Estás leyendo
Citroën “Oli”, el enfoque radical para cambiar el rumbo de la movilidad eléctrica familiar

Citroën “Oli”, el enfoque radical para cambiar el rumbo de la movilidad eléctrica familiar

+2
Ver galería

El innovador Ami ha demostrado cómo Citroën se atreve a hacer las cosas de forma diferente para cumplir su compromiso de poner al alcance de todos la movilidad 100% eléctrico. Ahora Citroën ha dado un paso más y ha presentado el “Oli” ((All-ë), un llamativo e innovador “laboratorio sobre ruedas” diseñado para cambiar el rumbo de la movilidad familiar, rompiendo la tendencia de la industria de fabricar coches eléctricos pesados, complejos y caros. Así, en lugar de ser un “palacio sobre ruedas” de 2.500 Kg repleto de pantallas y dispositivos, el Oli demuestra que sólo con las cosas que los clientes necesitan y quieren, respaldadas por el uso de innovadores materiales y un proceso de producción sostenible, es posible satisfacer las necesidades de una movilidad de cero emisiones barata y atractiva que satisfaga los múltiples estilos de vida.

 

Su capó, techo y paneles de la “caja trasera” planos, además de permitir que el coche tenga una carrocería única, se han elegido para cumplir los objetivos de bajo peso, alta resistencia y máxima durabilidad y se han fabricado a partir de cartón corrugado reciclado con una estructura de tipo sándwich en nido de abeja entre paneles de refuerzo de fibra de vidrio. Revestidos con resina de poliuretano Elastoflex cubierta con una capa protectora de Elastocoat resistente y texturizada, y pintados con la innovadora pintura al agua R-M Agilis, estos paneles son tan rígidos que, un adulto puede ponerse de pie sobre ellos, y su peso se reduce en un 50% frente a los equivalentes construidos en acero para el techo

 

Tras la presentación del Ami, Citroën ha presentado ahora el concept car Olicon el que pretende cambiar el rumbo de la movilidad familiar

Ligereza ante todo

 

Este concept car de 4,20m de largo, 1,65m de alto y 1,90m de ancho puede ser lo que se necesite: un vehículo familiar, para explorar la urbe, para una aventura, como el perfecto compañero de trabajo o incluso como una extensión del hogar gracias a su capacidad para suministrar energía a los electrodomésticos de uso diario. Pero sin duda, su principal ventaja es su peso: alrededor de los 1.000 kg, lo que lo hace mucho más ligero que la mayoría de los SUV compactos comparables. Esto permite que su motor eléctrico se alimente con una batería de 40 kWh con una autonomía de hasta 400 Km, además, al limitar la velocidad máxima a 110 Km/h para maximizar la eficiencia, sólo consume 10 kWh/100 km, y la carga del 20% al 80% se completa en 23 minutos. Gracias  a  su función “Vehicle to Load” (V2L), mediante una toma de corriente de 3,6kW (el equivalente a un enchufe doméstico de 230 V y 16 Ah), el “Oli” puede además suministrar energía a un dispositivo eléctrico de 3.000 W durante aproximadamente 12 horas.

 

En su interior no encontramos pantallas multimedia y es que, en el “Oli”, todo el infoentretenimiento y la comunicación necesaria en el vehículo está en el Smartphone que, una vez conectado, la información del teléfono y las aplicaciones se combinan con los datos esenciales del vehículo que se proyecta a lo largo del borde inferior del parabrisas

 

Su principal ventaja es su peso: alrededor de los 1.000 kg, lo que lo hace mucho más ligero que la mayoría de los SUV compactos comparables

