Estás leyendo
WEC 24 Horas de Le Mans: Ferrari logra revalidar su titulo en un agónico final

WEC 24 Horas de Le Mans: Ferrari logra revalidar su titulo en un agónico final

+88
Ver galería

Si la edición del año pasado de las 24 Horas de Le Mans fue histórica por su centenario y, por la victoria de Ferrari en su regreso a la máxima categoría después de 50 años, la de este año pasará a la historia no sólo por los 23 Hypercar y las 8 marcas inscritas, sino también por la agónica victoria del Ferrari 499P nº 50 del español Miguel Molina. Una edición en la que 11 Hypercar terminaron la carrera en la misma vuelta (311), con 4 de ellos separados por sólo 37 segundos y, en la que una tuerca y una puerta (la de la rueda derecha del Toyota nº 8 y la puerta derecha del Ferrari nº50) fueron protagonistas en la parte final de la carrera. La lluvia y el Safety Car fueron otro de los protagonistas, pues la noche estuvo marcada por la lluvia, lo que obligó a neutralizar la carrera con el Safety Car durante más de cuatro horas, un Safety Car que, en total, estuvo 6 horas y 54 minutos. Si bien, en los compases finales, Ferrari y Toyota fueron los grandes protagonistas, no nos podemos olvidar del Cadillac nº 2 de Alex Palau que, después de haber marcado el segundo mejor tiempo en la Hyperpole, llegó a liderar la carrera en varios momentos de la carrera, pero finalmente terminó séptimo. Porsche, que logró su 19º pole, finalmente se quedó fuera del podio, aunque por sólo 1,167 segundos, al menos se llevó la victoria en la categoría LMGT3 con el 911 GT3 R del equipo Manthey EMA. Por último, Peugeot y Alpine fueron sin duda los grandes derrotados en Le Mans y es que, en su carrera de casa, Alpine vio como en apenas cinco horas y media sus dos A424 abandonaban, mientras que el nuevo 9X8 que se presentó en marzo, no tuvo un buen ritmo de carrera y se tuvieron que conformar con terminar en la 11ª y 12ª posición.

 

El tiempo iba pasando y el nivel del “Virtual Energy Tank” de Nielsen cada vez estaba más bajo, pero con la lluvia como aliado, Nielsen entraba en la última vuelta con sólo el 5% de su “Virtual Energy Tank” frente al 16% del Toyota de Pechito y, con 19 segundos de ventaja. Para alegría de Molina y de Fouco, Nielsen lograba completar la vuelta y daba a Ferrari su 11ª victoria en Le Mans

 

Un total de 62 coches de los cuales, 23 eran de la categoría Hypercar, tomaron la salida en la 92ª edición de las 24 Horas de Le Mans

Las cosas comenzaron muy bien para Porsche que, de la mano de Kévin Estre lograba la pole en los instantes finales con un tiempo de 3:24,634, batiendo por sólo 0,148 segundos al Cadillac nº2 que, debido a una sanción de la anterior carrera disputada en Spa Francorchamps, tomaría la salida desde la séptima posición. La sesión estuvo marcada por la bandera roja que provocó el BMW M nº15 de Dries Vanthoor a falta de siete minutos para el final. El Cadillac nº3 de Bourdais que, hasta entonces tenía el mejor tiempo, optó por no salir y no sólo se vio superado por el Porsche, sino también por el otro Cadillac si bien, finalmente saldría desde la segunda posición. En la tercera y cuarta posición quedaron los Ferrari nº 51 y nº 50, mientras que el Alpine nº 35 fue sexto y el BMW nº 15 fue sexto. A destacar el trabajo llevado a cabo por el equipo Hertz JOTA, cuyo Porsche nº 12  no pudo tomar parte en la Hyperpole pese a estar clasificado debido a un accidente que sufrió Callum Ilott en los libres 2, accidente que obligó a cambiar el chasis. Afortunadamente para el equipo, fueron autorizados por los Comisarios Deortivos para llevar a cabo un “shakedown” el viernes por la mañana en el aeropuerto de Arnage con el fin de que pudiesen comprobar que todo estaba bien antes del warm up del sábado por la mañana. En cuanto los Toyota, el nº7  terminó 23º, después de que sus tiempos fuesen anulados por culpa de una bandera roja que provocó Kobayashi, mientras que el nº8  fue 11º.

