Estás leyendo
Nuevo Range Rover Sport, deportividad sin renunciar al lujo

Nuevo Range Rover Sport, deportividad sin renunciar al lujo

+8
Ver galería

Con su lanzamiento en 2005, el Range Rover Sport sentó las bases de un SUV de lujo a la vez que deportivo. Ahora, esta tercera generación combina modernismo y refinamiento con un nivel de sofisticación que vuelve a redefinir el lujo deportivo. Disponible en las versiones S, SE, Dynamic SE, Dynamic HSE, Autobiography y, First Edition, ésta última disponible durante el primer año de producción, el nuevo Range Rover Sport contará con motorizaciones híbridas enchufables, de gasolina y diésel

 

 

 

Exterior con un look más deportivo

 

Al igual que el Range Rover, el nuevo Range Rover Sport está construido sobre la plataforma MLA flexible de Land Rover que ofrece un nuevo nivel de rigidez estructural y que permite una gran variedad de motorizaciones si bien, sólo está disponible en la opción de batalla corta (2.997mm) y es ligeramente más corto (4.946mm frente a los 5.052 mm del Range Rover. Esta nueva generación constituye una increíble evolución aerodinámica, que gracias a múltiples avances en materia de diseño e ingeniería, han contribuido a que su resistencia aerodinámica sea de 0,29 Cd , lo que supone una reducción del 15 %  con respecto a modelos anteriores gracias a que mantiene la línea de filosofía de diseño minimalista del Range Rover con líneas sencillas y superficies firmes. Su voladizo delantero más corto le confiere una presencia impresionante, mientras que la parrilla y los finos faros digitales LED que ofrecen las exclusivas luces de conducción diurna (DRL) se integran a la perfección en las esquinas delanteras y redondeadas para fusionarse con los imponentes pasos de ruedas. En la parte trasera, a diferencia del Range Rover que cuenta con unos faros verticales integrados en el panel único en Gloss Black que permanecen ocultos, en este caso son horizontales y claramente visibles. De perfil, la línea del techo inclinada y flotante, el perfil elevado con un acabado oculto del riel y las llantas de aleación de 23″ destacan contra una superficie impecable, su acristalamiento así como  las manillas de las puertas enrasadas.

 

El P530 es la única versión disponible con motor de gasolina, claro que también es el tope de gama. Está equipado con un motor V8 de 4.4 litros de doble turbo de 530 CV y 750 Nm de par de origen BMW, que reduce un 17% en el consumo con respecto al modelo V8 anterior

 

Construido sobre la plataforma MLA flexible de Land Rover, sólo está disponible en la opción de batalla corta (2.997mm), que es ligeramente más corto que el Range Rover

 

Interior con personalidad propia

 

Al igual que el exterior, el diseño del interior del nuevo Range Rover Sport está basado en el del nuevo Range Rover pero con personalidad propia. La posición elevada de conducción que forma parte del ADN de Range Rover que ofrece una visibilidad extraordinaria, en este caso está 20mm más baja que en el nuevo Range Rover, lo que sumado a unos nuevos paneles de la luna delantera, a los finos marcos que optimizan la visión de la zona delantera y lateral, a una consola central más alta y angulosa, a una inclinación mayor del parabrisas, a su techo inclinado y su volante de menor diámetro, hacen que la clásica posición elevada sea similar a la de un coche de competición. Los asientos delanteros calefactados y ventilados tienen ajuste eléctrico de 22 posiciones, funciones de memoria y masaje y reposacabezas con refuerzos laterales, mientras que los traseros pueden ser calefactados y ventilados así como con con ajuste eléctrico y reposacabezas con refuerzos laterales.

 

Esta nueva generación constituye una increíble evolución aerodinámica,que gracias a múltiples avances en materia de diseño e ingeniería contribuyen a que su resistencia aerodinámica sea de 0,29 Cd , lo que supone una reducción del 15 % de la resistencia aerodinámica con respecto a modelos anteriores gracias a que mantiene la línea de filosofía de diseño minimalista de Range Rover con líneas sencillas y superficies firmes

 

 

A pesar de la clásica posición elevada, el Range Rover Sport ofrece una posición de conducción similar a la de un coche de carreras

 

