Estás leyendo
Toyota presenta la segunda generación de Mirai , la berlina de pila de combustible de hidrógeno

Toyota presenta la segunda generación de Mirai , la berlina de pila de combustible de hidrógeno

+1
Ver galería

En 1992 Toyota comenzó a desarrollar un vehículo eléctrico de pila de combustible, que finalmente vio la luz en 2014 con el Toyota Mirai, modelo que ahora ha visto la llegada de su segunda generación con una serie de mejoras con las que Toyota busca multiplicar por 10 el volumen de ventas gracias a su mayor rendimiento, su mayor atractivo y sobre todo por ser un 20% más barato que la primera generación. Este nuevo Mirai ha visto además como sus medidas han variado en relación con la primera generación de tal manera que ahora mide 1.470mm de alto (65mm más bajo), 4.975mm de largo (85mm más largo), 1.890mm de ancho (75mm más ancho) y su distancia entre ejes ha aumentado 140mm, siendo ahora de 2.920mm. A todo ello, hay que sumar un menor coeficiente de resistencia, así como unas llantas de 19” y 20” con neumáticos 235/55 R19 y 245/45 R20, respectivamente, con una baja resistencia a la rodadura y un funcionamiento silencioso, que contribuyen a una mayor eficiencia y a mejorar la el tacto de la conducción, la estabilidad y el silencio en el habitáculo.

 

La plataforma GA-L, la misma que la del Lexus LS utilizada en el nuevo Mirai ha permitido reubicar la pila de combustible y la transmisión, aprovechando mejor el espacio en su habitáculo de cinco plazas, que ahora es más espacioso. Pero sin duda, lo más importante es que ahora dispone de espacio para tres depósitos de hidrógeno a alta presión, lo que aumenta la capacidad de almacenamiento y la autonomía en un 30 %

 

Contruido sobr la nueva Plataforma GA-L, el nuevo Miraies más espacioso y tiene 3 depósitos de hidrógeno en lugar de los dos de su antecesor

 

Nueva Plataforma GA-L: más espacio en el habitáculo y para sus depósitos

La plataforma GA-L, la misma que la del Lexus LS utilizada en el nuevo Mirai ha permitido reubicar la pila de combustible y la transmisión, aprovechando mejor el espacio en su habitáculo de cinco plazas, que ahora es más espacioso, a la vez que hay un mejor equilibrio del chasis. Pero sin duda, lo más importante es que ahora dispone de espacio para tres depósitos de hidrógeno a alta presión, lo que aumenta la capacidad de almacenamiento y la autonomía en un 30 %. Los depósitos están colocados en forma de ‘T’, de tal forma que el más largo recorre longitudinalmente el centro del nuevo Mirai, bajo el suelo, mientras que los otros dos, más pequeños, están dispuestos lateralmente bajo los asientos traseros y el maletero. Así, ahora en total caben 5,6 kg de hidrógeno frente a los 4,6 kg de los dos depósitos del Mirai de 2014, además, su posición contribuye a rebajar el centro de gravedad y evita tener que sacrificar espacio del maletero. Por otra parte, la nueva arquitectura permite desplazar la nueva pila de combustible de hidrógeno de su ubicación actual bajo el suelo, al compartimento frontal, que equivaldría al compartimento del motor, mientras que la batería de alto voltaje, aún más compacta, así como el motor eléctrico están situados encima del eje posterior. La disposición del sistema motor se ha optimizado para otorgar al nuevo Mirai una distribución del peso ideal, de 50:50 entre el eje delantero y el trasero.

 

En lugar de batería de níquel-metal hidruro de la primera generación, la actual cuenta con una batería de ion-litio de alto voltaje, que además de ser más pequeña (lo que ha permitido colocarla detrás de los asientos traseros, sin restar espacio al maletero), tiene una mayor densidad energética

 

Los depósitos están colocados en forma de ‘T’, de tal forma que el más largo recorre longitudinalmente el centro del nuevo Mirai, bajo el suelo, mientras que los otros dos, más pequeños, están dispuestos lateralmente bajo los asientos traseros y el maletero

 

Más autonomía gracias a su batería de ion-litio y a su nueva pila de combustible

 

En lugar de batería de níquel-metal hidruro de la primera generación, la actual cuenta con una batería de ion-litio de alto voltaje, que además de ser más pequeña (lo que ha permitido colocarla detrás de los asientos traseros, sin restar espacio al maletero), tiene una mayor densidad energética. Cuenta con 84 celdas, un voltaje nominal de 310,8 V y una capacidad de 6,5 Ah, frente a los 244,8 V y 4,0 Ah de la primera generación. En cuanto a la pila de combustible, al igual que en la primera generación, emplea un polímero sólido pero ahora es más pequeña, es un 50% más ligera y tiene menos celdas ( 330 en lugar de 370), a pesar de lo cual, su densidad energética a pasado de los 3,5 kW/l de la primera generación a los 5,4 kW/l, lo que ha permitido aumentar la potencia desde los 114 kW a los 128 kW. Gracias a todas estas mejoras, la autonomía del Mirai se ha incrementado un 30 % y ahora es de unos 650 km.

Ver también
MG presenta una nueva generación de vehículos eléctricos

 

En 1992 Toyota comenzó a desarrollar un vehículo eléctrico de pila de combustible, que finalmente vio la luz en 2014 con el Toyota Mirai, modelo que ahora ha visto la llegada de su segunda generación con una serie de mejoras con las que Toyota busca multiplicar por 10 el volumen de ventas gracias a su mayor rendimiento, su mayor atractivo y sobre todo por ser un 20% más barato que la primera generación

 

Laautonomá del nuevo Mirai se ha incrementado hsata llegar a los650 Km gracias a una serie de mejoras tanto en la batería como en la pila de combustible