Estás leyendo
Ferrari SF90 Spider, descapotable de serie más potente de Ferrari

Ferrari SF90 Spider, descapotable de serie más potente de Ferrari

El verano del año pasado, Ferrari presentó el Ferrari SF90 Stradale, primer vehículo de producción en serie PHEV (vehículo eléctrico híbrido enchufable) de la marca del Cavallino Rampante y el primer automóvil deportivo de Ferrari equipado con 4WD. Ahora, Ferrari ha presentado su versión descapotable con los mismos 1.000 CV que la versión coupé, pero con un techo rígido retráctil, lo que le convierte en el coche ideal para todos aquellos que buscan el más alto nivel de tecnología Ferrari sin sacrificar la versatilidad y la emoción de la conducción a cielo abierto.

 

El acabado especial Assetto Fiorano incluye amortiguadores Multimatic con ajuste optimizado para su uso en pista, una rebaja de 21 Kg en su peso gracias al empleo de la fibra de carbono y del titanio, neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 aptos para la carretera y los circuitos  y por último, su diseño exclusivo de dos tonos (opcional), que acentúa aún más su vocación racing

 

El Ferrari SF90 Spider sigue las líneas del SF90 Stradale pero con un techo rígido retráctil RHT

 

Techo rígido retráctil y 100 Kg más pesado

 

El Ferrari SF90 Spider sigue las líneas del SF90 Stradale y su principal diferencia la encontramos en su techo rígido retráctil RHT (Retractable Hard Top) que permite un excelente aislamiento térmico y acústico en la configuración cerrada así como la ausencia de deformaciones a altas velocidades. Otras diferencias con respecto al Stradale son un habitáculo que se ha adelantado, un techo 20 mm más bajo, unos pilares A más delgados, una mayor curvatura del parabrisas y como suele ser normal en las versiones spider, el Ferrari SF90 Spider (1.670 Kg) es 100 Kg más pesado que el SF90 Stradale. Su techo rígido retráctil RHT se abre y se cierra en tan sólo 14 segundos, gracias al uso del aluminio, es 40 Kg más ligero que los tradicionales techos duros y además, tan sólo ocupa 100 litros en el maletero frente los habituales 150 o 200. Por último, su luneta trasera de cristal regulable en altura eléctricamente se encarga de garantizar un gran confort si vamos descapotados, incluso a altas velocidades.

 

Al igual que en el SF90 Stradale, el Ferrari SF90 Spider está equipado con un motor turbo V8 de 780 CV (la mayor potencia hasta la fecha de un motor de 8 cilindros de Ferrari) y 800 Nm de par motor, a lo que hay que sumar tres motores eléctricos que generan los 220 CV (162 kW) restantes, de ellos, uno está ubicado entre el motor y la nueva transmisión de doble embrague de 8 velocidades en el eje trasero y los otros dos, en el eje delantero

 

En el SF90 Spyder, el  habitáculo que se ha adelantado, su techo es 20 mm más bajo, sus pilares A son más delgados y su parabrisas tiene una mayor curvatura

 

El departamento de Aerodinámica y el Centro Stile han trabajado para mantener con el techo cerrado, el nivel de rendimiento aerodinámico del SF90 Stradale, a la vez que en reducir las turbulencias y el ruido aerodinámico con el techo abierto, así como la optimización de los flujos en el compartimento del motor. Para lograrlo, cuenta con el shut-off Gurney o sistema activo patentado que varía la carga vertical en la parte trasera, los generadores de vórtice en la parte inferior delantera y las nuevas llantas forjadas con perfil aerodinámico y geometría soplada. Los resultados en términos de rendimiento son impresionantes, ya que la carga vertical generada en las curvas a 250 km/h es de 390 kg en su acabado especial Assetto Fiorano, una opción que incluye amortiguadores Multimatic con ajuste optimizado para su uso en pista, una rebaja de 21 Kg en su peso gracias al empleo de la fibra de carbono y del titanio, neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 aptos para la carretera y los circuitos  y por último, su diseño exclusivo de dos tonos (opcional), que acentúa aún más su vocación racing.

 

A través del eManettino, un selector adicional montado en el volante, el conductor puede elegir entre cuatro modos diferentes: “eDrive” (100% eléctrico), “Híbrido” (combina las partes térmica y eléctrica), “Performance”(mantiene el motor de combustión interna en funcionamiento) y, por último, “Qualify” (permite que se alcance la máxima potencia).

 

Ver también
Lamborghini SC20 una exlusiva barchetta de 770 CV

 

 

El acabado opcional Assetto Fiorano acentúa aún más su vocación racing

 

Mismo motor eléctrico híbrido enchufable que el SF90 Stradale: 1.000 CV

Al igual que en el SF90 Stradale, el Ferrari SF90 Spider está equipado con un motor turbo V8 de 780 CV (la mayor potencia hasta la fecha de un motor de 8 cilindros de Ferrari) y 800 Nm de par motor, a lo que hay que sumar tres motores eléctricos que generan los 220 CV (162 kW) restantes, de ellos, uno está ubicado entre el motor y la nueva transmisión de doble embrague de 8 velocidades en el eje trasero y los otros dos, en el eje delantero, que componen el sistema RAC-e (Electric Curve Trim Regulator). Todo ello, permite al Ferrari SF90 Spider alcanzar una velocidad máxima de 340 Km/h y acelerar de 0 a 100 Km/n en sólo 2,5 segundos. Una batería de iones de li8o de alto rendimiento proporciona energía a los tres motores y garantiza una autonomía de 25 Km en modo completamente eléctrico a una velocidad máxima de 135 km/h. A través del eManettino, un selector adicional montado en el volante, el conductor puede elegir entre cuatro modos diferentes: “eDrive” (100% eléctrico), “Híbrido” (combina las partes térmica y eléctrica), “Performance”(mantiene el motor de combustión interna en funcionamiento) y, por último, “Qualify” (permite que se alcance la máxima potencia).

 

El Ferrari SF90 Spider (1.670 Kg) es 100 Kg más pesado que el SF90 Stradale. Su techo rígido retráctil RHT se abre y se cierra en tan solo 14 segundos, gracias al uso del aluminio, es 40 Kg más ligero que los tradicionales techos duros y además, tan sólo ocupa 100 litros en el maletero frente los habituales 150 o 200

 

Gracias a su luneta trasera de cristal regulable en altura eléctricamente disfrutamos de un gran confort si vamos descapotados, incluso a altas velocidades.