Estás leyendo
Bridgestone nos recuerda la importancia de revisar los neumáticos y el estado del coche de cara a las vacaciones

Bridgestone nos recuerda la importancia de revisar los neumáticos y el estado del coche de cara a las vacaciones

Desde las 15 horas de hoy viernes 30 de julio y hasta las 24 horas del domingo 1 de agosto, Tráfico pone en marcha un dispositivo especial de regulación, ordenación y vigilancia del tráfico para atender los 4,7 millones de desplazamientos de largo recorrido previstos por las carreteras durante el largo fin de semana. Este año, el día 1 de agosto coincide en domingo, hecho que provoca que durante todo el fin de semana las principales vías soporten un importante número de desplazamientos, al coincidir en carretera los trayectos propios de un fin de semana de verano, con los que comienzan sus vacaciones y con aquellos otros que finalizan su periodo vacacional. Bridgestone recuerda a los conductores la importancia de revisar el vehículo y los neumáticos antes de realizar los desplazamientos que suelen tener lugar con motivo de las vacaciones estivales, máxime este año en la que muchos vehículos han estado, prácticamente parados, debido a las restricciones de la Covid-19. El hecho de que nuestros coches no se hayan usado o se hayan usado poco, no significa que estén en perfecto estado. Por ello, en cualquier circunstancia, es recomendable hacer una revisión antes de ponernos en la carretera.

 

 

Revisar los neumáticos: presión, desgaste, daños

 

El neumático es el único elemento de contacto entre el vehículo y la carretera, por tanto, su mantenimiento en buenas condiciones es fundamental. Desde Bridgestone hacen las siguientes recomendaciones:

Respecto a los neumáticos son varios los aspectos a tener en cuenta a la hora de revisarlos. En primer lugar, es importante que los neumáticos lleven el nivel de presión correcto. Aquellos que están bajos de presión ponen en peligro la seguridad activa del vehículo, disminuyendo la capacidad para frenar y maniobrar con seguridad, dando lugar a pérdidas de control del vehículo, además, aumentan el consumo de combustible y se desgastan más rápidamente. Se recomienda que la presión se compruebe con los neumáticos fríos. La información sobre los valores recomendados se puede encontrar en el manual del usuario, en el interior de las puertas o bajo el tapón del combustible.

En segundo lugar, se debe comprobar la profundidad del dibujo de la banda de rodadura (siendo la mínima legal 1,6 mm). La forma más fácil de determinarla es mediante el uso de un medidor especial o del indicador de desgaste incorporado a los neumáticos. Si los testigos de desgaste (pequeñas marcas perpendiculares al sentido de la marcha) están al nivel del dibujo, es el momento de cambiarlos. Como truco, basta con insertar una moneda de un euro en la banda y si se puede ver el borde amarillo, es hora de un cambio.

Es fundamental comprobar si hay rasguños, cortes y/u otros daños en los neumáticos. Además, las altas cargas durante los viajes combinadas con altas temperaturas y un nivel bajo de presión podrían provocar un reventón y, en consecuencia, la posible pérdida de control de la dirección, cuyo desenlace en el mejor de los casos, será que tengamos que pararnos a cambiar el neumático con la correspondiente pérdida de tiempo, y el riesgo a nivel de seguridad según donde se haya producido el reventón. Especial atención debe prestarse a los neumáticos de caravanas, autocaravanas y remolques, sobre todo si no se han
utilizado durante un tiempo.

Ver también
Alex Palau conquista la IndyCar

Revisar otros elementos claves del vehículo

 

Antes de la salida, se recomienda también echar un vistazo bajo el capó para comprobar los niveles de aceite, de líquido refrigerante y del líquido del limpiaparabrisas. También conviene inspeccionar los faros, intermitentes y luces de freno y disponer en el vehículo del equipo de seguridad estándar para cualquier viaje en coche, que incluye un triángulo de advertencia u otro sistema de señalización homologado como las balizas luminosas, botiquín de primeros auxilios y chalecos reflectantes. Antes de salir de viaje, se debe comprobar la fecha de caducidad del kit de primeros auxilios y el número de chalecos reflectantes.