Estás leyendo
BMW revoluciona la industria: redes de pesca recicladas para fabricar piezas

BMW revoluciona la industria: redes de pesca recicladas para fabricar piezas

Por primera vez en la industria del automóvil, los modelos de la plataforma NEUE KLASSE que se lanzarán a partir de 2025 contarán con molduras hechas de plástico cuya materia prima contiene alrededor del 30% de redes y cuerdas de pesca recicladas. Esta materia prima se obtiene de manera proactiva en puertos de todo el mundo para garantizar que no termine desechándose en el mar. En un exclusivo proceso de reciclaje, el material de desecho de la industria marítima se utiliza para producir piezas de revestimiento adecuadas para el exterior y el interior de los futuros vehículos. Los componentes resultantes tienen una huella de carbono aproximadamente un 25% menor que sus homólogos fabricados con plásticos producidos de forma convencional.

 

Los residuos de nailon reciclado forman la base de un hilo sintético con el que se fabrican, por ejemplo, los tapetes del BMW iX y del nuevo BMW X1. Este material, conocido como ECONYL, se fabrica a partir de redes de pesca desechadas, así como de revestimientos de suelo desgastados y residuos de la producción de plásticos

 

El exclusivo proceso de reciclaje crea un material plástico reciclado a partir de los desechos del océano

El Grupo BMW está trabajando con diferentes enfoques para utilizar los desechos plásticos de la industria marítima como materia prima para componentes de vehículos con el fin de conservar recursos valiosos y reducir las emisiones de CO2. Esta forma de reciclaje permite reducir la necesidad de plásticos primarios derivados del petróleo y, al mismo tiempo, contrarrestar la contaminación de los océanos. Los residuos de nailon reciclado forman la base de un hilo sintético con el que se fabrican, por ejemplo, los tapetes del BMW iX y del nuevo BMW X1. Este material, conocido como ECONYL, se fabrica a partir de redes de pesca desechadas, así como de revestimientos de suelo desgastados y residuos de la producción de plásticos.

 

En un exclusivo proceso de reciclaje, el material de desecho de la industria marítima se utiliza para producir piezas de revestimiento adecuadas para el exterior y el interior de los futuros vehículos. Los componentes resultantes tienen una huella de carbono aproximadamente un 25% menor que sus homólogos fabricados con plásticos producidos de forma convencional

 

El exclusivo proceso de reciclaje crea un material plástico reciclado a partir de los desechos del océano que, por ejemplo, encontramos en los tapetes del BMW iX y del nuevo BMW X1.

En una nueva iniciativa desarrollada en cooperación con la empresa danesa PLASTIX, el Grupo BMW está llevando el reciclaje de desechos plásticos marítimos un paso más allá. Después de la separación, las redes de pesca y las cuerdas se someten a un proceso innovador que produce gránulos de plástico. Si bien el plástico marítimo reciclado hasta ahora sólo se ha utilizado en la industria automotriz en forma de fibras para nuevos componentes de vehículos, este material reciclado ahora también es adecuado para el proceso de moldeo por inyección por primera vez. La materia prima de los componentes fabricados de esta manera puede consistir en alrededor del 30% de residuos plásticos marítimos. Esto crea posibilidades de aplicación adicionales para los plásticos reciclados. Los componentes fabricados mediante el proceso de moldeo por inyección son molduras que se utilizarán tanto en áreas visibles como en las no visibles del exterior y el interior de los modelos de la plataforma NEUE KLASSE a partir de 2025. En general, el Grupo BMW ha fijado el objetivo de aumentar la proporción de materiales secundarios en los termoplásticos utilizados en vehículos nuevos de alrededor del 20% actual a un promedio del 40% para 2030.

Ver también
Telemetry X, un innovador concepto de “conectividad en pista” de Lamborghini

 

Por primera vez en la industria automotriz, los modelos de la plataforma NEUE KLASSE que se lanzarán a partir de 2025 contarán con molduras hechas de plástico cuya materia prima contiene alrededor del 30% de redes y cuerdas de pesca recicladas. Esta materia prima se obtiene de manera proactiva en puertos de todo el mundo para garantizar que no termine desechándose en el mar

 

Las emisiones de CO2 se reducen en un 25 % en comparación con los componentes fabricados de forma convencional