Estás leyendo
Anthonie Hubert, la joven promesa truncada

Anthonie Hubert, la joven promesa truncada

Finalizados los entrenamientos de la F2 en Bélgica en los que acabó 13º, Anthonie Hubert no perdía el ánimo y escribía un tweet en el que se lamentaba de la bandera roja que le impidió mejorar sus tiempos y en el que se daba ánimos de cara a la carrera. Desgraciadamente, el piloto francés de 22 años moría al día siguiente como consecuencia de las heridas sufridas en un desafortunado accidente en la segunda vuelta tras golpearse contra las protecciones en el Radillon y ser posteriormente embestido por el coche de Correa que venía justo por detrás.

 

2018 sería su gran año: dos victorias (PaulRicard y Silverstone), cuatro segundos puestos y cinco terceros, resultados con lo que se proclamó campeón con 16 puntos de ventaja sobre Nikita Mazepin, segundo clasificado

 

Nacido en Lyon en 1996, Hubert se aficionó al karting desde muy pequeño, cuando a los 3 años le regalaron por Navidad su primer kart y a lo 8 años, al igual que otros muchos niños, comenzó a competir, concretamente en un campeonato regional. Su primer gran titulo lo logró al año siguiente, ganando la Copa MiniKart de Francia. Tras pasar por el karting, en 2013 se pasó a los monoplazas, concretamente al Campeonato francés de F4, donde tras ganar 11 carreras, se proclamó campeón.

 

Comootors muchos, sus inicios fueron en el karting

 

Tras competir en la Formula Renault, en 2017 dio el salto a la GP3 de la mano del equipo ART Grand Prix y en su primera temporada, pese a no lograr ninguna victoria, terminó 4º en la clasificación con 4 podios. 2018 sería su gran año: dos victorias (PaulRicard y Silverstone), cuatro segundos puestos y cinco terceros, resultados con lo que se proclamó campeón con 16 puntos de ventaja sobre Nikita Mazepin, segundo clasificado, en una temporada en la que coincidió con Giuliano Alesi y Juan Manuel Correa, pilotos que, casualidades del destino, estuvieron envueltos en el fatídico accidente de Spa.

 

Ver también
Hans Mezger, el padre del Porsche 917

Hubert se aficionó al karting desde muy pequeño, cuando a los 3 años le regalaron por Navidad su primer kart y a lo 8 años, al igual que otros muchos niños, comenzó a competir, concretamente en un campeonato regional

 

Hubert durante el GP de Mónaco, en el que lograría la victoria

 

Este año, Hubert daba el salto a la F2, antesala de la F1 de la mano del equipo BWT Arden y además pasaba a formar parte de la Renault Sport Academy. Hasta Spa, había logrado ganar en Mónaco y en Le Castellet y llegaba a Bélgica en 8ª posición con 77 puntos. Desgraciadamente, la trayectoria de esta joven promesa se truncaba para siempre. D.E.P