Del nuevo Range Rover hereda el cuadro de instrumentos digital con un apantalla de 13,7 que se complementa con un head-up display, así como pantalla semiflotante táctil central de 13,1” para el sistema de infoentretenimiento con la tecnología Pivi Pro de Land Rover que incluye el asistente de Amazon “Alexa”, compatible con Android Auto y con Apple CarPlay y que se actualiza de forma remota (over the air). Los conductores podrán interactuar con el nuevo Range Rover Sport con solo decir “Hey, Land Rover”, un comando que activa el asistente de voz. Además, el sistema Pivi Pro aprende y reconoce los hábitos para ofrecer un infoentretenimiento lo más personalizado y sencillo posible. Por ejemplo, la navegación identifica las rutas más habituales, como los desplazamientos diarios, y predefine el destino para informar al conductor del estado del tráfico de la ruta. Por su parte, los pasajeros de los asientos traseros disfrutarán del sistema de entretenimiento (RSE), que incluye pantallas táctiles ajustables de 11,4” de alta definición integradas en los respaldos de los asientos delanteros. Funcionan de manera independiente, son compatibles con la mayoría de los dispositivos mediante el puerto HDMI y se controlan mediante una pantalla táctil de 8” ubicada en el reposabrazos central de los asientos traseros.

 

Al igual que el Range Rover, el nuevo Range Rover Sport está construido sobre la plataforma MLA flexible de Land Rover que  ofrece un nuevo nivel de rigidez estructural y que permite una gran variedad de motorizaciones si bien, sólo está disponible en la opción de batalla corta (2.997mm) y es ligeramente más corta (4.946mm frente a los 5.052 mm del Range Rover

 

 

Al igual que le nuevo Range Rover, cuenta con un cuadro de instrumentos digital  de 13,7” que se complementa con un head-up display, así como pantalla semiflotante táctil central de 13,1” para el sistema de infoentretenimiento

 

Por último, cuenta con una serie de funciones que facilitan o acomodan el acceso a su interior como por ejemplo, la función Remote Park Heat con preacondicionamiento del habitáculo que permite a los ocupantes ajustar la temperatura perfecta antes de acceder al mismo; la función Approach Unlock, que detecta la llave y desbloquea y despliega las manillas de las puertas para facilitar el acceso;  la función Walkaway Locking, que bloquea el vehículo de manera automática cuando la llave inteligente sale de la zona de detección; la función Elegant Arrival, que  baja automáticamente la carrocería con la suspensión neumática para que resulte más fácil acceder al vehículo; la función Remote Park Assist que permite a los ocupantes controlar su vehículo desde el exterior mediante la app para smartphones de Land Rover o, la tecnología ClearSight en el retrovisor interior, que  con sólo tocar un botón pasa a ser una pantalla digital que muestra la imagen de una cámara de alta definición que apunta hacia atrás y está instalada en la parte superior trasera del vehículo.

 

El nuevo Range Rover Sport puede remolcar hasta 3,5 toneladas (3,0 toneladas en el caso del híbrido eléctrico) gracias a Advanced Tow Assist, una ayuda en las maniobras marcha atrás, mientras que las funciones Asistencia de Enganche y el Control de Estabilidad del Remolque facilitan el acople de un remolque y permiten conducir con confianza y comodidad

 

 

La tecnología ClearSight convierte el retrovisor interior en una pantalla digital

Motores híbridos enchufables, de gasolina y diésel

 

El nuevo Range Rover Sport estará disponible en versiones híbridas enchufables, gasolina y diésel, todas ellas asociadas a una caja de cambios automática ZF de ocho velocidades de rápida respuesta y tracción total.  El P530 es la única versión disponible con motor de gasolina, claro que también es el tope de gama. Está equipado con un motor V8 de 4.4 litros de doble turbo de 530 CV y 750 Nm de par de origen BMW, que reduce un 17% en el consumo con respecto al modelo V8 anterior. En cuanto a la oferta en diésel, el nuevo Range Rover está disponible en dos versiones con tecnología mild-hybrid (MHEV) de 48 voltios: el D250 y el D300, ambos con un motor de seis cilindros de 3,0 litros, con potencias de 249 CV y 600 Nm de par motor y de 300 CV con un par de 650 Nm.