 

Ya de madrugada, la lluvia se intensificó bastante y la visibilidad de redujo hasta el punto de que, a punto de llegar al ecuador de la carrera, el Safety Car tuvo que volver a la pista y ya no se retiraría hasta pasadas las ocho de la mañana. A estas alturas, el Toyota nº8 lideraba la carrera, el Porsche nº6 era segundo, el Ferrari nº 50 tercero, cuarto era el Ferrari nº 86, quinto el Cadillac nº 2, sexto el Porsche nº38, séptimo el Porsche nº5, octavo el Porsche nº12, noveno el Ferrari nº51, décimo el Cadillac nº3 y, undécimo el Toyota nº 7, todos ellos en la misma vuelta

 

Kevin Estre logró la 19ª pole para Porsche en las 24 Horas de Le Mans

A las cuatro de la tarde y, ante más de 300.000 espectadores, Zidane dio el banderazo de salida de la 92ª edición de las 24 Horas de Le Mans en la que, ya en las primeras vueltas, los dos Ferrari se pusieron en cabeza, seguidos por el Cadillac nº3. Cuando apenas había transcurrido la primera media hora de carrera y con todos lo Hypercar luchando por posición, comenzaron los doblajes a los LMGT3, lo que obligó a los pilotos a gestionar de la mejor manera posible el tráfico si no querían perder posición. Cuando llegó el turno de hacer la primera parada en boxes, los Ferrari nº 51 y nº83 cumplieron una sanción de 10 segundos que les impusieron en los entrenamientos, mientras que el Ferrari nº50 cometía un unsafe reléase con el Cadillac nº3 y recibía una sanción de 10 segundos para su próxima parada. Así, cumplida la primera hora de carrera, el Ferrari nº 50 lideraba la carrera, seguido por el Porsche nº 6, el Ferrari nº 51 , el Cadillac nº 3 , el Toyota nº 8 y, el Ferrari nº 83, que poco apoco fue subiendo posiciones. Cuando las primeras gotas de agua hicieron acto de presencia, las diferentes estrategias de paradas y de neumáticos, dio lugar un intercambio de posiciones entre los Ferrari nº 83 y nº 50, el Toyota nº 8 y , el Porsche nº 5. Con la llegada de la noche y, tras casi siete horas de carrera, Kubica, con el Ferrari nº 83 lideraba la carrera, seguido por el Porsche nº5 de Makowecki y el Toyota nº8 de Hirakawa, cuando el Ferrari fue a doblar a un LMGT3 y al BMW nº15 de Dries Vanthoor y, al hacerlo, tocaba al BMW que acaba golpeando el guardarraíl, dando lugar al primer Safety Car de la carrera y, a una sanción de 30 segundos para el Ferrari.

 

Ya sin la amenaza del Toyota nº7, el Ferrari nº50 parecía tener un final de carrera más tranquilo pero entonces, su puerta derecha comenzó a abrirse y, desde Dirección de Carrera, fue llamado a boxes para cerrarla bien. Tras su parada, el Toyota nº7 pasó a liderar la carrera, con nueve segundos de ventaja sobre el Ferrari de Pier Guidi, mientras que Nielsen cayó a la quinta posición, pero sólo a 27 segundos del líder

 

El Porsche nº6 mantuvo la primera posición en la salida, pero pronto se vio superado por los dos Ferrari

