Estás leyendo
Aston Martin DB5 Continuation, el regreso de un icono

Aston Martin DB5 Continuation, el regreso de un icono

+3
Ver galería

Aunque Goldfinger (1964) no fue la primera película de 007 -el agente secreto más famoso del mundo- sin duda es una de las películas más carismáticas de James Bond y gran parte de culpa lo tiene el Aston Martin DB lleno de “gadgets” que “Q” puso a disposición de James Bond para hacer frente a los secuaces de Goldfinger. Desde entonces, no ha habido ningún coche que le haya hecho sombra, es más, 42 años más tarde volvió a aparecer en la película Golden Eye (2006) y en dos entregas más de la saga: Quantum of Solace (2008) y SkyFall (2012), película en que acabaría siendo destruido.

 

Ahora, 55 años más tarde, en colaboración con EON Productions, productora de la saga James Bond, el mítico DB5 con “gadgets” incluidos, regresa a la planta de Newport Pagnell, eso sí, en una edición limitada de 25 unidades

 

El Aston Martin DB5 Continuation cuenta con los mismos gadtes que el de la película “Goldfinger”, incluido el cambio de matrícula

 

En la vida real, el D5 estuvo en producción 1963 y 1965, periodo de tiempo en el cual se fabricaron en la línea de producción de Newport Pagnell un total de 900 unidades. Ahora, 55 años más tarde, en colaboración con EON Productions, productora de la saga James Bond, el mítico DB5 con “gadgets” incluidos, regresa a la planta de Newport Pagnell, eso sí, en una edición limitada de 25 unidades, de las cuales, la primera de ellas, el “Job1” ya ha salido después de 4.500 horas de trabajo artesanal.

 

El Aston Martin D5 Continuation cuenta con los mismos gadgets  que “Q” instaló en el DB5 de James Bond

 

 

Las ametralladoras en los intermitentes delanteros son ficticias

 

El Aston Martin D5 Continuation cuenta con los mismos gadgets que el original, entre ellos, las placas de matrícula giratorias, las ametralladoras en los intermitentes delanteros (ficticias eso sí), el escudo antibalas trasero o el asiento del copiloto eyectable (opcional). En su interior, también se han recreado los gadgets que tanto llamaron la atención en su momento, como el teléfono en la puerta del conductor, la pantalla radar de seguimiento (ficticia) e incluso, cuenta con los mandos escondidos para la activación de los gadgets instalados por “Q”. En el apartado mecánico, conserva el motor de seis cilindros en línea de 4.0 litros y 290 CV de potencia, asociado a una cambio manual ZF de cinco velocidades con diferencial de deslizamiento limitado mecánico y en cuanto a su chasis de acero, éste cuenta con paneles de aluminio.

Ver también
50º aniversario del Lamborghini Urraco

 

En la vida real, el D5 estuvo en producción 1963 y 1965, periodo de tiempo en el cual se fabricaron en la línea de producción de Newport Pagnell un total de 900 unidades

 

Está equipado con el mism motor de seis cilindros en línea de 4.0 litros y 290 CV de potencia, asociado a una cambio manual ZF de cinco velocidades