Estás leyendo
Mercedes-AMG GT Black Series, la bestia

Mercedes-AMG GT Black Series, la bestia

+7
Ver galería

Desde 2006, Mercedes-AMG viene utilizando la denominación Black Series a sus modelos más deportivos o extremos y, prueba de ello es que aunque están homologados para la carretera, realmente están concebidos para disfrutarlos en los circuitos y el nuevo Mercedes-AMG GT Black Series es la última incorporación a esta familia de elegidos.

 

Esta equipado con un moto AMG V8 biturbo de 4,0 litros que desarrolla 730 CV y un par motor de 800 Nm con el que acelera de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de máxima de 325 km/h

 

El aspecto del Mercedes-AMG GT Black Series es sencillamente impresionante

730 CV, el motor V8 de serie más potente de Mercedes-AMG

 

El nuevo Mercedes-AMG GT Black Series está equipado con un motor AMG V8 biturbo de 4,0 litros, que debido a sus numerosas modificaciones, entre ellas un cigüeñal plano, ha recibido un nuevo código interno: M178 LS2, desarrolla 730 CV y un par motor de 800 Nm entre las 2.000 y las 6.000 rpm. Asociado a un cambio AMG Speedshift DCT 7G, de doble embrague de siete velocidades que ha sido modificado para adaptarlo a su alto par motor y hacerlo más apto para la competición, el Mercedes-AMG GT Black Series acelera de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de máxima de 325 km/h. El motor y el cambio están ensamblados mediante el llamado Torque Tube, un componente de fibra de carbono de sólo 13,9 Kg, que es casi un 40% más ligero que su homólogo de aluminio. Como es lógico, ante tales prestaciones el sistema de frenos debe estar a la altura y por ello, está equipado de serie con frenos cerámicos de alto rendimiento, con discos compuestos y pinzas de freno de color negro con distintivo blanco.

 

Michelin ha desarrollado para el Mercedes-AMG GT Black Series unos neumáticos Pilot Sport Cup 2 R MO  en dos compuestos diferentes: un compuesto blando  y otro duro ambos con medidas 285/35 ZR 19 delante y 335/30 ZR 20 detrás.

 

Al igual que en el AMG GT R, el Black Series cuenta con un tren de rodaje con resortes ajustables de AMG, cuya tecnología ha sido adaptada para los circuitos, que se combina con la amortiguación adaptativa de regulación progresiva AMG RIDE CONTROL, que se encarga de adaptar automáticamente la fuerza elástica del amortiguador de cada rueda a la situación de conducción, a la velocidad y al estado de la calzada. Además, el conductor puede adaptar la característica de la amortiguación adaptativa regulable pulsando un botón en la AMG DRIVE UNIT, o bien a través de los tres programas de conducción de AMG DYNAMIC SELECT: “Comfort”, “Sport” y “Sport plus”. Por últino, gracias al AMG TRACTION CONTROL que desconecta el ESP podemos disfrutar de su conducción en los circuitos, si bien con un botón giratorio especial, situado en la consola central, podemos graduar cuanto queremos quedeslicen las ruedas traseras. De la mano de Michelin, el Mercedes-AMG GT Black Series equipa unos neumáticos Pilot Sport Cup 2 R MO especialmente desarrollados para él en dos compuestos diferentes: un compuesto blando (Pilot Sport Cup 2 R MO1A) y otro duro (MICHELIN Pilot Sport Cup 2 R MO2), ambos con medidas 285/35 ZR 19 delante y 335/30 ZR 20 detrás.

 

El motor y el cambio están ensamblados mediante el llamado Torque Tube, un componente de fibra de carbono de sólo 13,9 Kg, que es casi un 40% más ligero que su homólogo de aluminio

 

Ver también
Maserati MC20, el renacer de Maserati

El motor MG V8 biturbo de 4,0 litros de 730 CV con el que está equipa el Mercedes-AMG GT Black Series es el motor V8 de serie más potente de Mercedes-AMG

Aerodinámica mejorada para los circuitos

 

Al igual que en el desarrollo del AMG GT R y el AMG GT R PRO, los expertos en aerodinámica y los diseñadores han trabajado codo con codo para que la aerodinámica contribuya a mejorar el comportamiento del Mercedes-AMG GT Black Series en la pista y por ello, tiene bastantes elementos que le asemejan al AMG GT3 y que le permiten 400 kg de carga aerodinámica a 250 km/h. Para empezar, cuenta con una nueva y más grande toma de aire para el radiador heredada del AMG GT3 y, dado que los radiadores en los pasarruedas reciben el flujo de aire directamente de la toma central, han podido suprimirse las dos tomas de aire adicionales situadas en los extremos laterales del faldón delantero. El splitter frontal de fibra de carbono visible se puede ajustar manualmente en dos niveles: “Street” y “Race”, éste último para circuitos, en cuyo caso, es posible aumentar adicionalmente la carga aerodinámica en el eje trasero gracias al nuevo concepto de alerón trasero con dos planos de fibra de carbono, que cuenta con una parte móvil que se puede ajustar en un margen de 20 grados en función de la situación de conducción y el modo AMG DYNAMICS seleccionado y en base a cuatro posiciones: “Basic”, “Advanced”, “Pro” o “Master”. De esta manera, en la posición más horizontal reduce la resistencia aerodinámica para alcanzar rápidamente la velocidad máxima, mientras que en la posición más vertical, el flap aumenta la carga aerodinámica en el eje trasero, con lo que mejora la capacidad de frenado y la estabilidad en curvas.

 

Su alerón trasero con dos planos de fibra de carbono, cuenta con una parte móvil que se puede ajustar en un margen de 20 grados

 

Aunque está homologado para circular por crretera, el Mercedes-AMG GT Black Series está concebido para disfrutarlo en los circuitos