Estás leyendo
El prototipo Renndienst nos muestra cómo podrían ser los interiores de los Porsche en el futuro

El prototipo Renndienst nos muestra cómo podrían ser los interiores de los Porsche en el futuro

En el libro Porsche Unseen, el fabricante de deportivos ha publicado recientemente 15 prototipos de diseño que hasta ahora eran secretos. Entre ellos se encuentra el “Renndienst” (su nombre hace referencia al Volkswagen Transporter Renndienst, que antiguamente hacía de vehículo de servicio al equipo de competición de la marca), un mono­volumen con capacidad para hasta seis pasajeros, que además de por su diseño futurista, llama la atención su interior, un atisbo de lo que está por llegar. “Hemos pensado cómo conseguir el inconfundible aire de Porsche en un habitáculo muy alejado del clásico interior de un deportivo. Y cómo diseñar la conducción autónoma”, explica Mauer, Director de Diseño. “No es que demos por sentado que nuestros clientes quieran renunciar al volante”, dice Mauer. Pero para poder pensar libremente en el futuro, se deben traspasar fronteras. De ahí surgió la idea de situar al conductor del “Renndienst” en posición central. “Si quiero conducir, tengo más sensación de estar en un puesto de mando que en cualquier otro automóvil. Si no, el asiento del conductor se puede girar 180 grados y orientarse de cara a los otros pasajeros. Esta idea básica la hemos estado desarrollando durante aproximadamente un año”.

 

Ivo van Hulten, Director de Diseño de Experiencia de Usuario (UX) trabaja mirando a la clientela del futuro: la generación smartphone

 

El Porsche “Renndienst” es un mono­volumen que, además de por su diseño futurista, llama la atención su interior

 

El diseño de las ventanillas laterales es asimétrico. “Un lado está cerrado y los pasajeros pueden recogerse en él”, explica Auerbach, Director de Diseño de Interiores. “El otro está provisto de un gran panel de vidrio que permite mirar hacia el exterior. Cuando cerramos las puertas, el habi­táculo da la sensación de ser una cápsula protectora”. Esta sensación de protección y confort domina el interior modular. Los pasajeros de la primera fila se sientan a derecha e izquierda en asientos envolventes ergonómicos. Disfrutan de una vista sin obstáculos hacia delante y hacia sus propias pantallas situadas en el salpicadero. Los reposacabezas de la banqueta trasera son flotantes, con lo que permiten mirar libremente por la luneta posterior. El lujo de este espacio convertible es posible gracias a una tecnología de propulsión eléctrica oculta en la parte inferior.

 

En cuanto a los materiales del futuro, éstos serán materias primas renovables como la madera, reinterpretadas y combinadas con metales o plásticos sostenibles

 

El Porsche “Renndienst” tiene capacidad para hasta seis pasajeros

 

Por su parte, Ivo van Hulten, Director de Diseño de Experiencia de Usuario (UX) trabaja mirando a la clientela del futuro: la generación smartphone. “Antes, el hambre por lo nuevo se saciaba con la compra del producto. Hoy, a muchos jóvenes ya no solo les fascina la estética de un producto, sino las posibilidades que ofrece”. El aspecto del interior depende por tanto de muchos factores aparte de las formas y los materiales. “Hay que hacerse las siguientes preguntas: ¿es el interior lo bastante modular para adaptarse a nuevas circunstancias de vida unos años después de la compra?, ¿puedo hacer actualizaciones a distancia y a cualquier hora?”. Van Hulten confía en encontrar respuestas en forma de una estética nueva: “En el Departamento UX nos inspiramos en la impresionante historia de la marca y nos atrevemos a mirar hacia el futuro lejano”.

 

En el libro Porsche Unseen, el fabricante de deportivos ha publicado recientemente 15 prototipos de diseño que hasta ahora eran secretos. Entre ellos se encuentra el “Renndienst”, un mono­volumen con capacidad para hasta seis pasajeros, que además de por su diseño futurista, llama la atención su interior, un atisbo de lo que está por llegar

 

Ver también
10 sistemas ADAS obligatorios en 2022 que salvarán 25.000 vidas en Europa

 

El interior del Porsche “Renndienst” es un atisbo de lo que está por llegar

 

En cuanto a los materiales del futuro, éstos serán materias primas renovables como la madera, reinterpretadas y combinadas con metales o plásticos sostenibles. Si en el pasado la madera fue desterrada de los vehículos, pronto podría llegar su regreso. Además, Auerbach apuesta por los denominados materiales inteligentes, que ofrecen capacidades especiales, como reaccionar a factores externos e iluminarse por sí solos sin recibir luz directa, o por materiales que cambian repetidamente de forma y se adaptan perfec­tamente a las necesidades ergonómicas de los ocupantes. Los automóviles cuyo interior no tiene fuerza, sobreviven poco tiempo porque no es posible establecer un vínculo emocional con ellos”, resume Auerbach. Para este diseñador de interiores, está claro que en el futuro seguirá habiendo interruptores y botones: “El equilibrio entre paneles de control analógicos y digitales está cambiando. Aun así, en la cabina del vehículo los botones táctiles son perfectos porque no hace falta apartar la vista de la calzada. Sin embargo, eso puede cambiar si un día necesito hacer muchas menos cosas como conductor. En todo caso no debemos solucionarlo todo mediante el componente visual, ya que nos faltaría espacio”.

 

En el Departamento UX nos inspiramos en la impresionante historia de la marca y nos atrevemos a mirar hacia el futuro lejano

 

Los pasajeros de la primera fila se sientan en asientos envolventes ergonómicos. Disfrutan de una vista sin obstáculos hacia delante y hacia sus propias pantallas situadas en el salpicadero