Estás leyendo
WRC Rally de Montecarlo: Loeb se lleva el duelo con Ogier tras una increíble lucha entre los dos mejores pilotos

WRC Rally de Montecarlo: Loeb se lleva el duelo con Ogier tras una increíble lucha entre los dos mejores pilotos

+31
Ver galería

La 90ª edición del Rally de Montecarlo no sólo pasará la historia por el debut de los nuevos Rally1 híbridos, sino que también lo hará por el duelo que se vivió entre los dos pilotos que han dominado esta especialidad en los últimos 20 años: Sébastien Loeb (9 títulos) y Sébastien Ogier (8 títulos), duelo del que Loeb salió victorioso, consiguiendo su primera victoria desde la lograda en España en 2018, victoria con la que además igualaba a las ocho logradas por Ogier en Montecarlo, todo ello, después de haber terminado hace unos días segundo en el Dakar. Además, Ford pasa a liderar la clasificación de constructores, pero veremos ahora si la marca del ovalo puede mantener el nivel sin Loeb.

 

Paradojas del destino, si el sábado el hecho de copiar la estrategia de Loeb permitió a Ogier ampliar su ventaja y ser claro favorito a lograr su novena victoria en el Montecarlo, el domingo y ya con 24,6 segundos de ventaja a falta de los dos últimos tramos, un pinchazo en la rueda delantera izquierda en el penúltimo tramo, permitió a Loeb recuperar el liderato con 9,5 segundos a falta del Power Stage, en el que encima supero a Ogier en un segundo, logrando así su 80ª victoria en el WRC

 

Loeb no podia regresar al WRC de mejor manera: 8ª victoria en el Montecarlo, la 80ª de su carrera

 

El Shakedown fue un aperitivo de lo que estaba por llegar y es que tan sólo 0,5 segundos separaron a Ogier de Loeb tras la disputa el jueves por la mañana del tramo de montaña de 2,29 km que va de Sainte-Agnes a Peille. Ya de noche, Ogier ganaba además los dos tramos (entre ellos, el mítico Col de Turini) y terminaba el día liderando la prueba con 6,7 segundos de ventaja sobre el Ford Puma Rally1 de Loeb, mientras que Evans repetía la tercera posición lograda en el shakedown, a 11,2 segundos de su compañero. Los pilotos de Ford, Adrien Fourmaux y Gus Greensmith fueron cuarto y quinto, separados por 4 segundos, mientras que Neuville sexto, era el mejor de los Hyundai a 6,6 segundos de Greensmith.

 

El gran triunfador del día fue sin duda Ogier, que recuperó el liderato del rally tras marcar el mejor tiempo en dos de las tres especiales en los Alpes franceses, cerca de Digne-les-Bains lo que le permitió llegar con una ventaja de 5,4 segundos sobre Ogier antes de los dos tramos de la tarde, ventaja que se redujo a 5 segundos a falta del último tramo del día. Fue entonces cuando Ogier, que ya había optado por salir con dos neumáticos blandos y dos de nieve en su Toyota GR Yaris, optó por seguir la estrategia de Loeb y cambiar a blandos en las cuatro ruedas

 

Como suele ser habitual, el ambiente nocturno en esta aprueba es increible

 

El día siguiente Fourmaux fue la primera baja de la prueba tras sufrir un fuerte accidente (sin consecuencias para él ni para su copiloto) en el kilómetro 12,1 del primer tramo del día cuando el Puma golpeó una pared de roca en una curva a izquierdas, y se salió de la carretera tras volcar, pasar por encima del guardarraíl y caer por la ladera de la montaña. Loeb sin embargo lograba imponerse en cuarto de los seis tramos y con casi 48 años, se convertía en el piloto más veterano en liderar una prueba del WRC con una ventaja de 9,9 segundos sobre Ogier y de 22 segundos sobre Evans, Neuville escalaba hasta la cuarta posición, a 25,8 segundos del británico y Gus Greensmith (Ford Puma) se recuperaba de un pequeño problema con el sistema híbrido y lograba su primera victoria en el WRC (tramo 7), con lo que terminaba el día en séptima posición, por detrás de su compañero Breen.

