Estás leyendo
Subscar, la fórmula “Netflix” llega al automóvil

Subscar, la fórmula “Netflix” llega al automóvil

El pago por el uso, en lugar de por la propiedad es una alternativa que cada vez está teniendo más adectos yhasta ahora, los particulares podían disfrutar del renting, alquiler y del carsharing como alternativa a la compra. Ahora, de la mano de  Subscar, es posible pagar una cuota mensual al igual que en las populares plataformas online de vídeo bajo demanda (VOD) y, desde  un ordenador o smartphone, el cliente podrá contratar en muy pocos pasos el modelo de suscripción mensual para disfrutar de un vehículo.

 

Todo el proceso se hace a través de su aplicación

 

¿Cómo funciona Subscar?

Por una cuota mensual se puede disfrutar de un coche y sus gastos asociados: seguro, asistencia en carretera, mantenimiento, impuestos y gastos de gestión. El cliente únicamente paga el combustible y tiene una total flexibilidad: cada mes puede cambiar el modelo o cancelar la suscripción. El coste de suscripción parte de los 175 euros + IVA mensuales para un coche urbano de gasolina del segmento A. La gama para elegir es muy amplia, con modelos de todos los segmentos e incluso en diferentes motorizaciones. Los únicos requisitos para suscribirse son descargarse la aplicación Subscar (disponible tanto para Android como para iOS), darse de alta, validar el carné de conducir y seleccionar la opción que más interese (tipo de coche, seguro a todo riesgo con o sin franquicia y el kilometraje).

 

 

Ver también
Kia Motors y Rafa Nadal renuevan su patrocinio

Por qué Subscar es una gran solución para los concesionarios?

El modelo de suscripción permite contar con un mayor número de clientes, reducir el stock inmovilizado, poder ofrecer nuevas soluciones de movilidad, tanto a particulares como a empresas, dar salida con mayor facilidad a los vehículos KM0 o seminuevos y, sobre todo, recuperar esa rentabilidad que en los últimos años tanto se ha reducido en el vehículo nuevo. Además, también es una solución para el cliente indeciso en la compra de un vehículo de ocasión, al que genera una gran tranquilidad poder probar durante un mes el vehículo, para luego descontarle la cuota de Subscar si finalmente lo adquiere.

Los clientes cada vez demandan más servicios de movilidad y a través de Subscar se les proporciona lo que desean: qué, cómo y cuándo satisfacer sus necesidades de movilidad.