Estás leyendo
Sainz conquista Madrid

Sainz conquista Madrid

+13
Ver galería

Hace un año, Audi anunciaba su nueva estrategia deportiva por la que decía adiós a la Formula E para centrarse en el Dakar con nuevo concepto de coche totalmente eléctrico de aspecto futurista obra de Juan Manuel Díaz, responsable del Departamento de Diseño de Motorsport de Audi: el Audi RS Q e-tron, que está equipado un motor eléctrico en cada eje procedente de la Fórmula E con mínimas adaptaciones para el Dakar que desarrollan una potencia máxima de 500 kW (680 CV), otra MGU junto con un motor TFSI que procede del DTM se encargan de recargar la batería de alto voltaje de 52 kWh que además se puede recargar mediante el sistema de recuperación de energía durante la frenada.

 

El colofón a la fiesta lo puso el nuevo Audi RS Q e-tron, especialmente con los saltos que dio gracias a las rampas puestas especialmente para ello, y ya con más calma pudieron saludar a Sainz que con la puerta abierta dio dos vueltas para vaciar la carga de la batería

 

El Audi RS Q e-tron, que está equipado un motor eléctrico en cada eje procedente de la Fórmula E con mínimas adaptaciones para el Dakar que desarrollan una potencia máxima de 500 kW (680 CV)

 

 Cinco meses más tarde, Audi confirmaba que Carlos Sainz y Lucas Cruz formarían parte del equipo de Audi en su nueva aventura junto con Mattias Ekström con Emil Bergkvist de copiloto y Stéphane Peterhansel con Edouard Boulanger. Desde entonces, Audi ha llevado a cabo una serie de pruebas para terminar de poner a punto el Audi RS Q e-tron de cara al Dakar, que comenzaron el pasado 30 de junio en Neuburg an der Donau con las primeras pruebas dinámicas y que prosiguieron a mediados de julio en Magdeburgo con unas pruebas destinadas a reunir datos en una prueba real en terreno no asfaltado. En agosto fue sometido a una dura prueba de resistencia de ocho días bajo un calor sofocante en Aragón y más reciente en Marruecos.

 

El nuevo Audi RS Q e-tron ha sido sometido a una serie de pruebas para terminar de ponerlo a punto de cara al Dakar

 

Ahora, a falta de un mes para el inicio del Dakar (1 de enero en Ha’il en Arabia Saudí) y como motivo del estreno del documental “Carlos Sainz. Vivir para Competir”, que se estrenó en Prime Video el 2 de diciembre, el piloto madrileño deleitó a los aficionados que, pese al intenso frio que hacía, abarrotaron el recorrido de 700m de longitud entre las plazas de Cibeles y Colón para ver una exhibición sin precedentes al volante del Audi RS Q e-tron así como el mítico Audi quattro S1 E2, el Audi S1 EKS RX quattro, a los que se sumaron el SEAT Panda 45 Grupo 2 con el que empezó en los rallies y el Toyota Celica GT 4 con el que en 1990, además de logar su primera victoria en el Mundial (Rally de Grecia) y de convertirse en el primer piloto no nórdico en ganar en Finlandia,  se proclamó Campeón del Mundo de Rallies por primera vez.

 

 

El evento, que fue toda una sorpresa, pues se anunció con muy poca anticipación debido a que estaba a la espera de los permisos por parte del Ayuntamiento de Madrid, no sólo fue un éxito de público, lo que demostró que la afición al automovilismo en la capital es muy grande pese a no tener grandes eventos o un circuito de primer nivel como Barcelona o Valencia, sino que también lo fue en lo organizativo, que contó con una buena megafonía por la que de la mano de los presentadores del evento pasaron Juanjo Lacalle, Luis Moya, Lucas Cruz y el propio Carlos Sainz, así como con pantallas, todo ello para que nadie se perdiese ni un detalle (algo que deberían tomar nota  en otros eventos que tiene lugar en la Castellana como el desfile del 12 de octubre…)

 

Cinco meses más tarde, Audi confirmaba que Carlos Sainz y Lucas Cruz formarían parte del equipo de Audi en su nueva aventura junto con Mattias Ekström con Emil Bergkvist de copiloto y Stéphane Peterhansel con Edouard Boulanger. Desde entonces, Audi ha llevado a cabo una serie de pruebas para terminar de poner a punto el Audi RS Q e-tron de cara al Dakar

 

Sainz con el el Audi quattro S1 E2 en plena exhibición

 

 Para calentar el ambiente, Sainz se puso al volante del Audi S1 EKS RX quattro, un modelo que en 2016 fue Campeón del Mundo de Rallycross en manos del sueco Mattias Ekström, que será compañero suyo en el Dakar). Posteriormente Sainz hizo un viaje en el tiempo y cogió el SEAT Panda, por el que en las manos de Sainz y pese a sus limitaciones, parece no haber pasado el tiempo.  No podía faltar en este evento el Toyota Celica de 1990 al que le siguió el Audi quattro S1 E2, un modelo que revolucionó el panorama internacional de los rallies por su tracción integral permanente y por sus 600 CV de su motor de cinco cilindros turboalimentado. Antes del gran final Sainz se pudo de nuevo a los mandos del Audi S1 EKS RX, esta vez para hacer “disfrutar” a la ganadora de un concurso en las redes sociales y al Youtuber TheGrefg.

 

 

 

Ver también

 El colofón a la fiesta lo puso el nuevo Audi RS Q e-tron, especialmente con los saltos que dio gracias a las rampas puestas especialmente para ello, y ya con más calma pudieron saludar a Sainz que con la puerta abierta dio dos vueltas para vaciar la carga de la batería.

 

Hace un año, Audi anunciaba su nueva estrategia deportiva por la que decía adiós a la formula E para centrarse en el Dakar con nuevo concepto de coche totalmente eléctrico de aspecto futurista obra de Juan Manuel Díaz, responsable del Departamento de Diseño de Motorsport de Audi: el Audi RS Q e-tron, que está equipado un motor eléctrico en cada eje procedente de la Fórmula E con mínimas adaptaciones para el Dakar que desarrollan una potencia máxima de 500 kW (680 CV)

 

Secuencia del salto del Audi RS Q e-tron en plena Castellana de Madrid

 

 Quiero agradecer a Audi el esfuerzo que ha realizado para estar aquí y hacer posible la primera aparición del RS Q e-tron ante el público”, declaró Carlos Sainz, piloto de Audi en el Rally Dakar. “Ha sido un día muy especial para mi. Y espero que también haya sido un día bonito para todos los aficionados y los seguidores de Audi que, además han podido disfrutar como yo del icónico quattro S1, un coche que, como el prototipo del Dakar, también fue pionero” dijo Sainz a la finalización.

 

Posteriormente Sainz hizo un viaje en el tiempo y cogió el SEAT Panda, por el que en las manos de Sainz y pese a sus limitaciones, parece no haber pasado el tiempo.  No podía faltar en este evento el Toyota Celica de 1990 al que le siguió el Audi quattro S1 E2, un modelo que revolucionó el panorama internacional de los rallies por su tracción integral permanente y por sus 600 CV de su motor de cinco cilindros turboalimentado

 

Sainz de dio un baño de multitudes en Madrid