Estás leyendo
Alex Palou conquista la IndyCar

Alex Palou conquista la IndyCar

Alex Palou ha hecho historia al ser el primer piloto español en ganar la IndyCar, titulo que logró ayer en el Gran Premio de Long Beach, después de una gran temporadaen la que ha logrado tres victorias y cinco podios con el equipo Chip Ganassi Racing con motor Honda.A Palou le bastaba con ser duodécimo en Long Beach, gracias a la amplia ventaja con la que llegaba a la última cita de la temporada. Salía décimo, con sus dos rivales por el título delante, pero las cosas se le pusieron de cara en la salida, cuando Pato O’Ward sufrió un toque que le dejó fuera de la lucha. Por delante, lideraba Josef Newgarden, que también podía arrebatarle la corona si lograba la victoria, pero un adelantamiento de Colton Herta y el imparable ascenso de Palou, lo impidieron. Álex finalizó la carrera en la cuarta posición, aunque ya era campeón desde unas vueltas antes, puesto que debido a los numerosos abandonos ocurridos había sumado los puntos que necesitaba para lograr el título.

 

 

Antes de Palou, tan solo Oriol Servià entre el año 2000 y 2013 (aunque ha vuelto para correr la Indy 500 en varias ocasiones), y Fermín Vélez (seis carreras en 1996 y 1997), compitieron con cierta regularidad en la IndyCar o sus series predecesoras. Tan solo Servià (Montreal 2005, puntuable para la Champ Car) había ganado una carrera hasta la fecha. Fernando Alonso, en sus tres inscripciones en las 500 Millas de Indianápolis, llegó a soñar con la victoria en 2017, pero un problema de motor se lo impidió.

 

 

Su primer año en Indycar, en el que llegó a clasificar séptimo en las 500 Millas de Indianápolis y a subir al podio en Road America, fue clave para llamar la atención de Chip Ganassi Racing, una de las escuderías históricas de la Indycar. En 2020, sin ir más lejos, Ganassi fue campeón con Scott Dixon, que sumó su sexto título de la Indycar. El debut de Palou con Ganassi no pudo ser mejor. Ganó en Alabama, la primera cita de la temporada, y pronto comenzó a soñar con un título que todavía le parecía impensable. La lucha por la victoria hasta la última vuelta en las 500 Millas de Indianápolis, sumado a las victorias en Road America y Portland, y a un total de cinco podios, le han convertido en merecido campeón. Ha finalizado por delante de nada más y nada menos que Josef Newgarden (bicampeón de Indycar), Scott Dixon (seis veces campeón de la Indycar y cuatro de las 500 Millas de Indianápolis), Simon Pagenaud o Will Power, también campeones de la Indycar y de las 500 Millas.