Estás leyendo
Las ITV controlarán el estado de las ADAS

Las ITV controlarán el estado de las ADAS

Hoy en día, los sistemas avanzados de asistencia a la conducción ADAS son cada vez más comunes, suponen los primeros pasos hacia la conducción autónoma e incrementan notablemente la seguridad. Por este motivo, la Unión Europea va a hacer obligatoria su incorporación, por etapas, en los coches homologados a partir del año 2022, de tal manera, que pasaran a ser obligatorios en los nuevos coches homologados los avisadores de distracciones y somnolencia, la frenada automática con detección de peatones y ciclistas, la cámara de visión posterior, el asistente de cambio involuntario de carril, una unidad de almacenamiento de datos y el asistente de velocidad inteligente.

 

En caso de sufrir un accidente que afecte a alguno de sus elementos, tras la reparación habrá que recalibrar las cámaras y sensores para que funcionen correctamente. Es importante señalar que esto afecta especialmente al parabrisas, que aloja algunos de los sensores de los sistemas ADAS

 

Las ITV se encargrán de controlar el correcto funcionamieto de las ADAS

 

Como paso previo a esta implantación, el próximo 20 de mayo entrará en vigor el reglamento que obliga a los fabricantes de vehículos a facilitar los datos necesarios para poder realizar la ITV de tal manera que se pueda verificar el correcto funcionamiento de dichos sistemas de seguridad obligatorios. Los sistemas ADAS están compuestos, principalmente, de un conjunto de sensores (cámaras, radar y ultrasonidos, principalmente), una unidad o “cerebro” que fusiona e “interpreta” la información aportada por ellos, y el cableado y conexiones necesarios para unirlos. Desde el punto de vista del usuario, estos sistemas no requieren de ninguna atención ni mantenimiento especial.

 

 

Ver también
Súperderpotivos eléctricos “made in Spain”

los fabricantes de vehículos van a tner que facilitar los datos necesarios para poder realizar la ITV de tal manera que se pueda verificar el correcto funcionamiento de dichos sistemas de seguridad obligatorios

Son los servicios oficiales o talleres autorizados, quienes comprueban electrónicamente que no hay fallos en el sistema, según el mantenimiento programado en el libro de revisiones. En caso de sufrir un accidente que afecte a alguno de sus elementos, tras la reparación habrá que recalibrar las cámaras y sensores para que funcionen correctamente. Es importante señalar que esto afecta especialmente al parabrisas, que aloja algunos de los sensores de los sistemas ADAS. Cuando se sustituye un parabrisas, hay que desmontar las cámaras del cristal roto y montarlos en el nuevo. Una vez instalados, estos sistemas han de ser recalibrados para asegurar que funcionan con la máxima precisión y proporcionan la información correcta a los sistemas de seguridad.

 

Las ADAS son cada vez más comunes y suponen los primeros pasos hacia la conducción autónoma, lo que va a incrementan notablemente la seguridad