Estás leyendo
Mercedes-Benz recibe la primera homologación internacional de un sistema de conducción autónoma

Mercedes-Benz recibe la primera homologación internacional de un sistema de conducción autónoma

Mercedes-Benz se ha convertido en la primera marca automovilística del mundo en recibir la homologación internacional de un sistema de conducción autónoma al ser la primera marca en cumplir con los exigentes requisitos legales de la norma UN-R157 para un sistema de conducción autónoma de nivel 3 de la Autoridad Federal Alemana de Transporte por Carretera (KBA) y es que, este pais ha asumido un papel pionero en este sentido con la apertura de la Ley de Tráfico (StVG) para los sistemas de conducción autónoma de nivel 3 en 2017. Así, aquellos conductores que a partir del primer semestre de 2022 se compren el nuevo Clase S o el EQS equipado con DRIVE PILOT lo podrán conducir en modo autónomo a velocidades de hasta 60 km/h en situaciones de tráfico denso o congestionado en 13.191 Km de autopista en Alemania si bien, ya se están llevando a cabo pruebas de este sistema en otros países como Estados Unidos y China, todo ello con la intención de extenderlo a otros países tan pronto como exista un marco legal nacional para el funcionamiento de este tipo de sistema en otros mercados.

 

Los mandos necesarios para activarlo se encuentran en el aro del volante, a la izquierda y a la derecha, sobre los huecos para los pulgares. Cuando el conductor activa el DRIVE PILOT, el sistema controla la velocidad y la distancia, y guía el vehículo sin esfuerzo dentro de su carril

 

Mercedes-Benz se ha convertido en la primera empresa automovilística del mundo en recibir la homologación internacional de un sistema de conducción autónoma

 

Los mandos necesarios para activarlo se encuentran en el aro del volante, a la izquierda y a la derecha, sobre los huecos para los pulgares. Cuando el conductor activa el DRIVE PILOT, el sistema controla la velocidad y la distancia, y guía el vehículo sin esfuerzo dentro de su carril. El perfil de la ruta, los acontecimientos que se producen en ella y las señales de tráfico se tienen en cuenta de forma correspondiente. El sistema también reacciona ante situaciones de tráfico inesperadas y las gestiona de forma autónoma, por ejemplo, mediante maniobras de evasión dentro del carril o maniobras de frenado. Esto pèrmite al conductor despreocuparse del tráfico y centrarse en determinadas actividades secundarias, ya sea comunicarse con sus compañeros a través de In-Car Office, navegar por Internet o relajarse viendo una película, todo ello mediante aplicaciones en la pantalla central integrada que, de otro modo, estarían bloqueadas durante la conducción.

 

Mercedes-Benz se ha convertido en la primera empresa automovilística del mundo en recibir la homologación internacional de un sistema de conducción autónoma al ser la primera marca en cumplir con los exigentes requisitos legales de la norma UN-R157 para un sistema de conducción autónoma de nivel 3 de la Autoridad Federal Alemana de Transporte por Carretera (KBA)

 

 

En el aro del volante, sobre los huecos para los pulgares, están los mandos necesarios para activar el DRIVE PILOT

 

DRIVE PILOT se basa en los sensores de entorno del paquete de asistencia a la conducción y comprende otros sensores que Mercedes-Benz considera indispensables para una conducción segura y condicionalmente automatizada. Entre ellos se encuentran el LiDAR, así como una cámara en la luneta trasera y micrófonos, especialmente para detectar las luces azules y otras señales especiales de los vehículos de emergencia, así como un sensor de humedad en el hueco de la rueda. Además de los datos de los sensores, el DRIVE PILOT recibe información sobre la geometría de la carretera, el perfil de la ruta, las señales de tráfico y situaciones de tráfico inusuales (por ejemplo, accidentes u obras en la carretera) desde un mapa digital en alta definición. Esto se pone a disposición y se actualiza a través de una conexión backend. La Clase S con el DRIVE PILOT dispone además de sistemas adicionales de dirección y frenado, así como de un sistema eléctrico de a bordo, de modo que sigue siendo maniobrable incluso si falla uno de estos sistemas y puede garantizarse el relevo seguro del conductor. Si el conductor no recupera el control, incluso después de un requerimiento cada vez más urgente y de la finalización del tiempo de toma de posesión, por ejemplo, debido a un problema grave de salud, el sistema frena el vehículo hasta detenerlo de forma controlada y con una deceleración adecuada. Al mismo tiempo, se encienden las luces de emergencia y, una vez que el vehículo se ha detenido, se activa el sistema de llamada de emergencia de Mercedes-Benz y se desbloquean las puertas y las ventanillas para facilitar el acceso al interior a los posibles socorristas.

Ver también
AIR4 el Renault 4L volador

 

Así, aquellos conductores que se compren a partir del primer semestre de 2022 el nuevo Clase S equipado con DRIVE PILOT lo podrán conducir en modo autónomo a velocidades de hasta 60 km/h en situaciones de tráfico denso o congestionado en tramos de autopista adecuados en Alemania

 

El DRIVE PILOT se basa en una serie de sensores de entorno

 

La máxima prioridad de Mercedes-Benz a la hora de introducir un sistema de este tipo es la seguridad, que incluye altas exigencias de fiabilidad operativa. La ubicación exacta de la Clase S se determina mediante un sistema de posicionamiento de gran precisión. Éste es mucho más potente que los sistemas GPS convencionales. Además, los datos obtenidos de la navegación por satélite se cotejan con los datos de los sensores y los datos de un mapa HD. Los datos de los sensores recogidos por el LiDAR, la cámara, el radar y los sensores ultrasónicos pueden ser, por ejemplo, información sobre la geometría de la carretera, las características de la ruta, los puntos de referencia o las señales de tráfico. El mapa HD proporciona una imagen tridimensional de las calles y el entorno. Los datos cartográficos se almacenan en centros de datos backend y se actualizan constantemente. Cada vehículo almacena también una imagen de esta información cartográfica a bordo, la compara constantemente con los datos de backend y actualiza el conjunto de datos locales si es necesario. De este modo, el mapa HD ofrece un posicionamiento estable mediante una representación del entorno independiente, por ejemplo, de los efectos de las sombras o de un sensor sucio. También proporciona información sobre la geometría de las carreteras o sobre acontecimientos especiales del tráfico, como las obras. Este mapa de alta precisión se diferencia de los mapas para dispositivos de navegación, entre otras cosas, por su mayor precisión en el rango de centímetros en lugar de metros y su modelo detallado de intersecciones y vías. Una potente unidad de control central proporciona las sofisticadas funciones de software necesarias para la conducción autónoma. En el marco de la moderna arquitectura de seguridad, los algoritmos importantes se calculan de forma repetida.