Estás leyendo
Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE, el AMG más potente

Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE, el AMG más potente

+9
Ver galería

Mercedes-AMG ha presentado el Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE, una versión hibrida del AMG GT 4 puertas Coupé que además de convertirse en el vehículo de serie más potente de la historia fabricado en Affalterbach (843 CV), es el primer modelo híbrido de Mercedes-AMG.

 

El Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE está equipado con un motor V8 biturbo de 4,0 litros de 470 kW (639 CV) asociado a un cambio automático AMG SPEEDSHIFT MCT 9G, que se combina con un motor eléctrico de 150 kW (204 CV), que combinados generan 620 kW (843 CV) y un par motor combinado máximo de más de 1.400 Nm

 

El Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE es el primer modelo híbrido de Mercedes-AMG

 

Detalles exclusivos AMG

 

Esta versión cuenta con algunos elementos específicos que le diferencian del coupé de cuatro puertas. Para empezar, sobre las aletas delanteras está la placa “E PERFORMANCE”, que ya deja claro que se trata de la versión híbrida. Además, las tomas de aire en los extremos del frontal son más anchas y en la parte trasera está tapa de la caja de enchufe integrada así como el anagrama de modelo sobre fondo rojo y sus tubos de escape dobles tienen híbrido embellecedores trapezoidales. Por último, se puede equipar con llantas de 20” o de 21” disponibles en dos variantes cromáticasy al igual que el resto de la gama, puede personalizarse con numerosas pinturas y detalles de equipamiento, como por ejemplo, el nuevo paquete AMG Night II o con la combinación del paquete Night y del paquete de fibra de carbono. En cuanto a su interior, de serie viene con el puesto de conducción widescreen con visualizaciones y funciones específicas para la propulsión híbrida, que permiten a conductor consultar en el cuadro de instrumentos la autonomía eléctrica, el consumo eléctrico, la potencia y el par del motor eléctrico y la temperatura de la batería y del motor eléctrico.

 

La batearía, de sólo 89 Kg, va situada encima del EDU, tiene una capacidad de 6,1 kWh, una potencia en régimen continuo de 70 kW y una potencia máxima de 150 kW durante un periodo de diez segundos y le otorga una autonomía de 12 kilómetros, dejando claro que está concebida para un intercambio rápido de potencia y no para una gran autonomía

 

sta versión cuenta con algunos elementos específicos que le diferencian del coupé de cuatro puertas como por ejemplo, en la parte trasera están la tapa de la caja de enchufe  el anagrama de modelo sobre fondo rojo y sus tubos de escape dobles tienen híbrido embellecedores trapezoidales

843 CV y un par motor combinado máximo de más de 1.400 Nm

 

El Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE está equipado con un motor V8 biturbo de 4,0 litros de 470 kW (639 CV) asociado a un cambio automático AMG SPEEDSHIFT MCT 9G, que se combina con un motor eléctrico de 150 kW (204 CV), que combinados generan 620 kW (843 CV) y un par motor combinado máximo de más de 1.400 Nm, lo que le permite acelerar de 0 a 100 Km/h en sólo 2,9 segundos (de 0 a 200 Km/h en menos de 10 segundos)  y alcanzar una velocidad máxima de 316 Km/h, todo ello con tracción total AMG Performance 4MATIC+ que se encarga de repartir el par mor del eje trasero al delantero según las necesidades. El motor eléctrico está situado junto al eje trasero sobre el que actúa directamente que, junto a una caja de cambios de dos velocidades y al diferencial autoblocante del eje trasero con regulación electrónica, forman la unidad de propulsión eléctrica (Electric Drive Unit, EDU). La batería, de sólo 89 Kg, va situada encima del EDU, tiene una capacidad de 6,1 kWh, una potencia en régimen continuo de 70 kW y una potencia máxima de 150 kW durante un periodo de diez segundos, una batería que sólo le otorga una autonomía de 12 kilómetros, dejando claro que está concebida para un intercambio rápido de potencia y no para una gran autonomía. Además, cuenta con un alternador-motor de arranque que proporciona 10 kW (14 CV) de potencia, que garantiza la alimentación eléctrica básica de determinados grupos secundarios (el aire acondicionado o la luz de marcha) cuando el vehículo está detenido y la batería de alto voltaje no tiene carga suficiente.

 

Esta versión cuenta con algunos elementos específicos que le diferencian del coupé de cuatro puertas. Para empezar, sobre las aletas delanteras está la placa “E PERFORMANCE”, que ya deja claro que se trata de la versión híbrida. Además, las tomas de aire en los extremos del frontal son más anchas y en la parte trasera está tapa de la caja de enchufe integrada así como el anagrama de modelo sobre fondo rojo y sus tubos de escape dobles tienen híbrido embellecedores trapezoidales

 

Ver también
Volkswagen ID.LIFE, el futuro eléctrico urbano de Volkswagen

El Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE está equipado con un motor V8 biturbo de 4,0 litros de 639 CV que se combina con un motor eléctrico de 204 CV, que combinados generan 843 CV

 

El conductor tiene además 7 programas de conducción a su disposición en el AMG DYNAMIC SELECT: “Electric” que, como su nombre indica, da prioridad al modo eléctrico con el motor de combustión apagado hasta  alcanzar los 130 km/h; “Comfort”, “Sport” “Sport+”, “RACE”, “Calzada resbaladiza” e “Individual” y también puede elegir cuatro niveles para la recuperación de energía (0,1,2 y 3). Ante semejantes prestaciones, el Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE está equipado de serie con el sistema de frenos cerámicos de alto rendimiento AMG, con discos de 420mm en el eje delantero y de 380m en el trasero, así como con un tren de rodaje AMG RIDE CONTROL+ basado en una suspensión neumática multicámara con regulación automática del nivel, unida a una amortiguación regulable adaptativa con regulación electrónica, un sistema que es novedad en los modelos AMG GT Coupé de 4 puertas.

 

El Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE, una versión hibrida del AMG GT 4 puertas Coupé que además de convertirse en el vehículo de serie más potente de la historia fabricado en Affalterbach (843 CV), es el primer modelo híbrido de Mercedes-AMG

 

 

Para hacer frente a sus prestaciones, está equipado de serie con el sistema de frenos cerámicos de alto rendimiento AMG, con discos de 420mm en el  eje delantero y de 380m en el trasero