Estás leyendo
El Ford Mustang estrena su séptima generación lejos de la electrificación

El Ford Mustang estrena su séptima generación lejos de la electrificación

+10
Ver galería

Con 10 millones unidades en sus 58 años de producción continua y siendo cada año el coupé deportivo más vendido del mundo desde que en 2014 se lanzó su última generación, el mítico Ford Mustang estrena su séptima generación que, afortunadamente para los puristas, se aleja de la electrificación al mantener su motor V8, incorpora un interior digital y esterna la versión Dark Horse, la más radical y deportiva, pensada para los circuitos.

 

Una de las novedades de esta nueva generación del Mustang es la versión Mustang Dark Horse, su versión más deportiva, cuya variante Mustang Dark Horse S, una versión más ligera, sienta las bases para vuelta a la competición  del Mustang a nivel mundial en categorías como GT3, GT4 y NASCAR

 

El Ford Mustang, el coupé deportivo más vendido del mundo cada año, estrena séptima generación

 

Un diseño fiel a su espíritu

 

Disponible en las versiones coupé y convertible, la séptima generación añade un toque de modernidad a un diseño inspirado en la tradición Mustang. Los cambios más destacados los encontramos en su línea de techo, que es más larga y en nuevos faros LED que, además de alinearse con el frontal bajo y horizontal del característico capó de tres secciones, le dan un aspecto más moderno. Además, la versión GT equipada con el motor V8, cuenta con unas aperturas de la parrilla de mayor tamaño diseñadas para permitir un mayor flujo de aire y se han incorporado nuevas rejillas de ventilación en el capó, así como un nuevo splitter delantero que mejoran la aerodinámica. En cuanto a la parte trasera, en ella encontramos un nuevo alerón, un nuevo difusor y unos pasos de rueda más anchos. Respecto a la versión convertible, ahora su capota es más fácil de abrir y cerrar gracias a que basta con un sencillo accionamiento de un solo toque de un único tirador central. Además, el diseño compacto de la capota, sumado a la suspensión trasera independiente, contribuyen a que el espacio del maletero sea los suficientemente grande como para albergar el equivalente a dos bolsas de golf. Por último, El nuevo Mustang estará disponible en 12 colores, incluyendo tres nuevas tonalidades: los llamativos Azul Ember, Azul Vapor y Amarillo Splash. Los clientes también pueden elegir dos opciones de  color para las pinzas de freno Brembo negras o rojas, todas ellas con el logotipo de Mustang, así como dos nuevos diseños de llantas de aleación de 19”.

 

De momento, el Ford Mustang se libra de la electrificación o hibridación y se mantiene fiel a los motores de combustión y estará disponible en las versiones 2.3 EcoBoost turbo de cuatro cilindros en línea y la equipada con el motor V8 5.0.

 

La séptima generación añade un toque de modernidad a un diseño inspirado en la tradición Mustang.

 

Interior digital y conectado

 

Lo más destacable es la eliminación del tradicional salpicadero superior del Mustang, que da paso a una zona central abierta en la que encontramos un nuevo panel de mandos digital formado por dos pantallas. La primera es una  de 12,4” para el cuadro de instrumentos de  que puede personalizarse, mientras que la segunda es de 13,1” para el sistema  de infoentretenimiento con tecnología SYNC4 de Ford, compatible con Apple CarPlay y Android Auto que se integra perfectamente con la aplicación FordPass y que, al igual que el Mustang Mach-E, cuenta con  actualización inalámbrica Ford Power-Up. La consola central también incorpora una almohadilla de carga inalámbrica para el móvil con el espacio adicional que otorga el traslado de más funciones a la pantalla táctil y detrás del volante, los puertos USB superiores instalados sobre el panel de mandos digital están convenientemente colocados para los dispositivos de cámara para circuito, evitando así que los cables se extiendan por el habitáculo. Cuanta además con el sistema de sonido B&O más reciente con 12 altavoces y un subwoofer e incluye el uso de tecnología de mejora electrónica del sonido de Ford para amplificar los sonidos del motor directamente en el habitáculo. Los asientos son de cuero y plásticos de tacto suave y en el caso de las versiones superiores, es posible elegir el color de los pespuntes del volante y de un exclusivo patrón de perforación de la tapicería en la consola central, que se complementa con una franja asimétrica de color coordinado en los cinturones de seguridad. La iluminación de bienvenida animada y las pantallas de bienvenida exclusivas Mustang reciben al conductor cuando éste se acerca al vehículo, mientras que la iluminación ambiental interior puede configurarse a gusto del conductor.

