Estás leyendo
Audi da un paso más hacia una movilidad más segura e inteligente

Audi da un paso más hacia una movilidad más segura e inteligente

Desde 2017, los coches fabricados por Audi son capaces de compartir información sobre accidentes, vehículos averiados, atascos, hielo en la carretera o situaciones de visibilidad reducida. Para ello, el servicio car-to-x que proporciona alertas locales de peligro analiza diversos datos, como las intervenciones del control electrónico de estabilidad (ESC), los sensores de lluvia y luz, los limpiaparabrisas y los faros, así como las llamadas de emergencia y la activación de los airbags. Ahora, Audi da un paso más mejorando este servicio y en colaboración con la empresa sueca NIRA Dynamics AB, Car.Software organization y HERE Technologies ha desarrollado las alertas de peligro mejoradas, que gracias a una aplicación car-to-cloud basada en un novedoso proceso de estimación del coeficiente de fricción, que tiene en cuenta el deslizamiento de las ruedas. La tecnología puede detectar la más mínima alteración en la adherencia de la superficie de la carretera, subir los datos a la nube para procesarlos y avisar en tiempo real a los conductores que todavía no han llegado a zonas con peligro.

 

Desde 2017, los coches fabricados por Audi son capaces de compartir información sobre accidentes, vehículos averiados, atascos, hielo en la carretera o situaciones de visibilidad reducida

 

Ver también
10 sistemas ADAS obligatorios en 2022 que salvarán 25.000 vidas en Europa

La tecnología puede detectar la más mínima alteración en la adherencia de la superficie de la carretera, subir los datos a la nube para procesarlos y avisar en tiempo real a los conductores

 

Los datos de los sensores son anónimos, tanto en el propio coche como en la nube alojada en NIRA Dynamics AB, a la que se transmiten. Los datos acumulados se combinan con metadatos como la información meteorológica actual y los valores empíricos se transmiten al proveedor de servicios HERE Technologies a través de un servidor de NIRA. En este punto, los datos se integran en la plataforma de localización HERE, que representa la red de carreteras como un modelo tridimensional preciso. Los servidores de HERE envían la información de advertencia o alerta de posible peligro en la carretera a los coches que se encuentran o se dirigen a zonas en malas condiciones. Obviamente, cuanto más coches conectados haya, mejor podrá el sistema analizar, interpretar y crear los mapas, y así poder informar o advertir a los conductores en función de la situación. Cabe recordar la ventaja competitiva del Grupo Volkswagen, pues el servicio está disponible en los nuevos modelos de Audi, Volkswagen, SEAT, Škoda, Porsche, Bentley y Lamborghini. Así, a fecha de hoy, hay más de 1,7 millones de vehículos del Grupo Volkswagen en Europa que suministrarán datos actualizados para el servicio de alerta sobre posibles peligros en la ruta, pero esta cifra aumentará a más de 3 millones en 2022.