Estás leyendo
Michael Schumacher, el Káiser: 20 años de su primer título con Ferrari

Michael Schumacher, el Káiser: 20 años de su primer título con Ferrari

+13
Ver galería

El 8 de octubre del 2000, es decir, hace 20 años, Michael Schumacher ganaba el GP de Japón y con ello, se aseguraba matemáticamente su tercer título de pilotos, que sería el primero de los cinco que acabaría logrando con Ferrari. De esta manera y tras cinco años en Ferrari, Schumacher cumplía el objetivo que se había marcado cuando fichó por Ferrari a la finalización de 1996: devolver el número “1” al equipo italiano, algo que no ocurría desde que en 1979 lo consiguiera Jody Scheckter. Hasta logarlo, fueron años difíciles: en su primer año, sólo pudo lograr tres victorias, siendo la del GP de España la primera y la más memorable de ellas debido a su forma de conducir su Ferrari bajo la intensa lluvia que caía sobre el circuito de Montmeló. En 1998, se jugaba el titulo con Hakkinen en la última carrera de la temporada en Japón y después de haber logrado la pole, el domingo su coche no quiso arrancar y el título fue para el piloto de Mercedes. Al año siguiente, de nuevo Schumacher estaba haciendo una buena temporada hasta que en el GP de Gran Bretaña sufrió un accidente en la salida, que le dejó fuera de los circuitos media temporada.

 

En el GP de Eifel, anterior al de Portugal, su hijo Mick, actual líder de la F2 y que muy probablemente tenga un asiento la temporada que viene en la F1 en un emotivo y sencillo acto en el podio de Alemania le entregó un casco de su padre a Hamilton cuando el británico igualó las victorias de Schumacher

 

Después de cinco duros años, en el GP de Japón del 2000, Schumacher lograba el título de pilotos con Ferrari

 

Comenzaba entonces un periodo hegemónico hasta entonces nunca visto en la F1 en el que Schumacher, junto con Ross Brawn (actual director deportivo de la f1) y Jean Todt (actual presidente de la FIA), en el piloto alemán logró otros cuatro títulos consecutivos y 48  victorias de las 91 que logró en la F1, a lo que hay que sumar otros 6 títulos que logró Ferrari como constructor, si incluimos el de 1999, algo inédito hasta la fecha para Ferrari. No fue hasta 2005 cuando Ferrari y Schumacher cedieron el trono a Renault y a Alonso, en una temporada en la que el Ferrari F2005 no estuvo a la altura de sus predecesores, en parte debido a que los Bridgestone no fueron tan competitivos como los Michelin ante la nueva normativa que prohibía los cambios de neumáticos durante la carrera, de hecho, de no ser por la carrera disputada en Indianápolis en la que los equipos con Michelin no tomaron la salida, hubiese sido una temporada en blanco para el alemán.

 

Cuatro años más tarde, Mercedes regrasaba a la F1 tras comprar Brawn GP (exToyoya), una oferta muy tentadora como para dar un no por respuesta y Schumacher regresó a la F1 como compañero de Nico Rosberg

 

En el GP de Italia de 2006, schumacher anunció su retirada del aF1 con una victoria

 

2006 iba a ser la temporada de su retirada de la F1. Con el nuevo Ferrari 248 F1, el alemán recuperó la senda de la victoria (siete en total) aunque fue siempre por detrás de Alonso en el Mundial hasta mitad de temporada, que comenzó a recuperar la ventaja del piloto español hasta llegar al GP de Japón, penúltima cita de la temporada a sólo un punto de Alonso. Schumacher lideraba la carrera seguido por Alonso, pero en la vuelta 37ª su motor se rompía por primera vez desde el GP de Francia del 2000. En la última carrera de la temporada, un fallo en la bomba de la gasolina en los entrenamientos y un pinchazo en carrera le mandó al último puesto, aunque el alemán fue capaz de remontar hasta el cuarto puesto y marcar la vuelta rápida en carrera, pero no pudo ganar su octavo título mundial.