 

Los cambios más destacados los encontramos en su línea de techo, que es más larga y en nuevos faros LED que, además de alinearse con el frontal bajo y horizontal del característico capó de tres secciones, le dan un aspecto más moderno. Además, la versión GT equipada con el motor V8, cuenta con unas aperturas de la parrilla de mayor tamaño diseñadas para permitir un mayor flujo de aire y se han incorporado nuevas rejillas de ventilación en el capó, así como un nuevo splitter delantero que mejoran la aerodinámica. En cuanto a la parte trasera, en ella encontramos un nuevo alerón, un nuevo difusor y unos pasos de rueda más anchos

 

Su interior es ahora digital, con dos pantallas: una para el cuadro de instrumentos de 12,4” y otra de 13,1” para el sistema el sistema de infoentretenimineto

 

Sin  cambios en las motorizaciones disponibles

 

De momento, el Ford Mustang se libra de la electrificación o hibridación y se mantiene fiel a los motores de combustión y estará disponible en las versiones 2.3 EcoBoost turbo de cuatro cilindros en línea y la equipada con el motor V8 5.0. Si bien Ford no ha desvelado sus prestaciones, si sabemos que la versión GT, la equipada con el motor V8, está disponible con transmisión automática de 10 velocidades de Ford o una transmisión manual de seis velocidades y que incorpora un nuevo sistema de inducción de aire con un diseño de doble toma de aire y doble cuerpo de mariposa, que minimiza las pérdidas de inducción y permite mayores caudales. También viene de serie con el sistema Rev-matching (punta del talón), que mantiene las revoluciones del motor cuando se acciona el embrague para retener el par máximo entre los cambios de marcha manuales. Por último, el conductor tiene a su disposición seis modos de conducción interactivos y personalizables que optimizan las prestaciones en diversas condiciones de conducción: Normal, Sport, Deslizante, Drag, Pista y un ajuste personalizable con múltiples perfiles disponibles, adaptados a las preferencias individuales del conductor. La capacidad de respuesta de la conducción se ha mejorado gracias a la reducción de la distancia entre el volante y los neumáticos, mientras que una relación de dirección más rápida mejora la dinámica de las curvas del nuevo modelo.

 

Con 10 millones unidades en sus 58 años de producción continua y siendo cada año el coupé deportivo más vendido del mundo desde que en 2014 se lanzó su última generación, el mítico Ford Mustang estrena su séptima generación que, afortunadamente para los puristas, se aleja de la electrificación al mantener su motor V8, incorpora un interior digital y esterna la versión Dark Horse, la más radical y deportiva, pensada para los circuitos

 

Ford ha nmatenido las versiones 2.3 EcoBoost turbo de cuatro cilindros en línea y la equipada con el motor V8 5.0.

 

Tanto la versión coupé como la convertible vienen equipados con funciones de asistencia al conductor de Ford de última generación que incluyen el Reconocimiento de Señales de Velocidad, el Control de Crucero Adaptativo Inteligente con función Stop & Go, el Asistente de Centrado de Carril, la Dirección Asistida Evasiva y el Asistente de Frenado en Marcha Atrás. Otra característica clave es la Suspensión Activa, que monitoriza continuamente la suspensión, el chasis, la dirección y la frenada, para ajustar la respuesta de la suspensión. Los servicios de vehículo robado (una función de FordPass que proporciona asistencia las 24 horas del día en caso de robo) también son novedad en el Mustang. Los propietarios pueden permanecer conectados con su Mustang a través de la app FordPass, utilizando funciones remotas como el arranque y parada remotos del vehículo, el bloqueo y desbloqueo de puertas, la programación de hora de arranque, la localización del vehículo y el estado del coche como, por ejemplo, los niveles de combustible y aceite, el historial de servicio y la información sobre la garantía.

