Estás leyendo
Bruce McLaren, el fundador de un equipo legendario

Bruce McLaren, el fundador de un equipo legendario

En la época dorada de la F1 dominada por equipos británicos, Bruce McLaren, un neozelandés que llevaba ya siete temporadas corriendo en la F1 con el equipo Cooper, decidió que había llegado el momento de montar su propia escudería: Bruce McLaren Motor Racing (la actual McLaren Racing Limited). Por aquel entonces, su fundador no se imaginaba que su equipo acabaría siendo el segundo equipo más laureado de la F1, sólo superado por Ferrari:

  • 12 Campeonatos de Pilotos (segundo, sólo superado por Ferrari)
  • 8 Campeonatos de Constructores (tercero por detrás de Ferrari y de Williams)
  • 182 victorias en la F1 (segundo silo superado por Ferrari)
  • 866 Grandes Premios disputados (segundo sólo superado por Ferrari)
  • 155 Pole Positions disputados (segundo sólo superado por Ferrari)
  • 487 podios (segundo sólo superado por Ferrari)
  • 5394,50 puntos en el Mundial de Constructores (segundo sólo superado por Ferrari)

Desgraciadamente Bruce McLaren no pudo disfrutar de los éxitos de su escudería en la F1 pues todos ellos vinieron tras su muerte, el 2 de junio de 1970 en un accidente en Goodwood mientras probaba el McLaren M8D de la Can-Am, categoría que su equipo dominó durante cinco años entre 1967 y 1971, con dos victorias para el propio Bruce McLaren (1967 y 1969), otras dos de Denny Hulme (1968 y 1970, con el McLaren M8D) y la última del norteamericano Peter Revson en 1971).

 

El pasado 2 de junio, con motivo del 50º aniversario de su muerte, su hija Amanda McLaren, embajadora de la marca McLaren Automotive, destapó una estatua de tamaño real de Bruce McLaren durante una breve ceremonia privada en el McLaren Technology Center (MTC) en Woking, Surrey (Reino Unido) junto con cincuenta velas encendidas alrededor de un McLaren M8D de 1970

 

McLaren M8D con el que el propio Bruca McLAren ganó la Can-Am en dos ocasiones y con el que se mató en Goodwood

 

Bruce nació el 30 de agosto de 1937 en Auckland (Nueva Zelanda) y pese a que los médicos avisaron a sus padres de que no volvería a andar debido a una enfermedad degenerativa que afectaba a los huesos de sus caderas y por la que estuvo postrado en la cama de un hospital especializado en niños discapacitados varios años, su determinación y firmeza le permitió salir del hospital e irse a su casa, eso sí con muletas. Su padre, dueño de una estación de servicio, un día trajo a casa un Austin Ulster y tras un año de montaje, éste quedó terminado. En cuanto Bruce obtuvo la licencia, comenzó a competir en pruebas locales. Fue entonces cuando su “otro padre”, el australiano Jack Brabham, le seleccionó para el programa “Driver to Europe” de la Asociación NZIGP y el 15 de marzo de 1958 salió hacia Inglaterra con su buen amigo y mecánico Colin Beanland.

 

Finalmente, en 1966 el equipo debutaba en la F1 con el M2B en el GP de Mónaco y lo hacía no con el famoso “Papaya” sino con un monoplaza blanco con una franja verde central en lugar de competir con los hasta entonces tradicionales colores nacionales de cada país, que en este caso, le correspondían el verde, negro y plata

 

Bruce Mclaren en GP de Mónaco de 1966, en el debut de su escudería en la F1 cn el M2B

 

