uno tenía que hacer era dar vueltas y vueltas por el aparcamiento en busca de una plaza

 

Los aparcamientos ya tienes plazas destinadas a la recarga de los veículos eléctricos

 

Así mismo, hoy en día, podemos aprovechar el tiempo mientras nuestro coche está en el aparcamiento y así, si tenemos un coche eléctrico, es posible recargarlo mientras hacemos la compra. Pero si lo que tenemos es un coche de combustión, también podemos aprovechar el tiempo y dejarlo para que nos lo laven y recogerlo limpio y reluciente a la hora de salir. En algunos aparcamientos, incluso están poniendo talleres en los que nos pueden hacer el mantenimiento básico de nuestro coche. Uno de los últimos servicios que se están implantando en algunos aparcamientos es la instalación de zonas exclusivas para llegar y recoger nuestra compra online, es el llamado “Click&Drive”. Los aparcamientos también se han ido adaptando a los nuevos tiempos y ya no sólo ofrecen sus plazas al vehículo particular, sino que sirven de base para empresas de alquiler o incluso, de carsharing, amortizando así sus plazas y ofreciendo un servicio a sus usuarios.

 

Ver también
Porsche investiga los combustibles sintéticos

 

 

Hoy en día, además, los aparcamientos han dejado de ser lugares oscuros, para convertirse en lugares llenos de luz y de color, con mucha vida, con un gran tráfico de todo tipo de personas y, por tanto, un lugar de interés para las marcas, no ya sólo para comunicar con sus clientes, sino incluso como un entorno urbano original en el que hacer acciones especiales o eventos para toda la familia, aprovechando el tránsito que en ellos hay, así como las nuevas tecnologías.