Su capó, techo y paneles de la “caja trasera” planos, además de permitir que el coche tenga una carrocería única, se han elegido para cumplir los objetivos de bajo peso, alta resistencia y máxima durabilidad y se han fabricado a partir de cartón corrugado reciclado con una estructura de tipo sándwich en nido de abeja entre paneles de refuerzo de fibra de vidrio. Revestidos con resina de poliuretano Elastoflex cubierta con una capa protectora de Elastocoat resistente y texturizada, y pintados con la innovadora pintura al agua R-M Agilis, estos paneles son tan rígidos que, un adulto puede ponerse de pie sobre ellos, y su peso se reduce en un 50% frente a los equivalentes construidos en acero para el techo.  El parabrisas es vertical porque así la distancia entre la parte superior y la inferior es más corta y requiere una menor cantidad de vidrio con lo que, además de reducir el peso y la complejidad, el menor tamaño de la superficie permite que sea menos costosa de producir o sustituir, disminuyendo así la exposición de los ocupantes a los efectos del sol, a la vez que ayuda a reducir hasta un 17% la demanda de energía que el sencillo sistema de aire acondicionado del “Oli” exige a sus baterías. Por su parte, las grandes ventanas horizontales están ligeramente inclinadas hacia el suelo para ayudar a reducir los efectos del sol, y las sencillas secciones manuales de apertura de las ventanas, similares a las utilizadas en el Ami, proporcionan ventilación y aire fresco. Con el objetivo de aumentar la eficiencia, el “Oli” cuenta con un sistema experimental de canalizaciones aerodinámicas “Aero Duct” entre la sección delantera del capó y el panel superior plano que deriva el aire hacia el parabrisas, creando un efecto de cortina que suaviza el flujo de aire sobre el techo. En la parte trasera, el habitual maletero o portón trasero se ha sustituido por un original ejercicio de diseño que aumenta su utilidad: su maletero da paso a una espaciosa caja que lo convierte en una pick-up gracias a que los reposacabezas independientes de los asientos traseros se abaten hacia el techo, el cristal de la luneta trasera se abre hacia arriba, y así el espacio de carga de 994 mm de ancho se alarga en un instante de 679 mm a 1.050 mm.

El innovador Ami ha demostrado cómo Citroën se atreve a hacer las cosas de forma diferente para cumplir su compromiso de poner al alcance de todos la movilidad 100% eléctrico. Ahora Citroën ha dado un paso más y ha presentado el “Oli” ((All-ë), un llamativo e innovador “laboratorio sobre ruedas” diseñado para cambiar el rumbo de la movilidad familiar, rompiendo la tendencia de la industria de fabricar coches eléctricos pesados, complejos y caros

 

En lugar del habitual maletero o portón trasero, el “Oli” cuenta con un inesperado y original ejercicio de diseño que aumenta su utilidad: su maletero da paso a una espaciosa caja que lo convierte en una pick-up

Dado que la producción de llantas de aluminio es costosa y las de acero son pesadas, se ha decidido combinar ambas soluciones por lo que  son un 15% más ligeras que unas llantas de dimensiones equivalentes fabricadas completamente en acero, lo que contribuye a reducir el peso total del vehículo en 6 Kg. Además, gracias a su asociación con Goodyear, el “Oli” está equipado con neumáticos Eagle GO que combina la sostenibilidad con la durabilidad y la tecnología inteligente para controlar el estado del neumático. El compuesto de la banda de rodadura está formado casi en su totalidad por materiales sostenibles o reciclados, como aceites de girasol y sílice de ceniza de cáscara de arroz, así como resinas de pino y caucho totalmente natural que sustituyen al caucho sintético derivado del petróleo. Este neumático tiene además como objetivo garantizar una vida útil de hasta 500.000 Km gracias a la reutilización de la carcasa sostenible y a una profundidad para la banda de rodadura de 11 mm que puede renovarse dos veces a lo largo de la vida útil del neumático. Por último, también está equipado con la tecnología SightLine de Goodyear, que incluye un sensor que monitoriza una serie de parámetros sobre el estado del neumático durante su vida útil.

