Estás leyendo
Goodyear se una a Lockheed Martin para comercializar la movilidad lunar

Goodyear se una a Lockheed Martin para comercializar la movilidad lunar

Goodyear, que ya  suministró productos esenciales para el programa Apolo de la NASA, incluida la misión Apolo 11 que aterrizó en la Luna hace hoy 53 años, continuará con esa tradición centrándose en los neumáticos para vehículos lunares al unirse a Lockheed Martin para el desarrollo de un vehículo de movilidad lunar. Desde el Apolo, Goodyear ha seguido innovando junto a la NASA para avanzar en el diseño de un neumático para vehículos lunares. El equipo de empresas pretende ser el primero en establecer operaciones de vehículos comerciales de uso prolongado en la Luna. Goodyear aporta su amplia experiencia en un componente crítico para la misión de atravesar la superficie lunar, los neumáticos.

 

“El programa Artemis de la NASA para vivir y trabajar en la Luna tiene una clara necesidad de transporte en la superficie lunar que pretendemos satisfacer con vehículos conducidos por astronautas o manejados de forma autónoma sin tripulación,” dijo Kirk Shireman, vicepresidente de Campañas de Exploración Lunar de Lockheed Martin. “Estamos desarrollando esta nueva generación de vehículos de movilidad lunar para que estén a disposición de la NASA y de empresas comerciales e incluso de otras agencias espaciales para apoyar la ciencia y la exploración humana. Este enfoque responde al deseo de la NASA de que la industria tome la delantera con esfuerzos comerciales que permitan a la agencia ser uno de los muchos clientes.”

 

Ver también
El regreso de Lancia

Goodyear se basa en su avanzada tecnología de neumáticos sin aire, utilizada en la Tierra con la micromovilidad, las lanzaderas autónomas y los vehículos de pasajeros, para avanzar en la movilidad lunar y soportar las difíciles condiciones de la Luna. Las empresas ya están aplicando su experiencia al proyecto, incluyendo la prueba de componentes en los bancos de pruebas del suelo lunar. Todos los rovers lunares del Apolo se construyeron con el fin de ser utilizados en excursiones de menos de ocho kilómetros desde sus lugares de aterrizaje. Las futuras misiones tendrán que atravesar terrenos escarpados a lo largo de distancias mucho más largas mientras operan bajo temperaturas extremas. Habrá que desarrollar nuevas capacidades en los neumáticos para que sean duraderos durante años e incluso para que sobrevivan a la noche con temperaturas de hasta -250 grados Fahrenheit y a temperaturas diurnas de 250 grados Fahrenheit. Las empresas ya están aplicando la experiencia existente y las pruebas virtuales avanzadas para avanzar en el proyecto. Se están realizando pruebas de neumáticos en bancos de pruebas de suelo lunar. Esto se suma a un avanzado simulador de conducción en bucle que se utiliza en el desarrollo de vehículos como la camioneta GMC Hummer EV y el Chevrolet Corvette para que los ingenieros sepan cómo funcionará un rover lunar y sus avanzados neumáticos en una sexta parte de la gravedad en un terreno lunar accidentado y con cráteres.