 

De serie, viene con suspensión neumática, diferencial activo electrónico con reparto de par en curva mediante el frenado y como no, con tracción a las cuatro ruedas controlada por el sistema Intelligent Driveline Dynamics y con el Terrain Response 2 para seleccionar los modos de conducción

Ver también
El Ford Mustang estrena su séptima generación lejos de la electrificación

 

 

El P530, la única versión disponible con motor de gasolina y la más potente, está equipada con un motor V8 de 4.4 litros de doble turbo de 530 CV y 750 Nm de par de origen BMW

 

La oferta en motorizaciones híbridas enchufables o PHEV combinan un motor de seis cilindros de 3.0 litros con motor eléctrico y está disponible en dos versiones: el P510e de 510 CV con 700 Nm de par motor y, el P440e de 440 CV y 620 Nm de par motor. Cuentan con una batería de 38,2 kWh que les otorga una autonomía en modo eléctrico de 113 Km (ciclo WLTP) si bien, la marca especifica que 88 Km será más realista. Su batería se recarga hasta el 80% en menos de una hora con un cargador rápido de 50 kW, mientras que una toma de cargador de pared de corriente alterna de 7,2 kW ofrece una carga completa en menos de cinco horas. La función Predictive Energy Optimisation funciona junto con la tecnología de geoperimetraje integrada y el sistema de navegación para maximizar la eficacia del motor PHEV y activar la conducción eléctrica en el momento más adecuado durante la ruta. Así mismo, el conductor puede elegir entre tres modos de conducción: MODO HYBRID, el modo de conducción predeterminado al arrancar, MODO EV que emplea únicamente la potencia eléctrica para ofrecer trayectos silenciosos y sin emisiones y por último, MODO SAVE, que mantiene la carga de la batería para poderlo utilizar en un momento posterior del trayecto, para lo cual, el conductor puede seleccionar el nivel de carga que desee conservar desde la pantalla táctil Pivi Pro.

 

Del nuevo Range Rover hereda el cuadro de instrumentos digital con un apantalla de 13,7” que se complementa con un head-up display, así como pantalla semiflotante táctil central de 13,1” para el sistema de infoentretenimiento con la tecnología Pivi Pro de Land Rover que incluye el asistente de Amazon “Alexa”, compatible con Android Auto y con Apple CarPlay y que se actualiza de forma remota

 

 

Las versioens híbridas enchufables cuenta con tres modos de conducción que se pueden selelcionar desde la pantalla táctil Pivi Pro

 

Deportivo pero con todas las capacidades todoterrerno

 

De serie, viene con suspensión neumática, diferencial activo electrónico con reparto de par en curva mediante el frenado y como no, con tracción a las cuatro ruedas controlada por el sistema Intelligent Driveline Dynamics y con el Terrain Response 2 para seleccionar los modos de conducción. Además, y como novedad, incorpora el control de crucero todoterreno adaptativo que controla automáticamente la velocidad del coche para que en situaciones difíciles, el conductor sólo tenga que estar pendiente del volante. También incorpora el el Dynamic Response Pro, un avanzado sistema de Control Antivuelco Activo electrónico de 48 V. Las versiones P530 e híbrido eléctrico P510e vienen además equipados con dirección a las cuatro ruedas. En la parte delantera, la tecnología de capó transparente ClearSight Ground View mejora la conducción en entornos todoterreno mostrando la zona que oculta el capó en la pantalla central Pivi Pro. La trayectoria se superpone para ayudar a los conductores a colocar el vehículo en terrenos exigentes, y el sistema puede hacer “desaparecer” el vehículo para mostrar una vista general de la zona circundante y bajo el vehículo. Por último, el nuevo Range Rover Sport puede remolcar hasta 3,5 toneladas (3,0 toneladas en el caso del híbrido eléctrico) gracias a Advanced Tow Assist, una ayuda en las maniobras marcha atrás, mientras que las funciones Asistencia de Enganche y el Control de Estabilidad del Remolque facilitan el acople de un remolque y permiten conducir con confianza y comodidad, al tiempo que el sistema desplegable eléctrico de gancho de remolque se repliega fuera de la vista con solo pulsar un botón cuando ya no necesitamos usarlo.

 

La oferta en motorizaciones híbridas enchufables o PHEV combinan un motor de seis cilindros de 3.0 litros con motor eléctrico y hay dos versiones disponibles: el P510e de 510 CV con 700 Nm de par motor y, el P440e de 440 CV y 620 Nm de par motor. Cuentan con una batería de 38,2 kWh que les otorga una autonomía en modo eléctrico de 113 km (ciclo WLTP) si bien, la marca especifica que 88 Km será más realista

 

 

La tracción a las cuatro ruedas es controlada por el sistema Intelligent Driveline Dynamics y con el Terrain Response 2 se puede seleccionar los modos de conducción