 

El Shakedown fue un aperitivo de lo que estaba por llegar y es que tan sólo 0,5 segundos separaron a Ogier de Loeb tras la disputa el jueves por la mañana del tramo de montaña de 2,29 km que va de Sainte-Agnes a Peille

 

Con casi 48 años, Loeb se convertía en el piloto más veterano en liderar una prueba del WRC

 

El sábado, Solberg seguía los pasos de Fourmaux y se sumaba a la lista de abandonos al salirse en una curva a derechas tras bloquear los frenos en el segundo tramo del día. No sería el único en salirse, pues el piloto británico de Toyota, Evans, decía adiós a sus opciones de subirse al podio cuando se salió en el último tramo de la mañana, si bien, pudo seguir en la prueba gracias a la bandera roja que provocó. No tuvo tanta suerte Tänak, que primero perdió más de un minuto con un pinchazo en la rueda trasera izquierda de su Hyundai i20 en la primera especial y, más tarde, en la segunda pasada por el tramo Saint-Geniez tuvo que abandonar tras golpear un banco de nieve.

 

La 90ª edición del Montecarlo no sólo pasará la historia por el debut de los nuevos Rally1 híbridos, sino que también lo hará por el duelo que se vivió entre los dos pilotos que han dominado esta especialidad en los últimos 20 años: Sébastien Loeb (9 títulos) y Sébastien Ogier (8 títulos) y del que Loeb salió victorioso, consiguiendo así su 8ª victoria en esta prueba

 

Evans fue el mejor del resto hasta que un error en el último tramo del amañana le dejó sin opciones de podio

 

El gran triunfador del día fue sin duda Ogier, que recuperó el liderato del rally tras marcar el mejor tiempo en dos de las tres especiales en los Alpes franceses, cerca de Digne-les-Bains lo que le permitió llegar con una ventaja de 5,4 segundos sobre Ogier antes de los dos tramos de la tarde, ventaja que se redujo a 5 segundos a falta del último tramo del día. Fue entonces cuando Ogier  que ya había optado por salir con dos neumáticos blandos y dos de nieve en su Toyota GR Yaris, optó por seguir la estrategia de Loeb y cambiar a blandos en las cuatro ruedas. Una decisión afortunada, pues lograba superar a Loeb en 16,1 segundos con lo que aumentaba su ventaja a 21,1 segundos a falta de los últimos cuatro tramos del domingo. Breen (Ford Puma) terminaba el día en tercera posición, pero ya a 1 minuto y 26 segundos de su compañero Loeb y Rovanperä (Toyota) se beneficiaba de tantos incidentes y sumado a sus victorias en los dos últimos tramos, pasaba del noveno al cuarto puesto a 37,8 segundos de Breen.

 

Ver también
WRC Rally de Croacia: victoria de Rovanperä, que aumenta su ventaja en el Mundial

Loeb lograba su 80ª victoria en el WRC con 10,5 segundos de ventaja, convirtiéndose así en el ganador más veterano de una prueba del WRC, pasando además a liderar la clasificación de pilotos

 

La decisión de copiar la esytrategía de neumáticos de Loeb, fue clave para Ogier  aumentase su ventaja al acabr la etapa del  sábado

 

Paradojas del destino, si el sábado el hecho de copiar la estrategia de Loeb permitió a Ogier ampliar su ventaja y ser claro favorito a lograr su novena victoria en el Montecarlo, el domingo y ya con 24,6 segundos de ventaja a falta de los dos últimos tramos, un pinchazo en la rueda delantera izquierda en el penúltimo tramo, permitió a Loeb recuperar el liderato con 9,5 segundos a falta del Power Stage, en el que encima supero a Ogier en un segundo, logrando así su 80ª victoria en el WRC con 10,5 segundos de ventaja, convirtiéndose así en el ganador más veterano de una prueba del WRC, pasando además a liderar la clasificación de pilotos. Esta victoria, sumada al tercer puesto de Breen y al quinto de Greensmith, permiten a Ford liderar el Mundial de Constructores. Suecia, la única prueba puramente invernal de la temporada será la siguiente prueba donde no estarán ni Loeb ni Ogier, que seguirá con su programa parcial con Toyota tras retirarse de la competición a tiempo completo la pasada temporada.

 

Evans, decía adiós a sus opciones de subirse al podio cuando se salió en el último tramo de la mañana del sábado, si bien, pudo seguir en la prueba gracias a la bandera roja que provocó. No tuvo tanta suerte Tänak, que primero un pinchazo y luego ungolpe contra un banco de nieve le obligaron a abandonar

 

Con tres coches entre los 5 primeros, Ford pasa a liderar el Mundial de constructores

 

Clasificación pilotos

 

Clasificación constructores