Estás leyendo
La empresa que está detrás del sistema de conducción autónomo debe ser la responsable legal en caso de fallo o accidente

La empresa que está detrás del sistema de conducción autónomo debe ser la responsable legal en caso de fallo o accidente

Además de la electrificación, la conducción autónoma de los coches es el gran reto tecnológico al que se enfrenta la industria del automóvil, pero ¿qué pasaria si en el futuro un coche autónomo sufriese un accidente? ¿quién sería el reponsable? Un informe realizado por las comisiones parlamentarias de Inglaterra y Gales, y de Escocia ha llegado al comclusión de que la responsabilidad legal en caso de accidente los conductores “humanos” no deberían ser legalmente responsables de la seguridad vial en la era de los coches autónomos, dado que la persona al volante sólo podrá considerarse como un “usuario a cargo” y por tanto, no es responsable de las infracciones derivadas directamente de la conducción o de posibles accidentes. Sólo es responsable de tener el seguro en vigor y de comprobar que los ocupantes se han abrochado el cinturón de seguridad.

 

 

Ver también
La producción de vehículos descendió un 17% en el primer trimestre del año

Así pues, el responsable legal en caso de fallo o accidente será la empresa que está detrás del sistema de conducción autónomo y los fabricantes de automóviles tendrán que tener accesibles los datos para entender la culpa y la responsabilidad tras una colisión. La comisión recomienda fuertes sanciones y responsabilidad penal para aquellos que no revelen cómo funcionan sus sistemas Además, esta comisión han solicitado una nueva legislación que delimite claramente si un vehículo es autónomo o no. La conducción autónoma no debe tratarse como una escala de niveles: un coche es autónomo (en todas las condiciones y sin necesitan ningún tipo de supervisión) o no lo es. En este sentido, se insta a los fabricantes a que expliquen con claridad la diferencia entre la conducción autónoma y los sistemas de asistencia a la conducción ADAS, empleando una terminología adecuada para evitar que nadie crea que su coche es autónomo cuando no lo es.