 

Comenzaba entonces un periodo hegemónico hasta entonces nunca visto en la F1 en el que Schumacher, junto con Ross Brawn (actual director deportivo de la f1) y Jean Todt (actual presidente de la FIA), en el piloto alemán logró otros cuatro títulos consecutivos y 48  victorias de las 91 que logró en la F1

 

En el GP de brasil de 2006, Schumacher decía adios a la F1 y a sus 10 temporadas en Ferrari

 

Cuatro años más tarde, Mercedes regrasaba a la F1 tras comprar Brawn GP (exToyoya), una oferta muy tentadora como para dar un no por respuesta y Schumacher regresó a la F1 como compañero de Nico Rosberg. En esta segunda etapa, el alemán no logró ninguna victoria, tan sólo un podio, el logrado en el GP de Europa, disputado en Valencia. Logró una pole más, en el GP de Mónaco de 2012, pero una sanción de cinco puestos por causar un accidente con Bruno Senna en la carrera anterior le dejó sin su pole número 69. Tras tres temporadas, a la conclusión de 2013 Schumacher dejaba definitivamente la F1 con un 8º puesto como mejor resultado, dejando su asiento a Hamilton y un coche que desde esa temporada ha sido imbatible.

Ver también
Williams, el último equipo familiar de la F1

 

No fue hasta 2005 cuando Ferrari y Schumacher cedieron el trono a Renault y a Alonso, en una temporada en la que el Ferrari F2005 no estuvo a la altura de sus predecesores, en parte debido a que los Bridgestone no fueron tan competitivos como los Michelin

 

2010 supuso el regreso de Michael Schumacher a la F1, esta vez, con el equipo Mercedes

 

Pese a sus triunfos, su paso por Ferrari también estuvo salpicado por varias polémicas. La primera de ellas en el GP de Europa de 1998, última prueba de la temporada en la que se jugaba el título con Jaques Villeneuve. El piloto de Williams poco a poco fue recortando la ventaja de Schumacher hasta que en la vuelta 48º le fue a adelantar en la curva Dry Sack. Schumacher provocó el contacto (algo parecido algo que ya hizo en 1994 con Hill en Australia, maniobra que le aseguró su primer título). El canadiense pudo acabar la carrera en tercera posición, mientras que Schumacher tuvo que abandonar y posteriormente, la FIA le descalificó del Mundial. La segunda polémica la tuvo en 2002 con su compañero Barrichello en el GP de Austria. El brasileño había logrado la pole y había liderado prácticamente toda la carrera, hasta que a falta de 3 vueltas para el final, desde el muro le ordenaron que dejase pasara a Schumacher. Barrichello lo hizo, pero lo hizo en la última vuelta y en la recta para que todo el mundo lo viese. Esta maniobra no gustó al público, que con los pulgares hacia abajo abuchearon al piloto alemán, quien, en un intento de arreglarlo, subió a su compañero a lo más alto del podio y le entregó el trofeo. Por esta acción, la FIA sancionó a Ferrari con 1 millón de dólares y prohibió las “ordenes” de equipo hasta el inicio de la temporada de 2011. La tercera y sin duda, la más polémica, tuvo lugar en los entrenamientos del GP de Mónaco de 2006, en los que Schumacher se jugaba la pole con Alonso. El piloto alemán había marcado el mejor tiempo y Alonso venía mejorando sus tiempos parciales, cuando incomprensiblemente, Schumacher cometió un error en la Rascasse, provocando una bandera amarilla que arruinó la vuelta de Alonso. Pese a que Schumacher siempre dijo que fue un error involuntario, los comisarios deportivos no lo consideraron así y mandaron al alemán al final de la parrilla. Curiosamente, en 2006 algo parecido permitió a Alonso lograr la victoria en el GP de Singapur con Renault, cuando Piquet Jr provocó un Safety Car que permitió al español lograr la victoria, si bien, posteriormente se supo que todo fue orquestado desde boxes y tanto el ingeniero jefe Pat Symonds, como Flavio Briatore (director del equipo) fueron expulsados de la Fórmula 1.

 

En el pasado GP de Eifel, Mick schumacher entregó un casco de su padre a Hamilton al igualar el número de victorias de Michael

 

En el pasado GP de Portugal, Hamilton lograba la 92º victoria de su carrera, una victoria muy especial, pues con ella, superaba las 91 logradas por Michael Schumacher y con la que, además, el piloto británico está ya muy cerca de lograr su séptimo título mundial, igualando así al alemán. Desgraciadamente, Schumacher no pudo ser testigo de este hecho debido al grave accidente que sufrió esquiando en las navidades de 2013 en la estación de Méribel. En el GP de Eifel, anterior al de Portugal, su hijo Mick, actual líder de la F2 y que muy probablemente tenga un asiento la temporada que viene en la F1 en un emotivo y sencillo acto en el podio de Alemania le entregó un casco de su padre a Hamilton cuando el británico igualó las victorias de Schumacher.