Estás leyendo
Ford prueba una tecnología de geoperimetraje que podría reducir automáticamente la velocidad de los vehículos para mejorar la seguridad de todos

Ford prueba una tecnología de geoperimetraje que podría reducir automáticamente la velocidad de los vehículos para mejorar la seguridad de todos

En Europa, dependiendo del país, hasta el 29% de las víctimas mortales de la carretera son peatones y ciclistas. Es por ello que para reducir el riesgo para los peatones en las zonas urbanas se están estableciendo zonas de 30 Km/h alrededor de las escuelas, los hospitales y zonas comerciales. Sin embargo, ver las señales puede depender de su visibilidad, de si están ocultas por las ramas o de si están rodeadas por un grupo de otras señales. Para solucionar este problema, Ford está probando una tecnología de vehículos conectados que utiliza el geoperimetraje (geofencing), un límite geográfico virtual que algún día podría eliminar por completo la necesidad de señales de límite de velocidad. Además de hacer las calles más seguras para los demás usuarios y los peatones, el sistema de control de límites de velocidad por geovallas de Ford podría ayudar a los conductores a evitar multas por exceso de velocidad y ayudar además a la reducción del número de señales en las calles y carreteras.

 

El conductor recibe la información a través de la pantalla del salpicadero, con el nuevo límite de velocidad parpadeando por debajo de la velocidad actual y el vehículo reduce automáticamente la velocidad en función de la zona geovallada. El conductor puede anular el sistema y desactivar el control del límite de velocidad en cualquier momento

 

Ver también
Sukuki invierte en Skydrive, un desarrollador de coches voladores

Mediante el geoperimetraje (geofencing) es posible establecer un límite geográfico virtual que algún día podría eliminar por completo la necesidad de señales de límite de velocidad

 

La prueba es el resultado de la colaboración entre el equipo de Ford City Engagement, las autoridades municipales de Colonia y Aachen, y los ingenieros de software de Ford en Palo Alto (EE.UU). Junto con sus colegas de Aachen, los ingenieros de Palo Alto desarrollaron una tecnología que conecta el vehículo con el sistema de geofencing para el seguimiento por GPS y el intercambio de datos. El conductor recibe la información a través de la pantalla del salpicadero, con el nuevo límite de velocidad parpadeando por debajo de la velocidad actual y el vehículo reduce automáticamente la velocidad en función de la zona geovallada. El conductor puede anular el sistema y desactivar el control del límite de velocidad en cualquier momento. En el futuro, el sistema de Control de Límite de Velocidad Geoperimetral de Ford podría permitir a los conductores establecer sus propias zonas geofencing a velocidades tan bajas como 20 Km/h. Los límites de velocidad también podrían establecerse de forma dinámica para tener en cuenta los peligros locales, las obras temporales en la carretera y la hora del día.