Tras algo más de hora y media de Safety Car, por fin se reanudó la carrera, justo cuando la lluvia volvía a hacer acto de presencia por segunda vez, pero con algo más de intensidad, por lo que todos, salvo el Porsche nº5, optaron por parar en boxes y montar neumáticos de lluvia, pero con neumáticos blandos, el Porsche nº5 poco a poco no sólo fue perdiendo su ventaja, sino que, además, se quedó fuera del top 10. El Toyota nº8 pasó a liderar la carrera, con el Porsche nº 6 segundo y el Toyota nº7 tercero, mientras que el primer Ferrari era el nº 50 en cuarta posición, por delante de nº 83 y del nº 51. Ya de madrugada, la lluvia se intensificó bastante y la visibilidad de redujo hasta el punto de que, a punto de llegar al ecuador de la carrera, el Safety Car tuvo que volver a la pista y ya no se retiraría hasta pasadas las ocho de la mañana. A estas alturas, el Toyota nº8 lideraba la carrera, el Porsche nº6 era segundo, el Ferrari nº 50 tercero, cuarto era el Ferrari nº 86, quinto el Cadillac nº 2, sexto el Porsche nº38, séptimo el Porsche nº5, octavo el Porsche nº12, noveno el Ferrari nº51, décimo el Cadillac nº3 y, undécimo el Toyota nº 7, todos ellos en la misma vuelta. A falta de casi seis horas y media, el Safety Car haría su tercera aparición durante otra media hora esta vez, por el accidente del Aston Martin nº 27, tras lo cual, el Cadillac nº2 pasaba a liderar la carrera, con el Porsche nº5 segundo, el Ferrari nº83 tercero, el Ferrari nº50 cuarto, el Toyota nº7 había remontado hasta la quinta posición, sexto era el Porsche nº 6, séptimo el Toyota nº8, octavo era el Ferrari nº 51 y ya, algo más descolgados, los Porsche nº12 y nº38.

 

Con la llegada de la noche y, tras casi siete horas de carrera, Kubica, con el Ferrari nº 83 lideraba la carrera, seguido por el Porsche nº5 de Makowecki y el Toyota nº8 de Hirakawa, cuando el Ferrari fue a doblar a un LMGT3 y al BMW nº15 de Dries Vanthoor y, al hacerlo, tocaba al BMW que acaba golpeando el guardarraíl, dando lugar al primer Safety Car de la carrera y, a una sanción de 30 segundos para el Ferrari

 

Ver también
FE E-Prix de Mónaco: Jaguar da una lección de estrategia y logra el doblete

La noche estuvo marcada por las más de cuatro horas y media de Safety Car que provocó la mala visibilidad que causó la fuerte lluvia

Pasadas las 12 del medio día, el Ferrari nº83 que, era tercero, abandonaba en boxes mientras hacia su parada por avería mecánica, lo que, sumado a la parada del Ferrari nº 50, dejaba de nuevo el liderato en manos del Cadillac nº2 que, pilotado por Palau, iba con una estrategia de paradas diferente al resto. En segunda y tercera posición iban los Toyota nº7  y nº8 que poco apoco le iban recortando la ventaja al Cadillac, cuarto era el Ferrari nº50 y quinto el nº51. La parada del Cadillac nº2 en la que Lynn cogió el relevo de Palau así como las de los dos Toyota y la del Ferrari nº51, dejaron al Ferrari nº 50 liderando la carrera, con 8 segundos de ventaja sobre el Toyota nº8, 22 segundos sobre el Ferrari nº51 y 24 sobre el Porsche nº6. Para poner algo más emoción, a falta de dos horas para el final, la lluvia volvió a hacer acto de presencia y el Cadillac fue el primero en parar para poner neumáticos de lluvia. A continuación, pararon el Ferrari nº50, el Toyota nº8, el Ferrari nº 51 y, el Toyota nº7. Fue en esta parada donde el Toyota nº8, que entró a boxes a sólo 2 segundos del Ferrari de Molina, tuvo problemas con la tuerca de la rueda delantera derecha. La parada una vuelta más tarde del Porsche nº 6 dejó al Ferrari de Molina liderando la carrera, con 12 segundos de ventaja sobre el Toyota nº8 de Hartley quien, a su vez, tenía a Pier Guidi pegado a él en la tercera posición, mientras que el Toyota nº7 de Pechito López era cuarto, a 11 segundos de Pier Guidi quien, en su intento por adelantar a Hartley, se tocaba con el Toyota, que hacía un trompo que le hizo caer a la quinta posición.