 

Interior sencillo y amplio

 

Las puertas traseras, más estrechas, utilizan cristales verticales para dar más luz y visibilidad a los pasajeros traseros. Cuando las dos puertas laterales están abiertas el acceso al espacioso habitáculo es amplio, despejado y sin obstáculos que permite meter en el coche a los más pequeños de la familia comodamente. En su interior no encontramos pantallas multimedia y es que, en el “Oli”, todo el infoentretenimiento y la comunicación necesaria en el vehículo está en el Smartphone que, una vez conectado, la información del teléfono y las aplicaciones se combinan con los datos esenciales del vehículo que se proyecta a lo largo del borde inferior del parabrisas. El travesaño simétrico que atraviesa el ancho del vehículo cuenta con cinco interruptores de palanca claramente identificados para el sistema de climatización en el centro y gracias a un riel electrificado, es posible enchufar accesorios mediante tomas USB que se deslizan por él. Detrás y debajo del travesaño se encuentra el “sofá”, una plataforma de almacenamiento en poliuretano termoplástico (TPU) impreso en 3D y reciclable de color naranja brillante con unas “setas” flexibles que mantienen en su sitio objetos. Dado que cada extremo del travesaño está hueco, los altavoces cilíndricos con Bluetooth pueden “acoplarse” para ofrecer un sonido de gran calidad y como además son extraíbles, se puede seguir disfrutando del audio en cualquier lugar. Dos salidas de aire directas, una delante del conductor y otra del acompañante, permiten utilizar una unidad de aire acondicionado más pequeña para contribuir a la eficiencia y reducir el peso.

Ver también
Ferrari Purosangue, el SUV de altas prestaciones que faltaba por llegar

 

Pero sin duda, su principal ventaja es su peso: alrededor de los 1.000 kg, lo que lo hace mucho más ligero que la mayoría de los SUV compactos comparables. Esto permite que su motor eléctrico se alimente con una batería de 40 kWh con una autonomía de hasta 400 Km, además, al limitar la velocidad máxima a 110 Km/h para maximizar la eficiencia, sólo consume 10 kWh/100 km, y la carga del 20% al 80% se completa en 23 minutos

 

Cuando las dos puertas laterales están abiertas el acceso al espacioso habitáculo es amplio, despejado y sin obstáculos

En vez de tener unos voluminosos asientos que bloquean luz y ocupan gran parte del espacio del habitáculo, los asientos delanteros del “Oli” emplean un 80% menos de componentes que los asientos de un SUV equivalente: están formados por resistentes estructuras tubulares sobre las que se monta un cómodo cojín que está recubierto de un tejido fabricado con poliéster 100% reciclado y 100% reciclable. Los innovadores respaldos de malla impresa en 3D cuentan con un reposacabezas integrado y están inspirados en el moderno mobiliario de oficina. Son delgados, pero ofrecen un gran apoyo, son cómodos y con la rigidez precisa en los puntos donde es necesario. Los pasajeros de los asientos traseros pueden utilizar el marco tubular del respaldo para montar accesorios como una tablet a una toma USB, ganchos para colgar bolsas de mano, un marco portavasos, una red para revistas o una pequeña bandeja. En lugar de alfombras difíciles de limpiar, en el “Oli” se recurre a un revestimiento para el suelo modular de una sola pieza, fabricado a partir de poliuretano termoplástico expandido (E-TPU) que, puede sustituirse por completo si el propietario prefiere un nuevo color. Además, el suelo está recubierto de un revestimiento altamente elástico e impermeable que se puede limpiar fácilmente con una manguera gracias. a unos tapones de drenaje de TPU reciclables en el suelo.

 

Gracias a su asociación con Goodyear, el “Oli” está equipado con neumáticos Eagle GO que combina la sostenibilidad con la durabilidad y la tecnología inteligente para controlar el estado del neumático.

 

En su interior no encontramos pantallas multimedia: todo el infoentretenimiento y la comunicación necesaria en el vehículo está en el Smartphone