Estás leyendo
El Range Rover Sport SVR se enfrenta a superficies todoterreno para perseguir a James Bond

El Range Rover Sport SVR se enfrenta a superficies todoterreno para perseguir a James Bond

Land Rover tiene una larga relación de colaboración con EON Productions y las películas de James Bond, que comenzó en 1983 con la aparición de un Range Rover Convertible en Octopussy. El último modelo en salir en la pantalla grande fue el Range Rover Sport en 2015, cuando formó parte de algunas de las secuencias de acción más importantes de SPECTRE. En octubre llegarñá al agran pantalla Sin tiempo para morir, la útima entrega de la saga de James Bond protagonizada por quinta y última vez por Daniel Craig. En Sin tiempo para morir, Land Rover y más concretamente el Range Rover Sport SVR toma protagonismo de la mano de ganador de un Oscar® Chris Corbould, supervisor de efectos especiales y vehículos de acción, así como de Lee Morrison, coordinador de acrobacias, al persegir a James Bond por pistas todoterrno.

 

 

El Range Rover Sport SVR de 575 CV utilizados en la película incorporan la misma suspensión especialmente calibrada de los modelos de producción en serie, que desarrollaron los ingenieros del departamento Special Vehicle Operations de Land Rover. Los dos modelos de color Eiger Grey están equipados con llantas de aleación de 22 pulgadas en Narvik Black y el Carbon Pack opcional, que incluye un acabado de fibra de carbono brillante en las rejillas de ventilación delanteras, las tomas de aire del paragolpes inferior, la parrilla y los retrovisores. En Sin tiempo para morir, el ligero capó opcional de fibra de carbono con rejilla del SVR exhibe un acabado del mismo color de la carrocería, pero también es posible elegir una sección central que deje al descubierto la fibra de carbono.

.

Ver también
Volkswagen Navarra gana el Automotive Lean Production Award 2021

 

Lee Morrison, coordinador de acrobacias, declaró: “Me hacía mucha ilusión grabar una secuencia de persecución de Bond en condiciones todoterreno que supusieran todo un reto, y el Range Rover Sport SVR era el vehículo ideal para esta parte de la película. Lo grabamos todo de verdad, así que aprovechamos al máximo lo que nos ofrecía. Por ello, la persecución promete ser una de las secuencias fijas más memorables de la película”.