Estás leyendo
28 años del primer SEAT eléctrico, un Toledo para Barcelona’92

28 años del primer SEAT eléctrico, un Toledo para Barcelona’92

Hace 28 años, en pleno agosto de 1992,  un coche eléctrico encabezaba la Maratón de los Juegos Olímpicos de Barcelona, se trataba de un SEAT Toledo especialmente desarrollado para esa ocasión histórica. Ese fue el principio y ahora, en plena ofensiva eléctrica, SEAT ofrece una amplia gama formada por el el SEAT Mii electric, las versiones híbridas del SEAT León y el SEAT Tarraco, además del CUPRA León eHybrid, el futuro CUPRA Formentor y el CUPRA el-Born que será 100% eléctrico.

 

El SEAT eléctrico de Barcelona 92 contaba con una batería de 500 Kg que estaba concebida para recorrer la distancia de un maratón: algo más de 42 Km

 

El origen del SEAT Toledo eléctrico para los Juegos Olímpicos de Barcelona se debe a que el reglamento de la Maratón indica que el vehículo que debe abrir la prueba debe ser cero emisiones, por lo que SEAT   aprovechó su recién lanzado Toledo para desarrollar una versión totalmente eléctrica que estuvo lista en poco más de tres meses . Estaba equipado con una bateria de 500 Kg con energía capaz de aguantar  toda la Maratón, una distancia de poco más de 42 kilómetros, una distancia ridícula, si la comparamos con la  del SEAT Mii, que sólo pesa  250 kilos y su autonomía de 260 Km le permitiría hacer 6  maratones.

 

 

Ver también
Primeras imágenes del nuevo Kia Stinger

Pese a los 28 años que les separan ambos modelos  tienen algo en común: las pocas modificaciones que se han realizado en su carrocería para adaptarlos a su versión eléctrica. En el caso del Toledo apenas hubo cambios: en el maletero se colocó una especie de bañera para albergar la batería, y los frenos tenían un tambor sobredimensionado para poder contrarrestar el peso del coche en la frenada. En el caso del SEAT Mii, su carrocería tampoco ha sufrido prácticamente modificaciones. Actualmente, los nuevos modelos eléctricos amoldan su diseño a la forma de las baterías, que ocupan la parte inferior. En cambio, en su conversión a eléctrico, el Mii no ha vivido ningún cambio en su estructura ni espacio interior, ya que se fabrican unas baterías expresamente para este modelo.