Cuando McLaren llegó a Inglaterra, era un completo desconocido salvo para Jack Brabham y los hermanos Cooper quienes le contrataron, dándole la oportunidad de construir y competir con su propio F2 y ese mismo año, con motivo del GP de Alemania que se disputó en el legendario Nurburgring en la que competían a la vez F1 y F2, McLaren dejó de ser un desconocido al lograr acabar quinto de la general y primero de los F2, después de haber salido 12º. Su debut oficial en al F1 se produjo al año siguiente en el equipo Cooper y en el último GP de la temporada, el de EE.UU, McLaren logró su primera victoria, convirtiéndose en el piloto ganador más joven hasta entonces con 22 años y 104 día, temporada en la que terminó sexto, ganado a su compañero y amigo Jack Brabham. La temporada siguiente comenzó logrando la victoria en Argentina y lograría cinco podios más, lo que le permitiría ser subcampeón del Mundo, por detrás una vez más de Jack Brabham. Con el equipo Cooper lograría una única victoria más, la lograda en el GP de Mónaco de 1961. Ante la llegada de los monoplazas con motor trasero Cooper dejó de ser competitivo, por lo que McLaren decidió montar su propio equipo para competir en las Can-Am Series, (competición que acabaría ganando) con la ayuda de Teddy Mayer, Timmy y de su hermano como segundo piloto (murió en el última carrera de las Can-Am Series).

 

No fue hasta 1968 cuando el color papaya debutó en un McLaren de F1, concretamente con el M7A, aunque ya lo había hecho un año ante s en la Can-Am con el McLaren M6A

 

Ver también
Williams, el último equipo familiar de la F1

Finalmente, en 1966 el equipo debutaba en la F1 con el M2B en el GP de Mónaco y lo hacía no con el famoso “Papaya” sino con un monoplaza blanco con una franja verde central en lugar de competir con los hasta entonces tradicionales colores nacionales de cada país, que en este caso, le correspondían el verde, negro y plata. Con esta decoración lo vimos como un Yamura pilotado por James Garner en el papel de Pete Aron en la película Grand Prix (1966) de John Frankenheimer e incluso antes del “papaya”, McLaren fue de rojo durante su segunda temporada con el McLaren M5A. No fue hasta 1968 cuando el color papaya debutó en un McLaren de F1, concretamente con el M7A, aunque ya lo había hecho un año ante s en la Can-Am con el McLaren M6A, un color que se eligió para resaltar sobre el resto de los coches cuando las carreras comenzaron a verse en color por la televisión. Desde entonces y hasta 1972, un total de siete McLaren (M7A, M7C, M9A, M14A, M7D, M14D, M19A) compitieron con esa tonalidad en la F1, una tonalidad que se recuperó en 2017 y que se mantiene actualmente. En las cinco temporadas que compitió con su escudería, Bruce logró una única victoria, la lograda en el GP de Bélgica de 1968 y su último podio lo logró en el Gran Premio de España de F1 de 1970 disputado en el Circuito del Jarama, mes y medio antes de su muerte. Pero Bruce, no sólo compitió en la F1 o en la Can-Am, sino que además, en 1966, junto con Chris Amn, hizo historia en las 24 Horas de Le Mans al ganar la prueba con un Ford GT, poniendo fin a la hegemonía de Ferrari en esta competición, en la que en 1985, un coche con su nombre: el McLaren F1 GTR- con motor BMW y pilotado por Yannick Dalmas, JJ Lehto y Masanori Sekiya, logró la victoria, a lo que hay que sumar tres victorias en las 500 Millas de Indianápolis.

 

La victoria de Ford en las 24 Horas de Le Mans’66 supuso el fin de la hegemonia de Ferrari

 

El pasado 2 de junio, con motivo del 50º aniversario de su muerte, su hija Amanda McLaren, embajadora de la marca McLaren Automotive, destapó una estatua de tamaño real de Bruce McLaren durante una breve ceremonia privada en el McLaren Technology Center (MTC) en Woking, Surrey (Reino Unido) junto con cincuenta velas encendidas alrededor de un McLaren M8D de 1970. Hoy en día, la escudería que lleva su nombre sigue compitiendo en la F1 pero además, produce coches de competición para otras categorías como GT3 y GT4 y, en 2010 surgió McLaren Automotive como parte de McLaren Group, división que se encarga de producir superdeportivos de lujo.

 

La escudería creada por Bruce  McLareren ha acabado  siendo el segundo equipo más laureado de la F1, sólo superado por Ferrari

 

Estatua de Bruce McLaren por el 50º aniversario de su muerte instaada en el  McLaren Technology Center (MTC) en Woking