Estás leyendo
La tracción quattro, ahora en la movilidad eléctrica

La tracción quattro, ahora en la movilidad eléctrica

Durante casi cuatro décadas, Audi ha sido referencia con la tracción permanente quattro. Ahora, toda la experiencia acumulada está lista para entrar en la nueva era de la electromovilidad introduciéndola en sus modelos de la gama e-tron. En esta gama, sólo las ruedas traseras impulsan el coche en condiciones normales de conducción y mientras tanto, el motor delantero permanece desactivado. Sólo cuando las condiciones lo requieran (cuando se solicita una alta transferencia de par, en situaciones donde disminuye la adherencia o si se demanda una alta dinámica de conducción) el eje delantero entra en acción en sólo 30 milisegundos (más rápido que la tracción a las cuatro ruedas mecánica).

 

La unidad de control del sistema de propulsión (drive control unit, DCU) es la encargada de distribuir el par entre los motores eléctricos

 

Sólo cuando las condiciones lo requieran, eñ eje delantero entra en acción en sóo 30 milisegundos (más rápido que la tracción a las cuatro ruedas mecánica).

 

La unidad de control del sistema de propulsión (drive control unit, DCU) es la encargada de distribuir el par entre los motores eléctricos. El DCU se basa en las señales de los sensores para supervisar la conducción y calcular la distribución de par ideal, tanto longitudinal como lateralmente. Integra el control dinámico de la tracción quattro, es decir, la vectorización eléctrica del par, así como el control selectivo de par en las ruedas en el eje delantero mediante la intervención de los frenos. En el límite dinámico, el sistema de frenos en el e-tron S desacelera ligeramente la rueda delantera interior a la curva, mientras que en los modelos e-tron lo hace interviniendo en las ruedas delantera y trasera. De este modo, por efecto del diferencial mecánico en el eje se distribuye más par al lado exterior, lo que provoca que el vehículo siga con particular agilidad las órdenes transmitidas desde el volante. El sistema de control de tracción (TCR) actúa en intervalos de un milisegundo. Esto es posible porque los componentes individuales del control electrónico de estabilidad (ESC) se han trasladado directamente a la electrónica de potencia en los motores eléctricos. La unidad de control coordina el sistema de control de tracción y el controlador de todas las ruedas. Los ingenieros dieron prioridad a la agilidad en la conducción con una configuración básica deportiva.

 

Ahora, toda la experiencia acumulada con la tracción quattro está lista para entrar en la nueva era de la electromovilidad introduciéndola en sus modelos de la gama e-tron

 

 

Los conductores pueden adaptar la tracción quattro eléctrica a través de dos sistemas de control: el Audi drive select, que forma parte del equipamiento de serie en los modelos e-tron y que cuenta con siete modos (auto, dynamic, efficiency, individual, allroad y offroad). El segundo es el sistema de control electrónico de estabilidad (ESC), que ofrece cuatro programas: Normal, Sport, Offroad y Off. En condiciones de conducción offroad optimiza la estabilidad, la tracción y el control de los frenos, así como se encarga de activar el sistema de control de descenso de pendientes. Además, los conductores pueden seleccionar tres niveles de recuperación en desaceleración: en el nivel 0 el coche avanza por inercia sin retención; en el nivel 1 el coche desacelera ligeramente. En el nivel 2, que tiene un rango de desaceleración de hasta 0,13 g, el conductor experimenta la conducción “one pedal feeling” y se recupera la mayor cantidad de energía y por último,  en el modo manual, el coche mantiene el nivel de recuperación seleccionado previamente.

 

 

 

 

Ver también
Acuerdo entre Kia y Repsol para impulsar la movilidad eléctrica

La unidad de control del sistema de propulsión (drive control unit, DCU) es la encargada de distribuir el par entre los motores eléctricos