Estás leyendo
Niki Lauda, el tricampéon metódico

Niki Lauda, el tricampéon metódico

Estábamos acostumbrados a verle con su inseparable gorra roja en el box de Mercedes, donde ejercía como Director no ejecutivo, pero el pasado verano por motivos de salud (tenía que someterse a un trasplante de pulmón), anunció su “tercera retirada” de la F1. Desgraciadamente, ésta sería para siempre, pues ras el transplante no se recuperó de una recaída durante las Navidades y el pasado 20 de mayo fallecía a los 70 años en Zurich. Nikolaus Andreas Lauda, más conocido como Niki Lauda dejó las comodidades económicas de su familia para dedicarse a lo que más le gustaba, las carreras a costa eso sí, de enfrentarse a su abuelo, quien llegó incluso a vetar el crédito que necesitaba su nieto para poder correr, pero su determinación era tal que lo consiguió mediante un seguro de vida en la competencia.

 

En 1984 con McLaren logró su tercer Mundial por sólo medio punto (la diferencia más pequeña en la historia dela F1) con su compañero Prost, en una temporada dominada el McLaren MP4/2 con motor TAG/ Porsche, que logró 12 victorias (5 de Lauda y 7 de Prost) en 16 carreras

 

Su primera victoria en la F1 la logró en el Gp de España de 1974

 

Metódico y con carácter (en su primera toma de contacto con Ferrari dijo a Il Commendatore que el Ferrari “era una mierda”), su carrera estuvo marcada por el grave accidente que sufrió en el GP de Alemania de 1976, del que salió milagrosamente vivo, aunque con muchas secuelas, las más visible, las quemaduras de su cara. A pesar de tener todavía las heridas recientes y de sufrir fuertes dolores, su determinación por correr era tal, que sólo se perdió dos carreras (Austria y Holanda) y 42 días después del accidente volvió para disputar el GP de Italia, obligando a Ferrari a alinear tres coches (su compañero Ragazzoni, Reutemann, fichado por Ferrari para sustituirle y el suyo). Para delirio de los tifosi, Lauda acabó cuarto, y llegó a Japón, la última carrera del año con 3 puntos de ventaja sobre Hunt. Pese a ello, Lauda optó por retirarse en la segunda vuelta aún a costa de perder el Mundial (como así fue y por sólo un punto) por seguridad, pues la lluvia que caía en Fuji dificultaba mucho la visibilidad.

 

Atrás quedaban 175 Grandes Premios disputados, 25 victorias y 23 poles, 3 titulos mundiales (1975 y 1977 con Ferrari y 1984 con McLaren), 1 subcampeonato (1976 con Ferrari) a lo largo de las 13 temporadas en las que estuvo compitiendo en la F1

 

 

En 1976 sufrío un terrible accidente en Nürburgring que le causó graves quemaduras en la cara

 

El destino quiso compensárselo en 1984, cuando con McLaren logró su tercer Mundial por sólo medio punto (la diferencia más pequeña en la historia dela F1) con su compañero Prost, en una temporada dominada el McLaren MP4/2 con motor TAG/ Porsche, que logró 12 victorias (5 de Lauda y 7 de Prost) en 16 carreras. 1985 no estaba siendo una buena temporada: 7 abandonos, un 4º y un 5º puesto en las nueve primeras carreras, motivos más que suficientes para que en el GP de Austria, Lauda anunciase en rueda de prensa su “segunda retirada” de la F1 (la primera fue en 1979) a la conclusión de la temporada para dedicarse al mundo de la aviación comercial con su propia compañía aérea. Atrás quedaban 175 Grandes Premios disputados, 25 victorias y 23 poles, 3 titulos mundiales (1975 y 1977 con Ferrari y 1984 con McLaren), 1 subcampeonato (1976 con Ferrari) a lo largo de las 13 temporadas en las que estuvo compitiendo en la F1.

 

Ver también

Pese a su retirada, Lauda no dejó del todo los circuitos pues además de comentarista, fue consultor de Ferrari, Director de Jaguar Racing y en 2012 se incorporó a Mercedes como accionista del equipo y como Director no ejecutivo, siendo el responsable de la legada al equipo de Hamilton

 

 

En 1984, Lauda logra su tercer título mundial de la F1 por un sólo medio punto de diferencia con su compañer Prost

 

Pese a su retirada, Lauda no dejó del todo los circuitos pues además de comentarista, fue consultor de Ferrari, Director de Jaguar Racing y en 2012 se incorporó a Mercedes como accionista del equipo y como Director no ejecutivo, siendo el responsable de la legada al equipo de Hamilton. En el GP de Mónaco, el primero sin él, la F1 le rindió un más que merecido homenaje, especialmente su equipo, Mercedes y Hamilton, pero también Ferrari y Vettel., aunque el verdadero homenaje se lo dieron los aficionados, que pese a la lluvia que caía en Viena, esperaron durante horas la cola para despedirle en la Catedral de San Esteban de Viena, DEP.

 

En 1975 con el Ferrari 312T, Lauda lgró el primer de sus tres títulos en la F1