Ver también
Porsche 911 GT3 RS pensado para circuitos, apto para carretera

 

Mustang Dark Horse, la versión más radical pensada para los circuitos

 

Una de las novedades de esta nueva generación del Mustang es la versión Mustang Dark Horse, su versión más deportiva, cuya variante Mustang Dark Horse S, una versión más ligera, sienta las bases para vuelta a la competición  del Mustang a nivel mundial en categorías como GT3, GT4 y NASCAR. El Mustang Dark Horse cuenta con la versión más potente del nuevo motor V8 Gen IV con nuevos árboles de levas, así como con una puesta a punto exclusiva con un diseño de admisión con doble cuerpo de mariposa para que entre el doble de aire fresco en el motor para obtener el máximo rendimiento. Además, viene de serie con una exclusiva transmisión manual TREMEC de seis velocidades con bola de palanca de cambio de titanio, disponible exclusivamente para este modelo o bien, con la transmisión automática de 10 velocidades con levas en el volante. Su chasis cuenta con ciertas mejoras como por ejemplo barras estabilizadoras traseras más grandes y amortiguadores delanteros de alta resistencia o, frenos delanteros Brembo de pistón fijo de 19” con rotores más grandes y llantas delanteras de 19 x 9 pulgadas y traseras de 19 x 9,5 pulgadas que calzan neumáticos Pirelli P Zero PZ4.

 

El conductor tiene a su disposición seis modos de conducción interactivos y personalizables que optimizan las prestaciones en diversas condiciones de conducción: Normal, Sport, Deslizante, Drag, Pista y un ajuste personalizable con múltiples perfiles disponibles, adaptados a las preferencias individuales del conductor. La capacidad de respuesta de la conducción se ha mejorado gracias a la reducción de la distancia entre el volante y los neumáticos, mientras que una relación de dirección más rápida mejora la dinámica de las curvas del nuevo modelo

 

El Ford Mustang Dark Horse, la versión más rdadical del Mustag GT y está pensada para los circuitos

 

Estéticamente, también cuenta con una serie de diferencias, tanto exteriores como interiores que ponen de manifiesto que estamos ante la versión más deportiva. Para empezar, su exclusiva pintura metalizada Blue Ember se puede complementar con una selección de gráficos aplicados o pintados a lo largo del techo y del capó en una variedad de colores y estilos mientras que, las insignias tradicionales del Mustang, se han sustituido por un nuevo logotipo Mustang Dark Horse en los pasos de rueda delanteros, el portón trasero y los umbrales de las puertas de tal manera que, el famoso pony sólo aparece en la parte delantera en una versión anodizada Dark Tarnish. En su frontal, un atrevido gráfico de sombra rodea los faros LED oscurecidos, que complementa una exclusiva parrilla negra brillante con orificios trapezoidales y un parachoques delantero inferior rediseñado con “colmillos” de alto brillo. Los faldones laterales inferiores, el alerón trasero fijo, el difusor exclusivo inspirado en las carreras y las puntas de escape cuádruples oscurecidas demuestran los rasgos de diseño del coche centrados en la pista. En cuanto a su interior, en él encontramos un volante más grueso con las levas de cambio anodizadas en plata y un botón de modo de conducción específico al alcance del pulgar acabado con un exclusivo pespunte en Azul Indigo sobre un forro interior de ante. El contraste de las costuras azules en los paneles de las puertas y los asientos, en el fuelle de la palanca de cambios y en la consola central realza el ambiente del habitáculo, que viene además con asientos en Azul Deep Indigo con una perforación única y con unos exclusivos cinturones de seguridad azules.

 

Lo más destacable es la eliminación del tradicional salpicadero superior del Mustang, que da paso a una zona central abierta en la que encontramos un nuevo panel de mandos digital formado por dos pantallas. La primera es una  de 12,4” para el cuadro de instrumentos de  que puede personalizarse, mientras que la segunda es de 13,1” para el sistema  de infoentretenimiento con tecnología SYNC4 de Ford, compatible con Apple CarPlay y Android Auto que se integra perfectamente con la aplicación FordPass y que, al igual que el Mustang Mach-E, cuenta con  actualización inalámbrica Ford Power-Up

 

Su exclusiva pintura metalizada Blue Ember se puede complementar con una selección de gráficos aplicados o pintados a lo largo del techo y del capó