Estás leyendo
El Covid-19 no pudo con la VII Jarama María de Villota

El Covid-19 no pudo con la VII Jarama María de Villota

+13
Ver galería

Cuando todo parecía indicar que el Covid-19 iba a impedir que esta año no se iba a poder disputar la ya tradicional carrera benéfica de Nochebuena Jarama-María de Villota, el 24 de noviembre el RACE confirmó que sí se llevaría a cabo en una doble vertiente: presencial y virtual, la primera de ellas esos sí, bajo las más estrictas medidas de seguridad contra el Covid-19.

 

Aunque las amplias dimensiones de la pista del Circuito permitían que se mantuviese en todo momento la distancia interpersonal entre los corredores, con el objetivo de cumplir todos los protocolos de seguridad para esta edición sólo estuvo la opción de correr 5 Km

 

Antes de ir a la salida, control de temperatura y desinfectación de manos

 

 

Para la carrera virtual, pensada para aquellos que no pudiesen acudir el día de Nochebuena al Circuito, la organización abrió las inscripciones el 1 diciembre a través de la plataforma Virtual Race by Sport Heroes, dando la posibilidad de correr entre los días 19 y 24 de diciembre, con cualquiera de las aplicaciones de corredor con clasificación inmediata. En el caso de los que optaron por la carrera presencial, las inscripciones se abrieron el 24 de noviembre y se cerraron el 14 de diciembre, aunque la organización dejó abierta una opción de última hora a los corredores más rezagados. Un año más, esta carrera solidaria destinó íntegramente los fondos recaudados de las inscripciones de los participantes al programa “Primera Estrella”, creado por María de Villota en 2013, para financiar tratamientos para niños con enfermedades neuromusculares mitocondriales degenerativas y gestionados por la Fundación Ana Carolina Diez Mahou y además, al ir a la “Ciudad de la Raqueta” a recoger el dorsal, era necesario donar al menos un litro de leche destinada al Cottolengo del Padre Alegre de Algete.

 

Nosotros, a pesar de haber pasado el Covid-19 con sus secuelas y del poco tiempo para ponernos en forma, cumplimos con el reto que nos planteamos el año pasado de volver y de bajar nuestra marca en casi 5 minutos, pero lo más importante sin duda, fue el hecho de haber podido estar y colaborar con el programa “Primera Estrella” de María de Villota y haber pasado una mañana muy agradable y divertida

 

La leche donada en la rcogida de los dorsales fue ldestinada al Cottolengo del Padre Alegre de Algete.

 

Aunque las amplias dimensiones de la pista del Circuito permitían que se mantuviese en todo momento la distancia interpersonal entre los corredores, con el objetivo de cumplir todos los protocolos de seguridad para esta edición sólo estuvo la opción de correr 5 Km (en ediciones anteriores además se podía correr 10 Km, así como carreras infantiles). Para evitar aglomerciones, este año hubo cuatro cajones de salida en función del tiempo a invertir en los 5 Km: Sub 20’, Sub 25’. Sub30’ y Sub 40’, todos ellos con más de una hora de diferencia  y, además, cada uno de los cajones estaban divididos en dos grupos que salían con unos minutos de diferencia y dentro de cada uno, con 5 segundos entre una línea y otra. Todas estas medidas permitieron que casi 1.000 corredores participasen y disfrutasen de esta VII edición de la Jarama-María de Villota en la que el ganador empleó un tiempo de 15 minutos y 15 segundos.

 

El 24 de noviembre el RACE confirmó que sí se llevaría a cabo en una doble vertiente: presencial y virtual, la primera de ellas esos sí, bajo las más estrictas medidas de seguridad contra el Covid-19

 

Ver también
Regresó el Mercedes Throphy Grupo ITRA

 

Para cumplir con las estrictas medidas de seguridad contra el Covid-19, las salidas se hicieron por cajones y cada uno, dividido en dos grupos, todos ellos bien separados

 

Nosotros, a pesar de haber pasado el Covid-19 con sus secuelas y del poco tiempo para ponernos en forma, cumplimos con el reto que nos planteamos el año pasado de volver y de bajar nuestra marca en casi 5 minutos, pero lo más importante sin duda, fue el hecho de haber podido estar y colaborar con el programa “Primera Estrella” de María de Villota y haber pasado una mañana muy agradable y divertida. Obviamente, volvemos a citaros a todos en la próxima edición, en la que volveremos a intentar bajar nuestra marca.

 

Para evitar aglomerciones, este año hubo cuatro cajones de salida en función del tiempo a invertir en los 5 Km: Sub 20’, Sub 25’. Sub30’ y Sub 40’, todos ellos con más de una hora de diferencia  y, además, cada uno de los cajones estaban divididos en dos grupos que salían con un unos minutos de diferencia y dentro de cada uno, con 5 segundos entre una línea y otra

 

Objetivo cumplido: bajamos la marca y volvemos a citarnos para la VIII edición