 

Las cosas comenzaron muy bien para Porsche que, de la mano de Kévin Estre lograba la pole en los instantes finales con un tiempo de 3:24,634, batiendo por sólo 0,148 segundos al Cadillac nº2 que, debido a una sanción de la anterior carrera disputada en Spa Francorchamps, tomaría la salida desde la séptima posición

 

Una mala parada cuando la lluvia volvió a caer, hizo que el Toyota nº8 perdiese 11 segundos con el Ferrari nº50, tiempo que unas vueltas más tarde fueron clave para decir adiós a sus opciones de victoria

Ya sin la amenaza del Toyota nº7, el Ferrari nº50 parecía tener un final de carrera más tranquilo pero entonces, su puerta derecha comenzó a abrirse y, desde Dirección de Carrera, fue llamado a boxes para cerrarla bien. Tras su parada, el Toyota nº7 pasó a liderar la carrera, con nueve segundos de ventaja sobre el Ferrari de Pier Guidi, mientras que Nielsen cayó a la quinta posición, pero sólo a 27 segundos del líder. Cuando todos hicieron su parada para repostar, Nielsen recuperó el liderato y entró en la última hora con 32 segundos de ventaja sobre Pechito López quien, en su intento de recortar esa ventaja hizo un trompo que le hizo perder unos 20 segundos, tiempo que acabaría siendo de vital importancia para el desenlace final de la carrera. A falta de 50 minutos para el final, Nielsen hizo su última parada para repostar  y volvió a la pista en la tercera posición. La parada de Pechito y de Pier Guidi a falta de 42 minutos (parada en la que Pier Guidi cumplió una sanción de 5 segundos por el incidente con Hartley) devolvía el liderato a Nielsen con algo más de medio minuto sobre el Toyota, pero con la duda de si tendría la gasolina suficiente como para llegar hasta el final o, por el contrario, tendría que hacer una parada rápida en los instantes finales. El tiempo iba pasando y el nivel del “Virtual Energy Tank” de Nielsen cada vez estaba más bajo, pero con la lluvia como aliadoNielsen entraba en la última vuelta con sólo el 5% de su “Virtual Energy Tank” frente al 16% del Toyota de Pechito y, con 19 segundos de ventaja. Para alegría de Molina y de Fouco, Nielsen lograba completar la vuelta y daba a Ferrari su 11ª victoria en Le Mans que, de esta manera, igualaba 90 años después a Alfa Romero en ganar en el mismo año el GP de Mónaco y las 24 Horas de Le Mans, mientras que Molina se convertía en el tercer piloto español en lograrlo  (Gene en 2009 y Alonso en 2018 y 2019). El Toyota nº7 fue segundo a 14 segundos, mientras que el Ferrari nº 51 completaba el podio, a 36 segundos de su compañero y, con sólo 1,1 segundo de ventaja sobre el Porsche nº 6. Quinto fue el Toyota nº 8, sexto e, Porsche nº 5, séptimo el Cadillac nº2 de Palau, el Porsche nº12 fe octavo y el Porsche nº38 fue noveno, todos ellos en la misma vuelta.

 

Si la edición del año pasado de las 24 Horas de Le Mans fue histórica por su centenario y, por la victoria de Ferrari en su regreso a la máxima categoría después de 50 años, la de este año pasará a la historia no sólo por los 23 Hypercar y las 8 marcas inscritas, sino también por la agónica victoria del Ferrari 499P nº 50 del español Miguel Molina. Una edición en la que 11 Hypercar terminaron la carrera en la misma vuelta (311), con 4 de ellos separados por sólo 37 segundos y, en la que una tuerca y una puerta fueron protagonistas en la fase final de la carrera

 

Finalmente y, con 14 segundos de ventaja, el Ferrari nº50 de Molina lograba ala victoria