Estás leyendo
F1, el arranque de la temporada tendrá que esperar

F1, el arranque de la temporada tendrá que esperar

En plena crisis entre la FIA y los siete equipos “no Ferrari”, es decir, McLaren, Mercedes-Benz, Racing Point, Red Bull, Renault Sport, Scuderia Alpha Tauri y Williams por el acuerdo al que llegó con Ferrari sobre su unidad de potencia, los equipos llegaron a Albert Park con la incertidumbre de saber si la temporada daría comienzo o no ante las cancelaciones de todas las pruebas deportivas por el coronavirus. Todo transcurría con normalidad hasta que el jueves McLaren confirmaba que un miembro de su equipo había dado positivo en COVID-19 y anunciaba que se retiraba del GP.

 

No fue hasta las 10 de la mañana (medianoche en España) cuando por fin Liberty Media a través de su CEO, Chase Carey, junto con los organizadores del GP de Australia comunicaron no ya sólo la suspensión del Gran Premio, sino también el aplazamiento del GP Barein

 

El positivo por Covid-19 en McLaren provocó su retirada del GP de Australia y la posteror suspensión del Gran Premio

 

Las horas iban pasando y por parte de Liberty Media todo parecía indicar que no estaba dispuesta a cancelar el Gran Premio, cancelación que vendría a sumarse al de China. Ante la pasividad de Liberty Media, los equipos se reunieron en un hotel y por mayoría, votaron por la cancelación del GP a la espera de que Liberty Media moviese ficha y anunciase la cancelación. El viernes por la mañana, ante la falta de noticias, los aficionados con entradas se fueron acercando a las puertas del circuito dispuesto a ver la primera jornada de libres, pero ante su sorpresa, se encontraron con las puertas cerradas, mientras los equipos comenzaban a empaquetar todo.

 

La gran duda está ahora en saber cuándo comenzaría la temporada, pues el GP de Holanda (3 de mayo) y el GP de España (10 de mayo) también han sido pospuestos, mientras que el de Mónaco (24 de mayo) ha sido cancelado

 

No fue hasta las 10 de la mañana (medianoche en España) cuando por fin Liberty Media a través de su CEO, Chase Carey, junto con los organizadores del GP de Australia comunicaron no ya sólo la suspensión del Gran Premio, sino también el aplazamiento del GP Barein, que un principio se iba a disputar a puerta cerrada, así como el de Hanói, que debutaba este año en al F1 con un circuito urbano. Para entonces, Vettel y Raikkonen ya habían abandonado del circuito. En definitiva, la F1 ha sido puesta en evidencia y esta situación nos ha recordado al GP de EE.UU de 2005, cuando los equipos con neumáticos Michelin se retiraron por motivos de seguridad ante los problemas que sufrían sus neumáticos en la curva peraltada de Indianápolis y sólo tres equipos tomaron la salida (Ferrari, Minardi y Jordan). La gran duda está ahora en saber cuándo comenzaría la temporada, pues el GP de Holanda (3 de mayo) y el GP de España (10 de mayo) también han sido pospuestos, mientras que el de Mónaco (24 de mayo) ha sido cancelado. todo parecía indica que la temporada comenzaría entonces el 7 de junio en Bakú, pero este GP también ha acabado siendo pospuesto, al igual que Canada, por lo que a lo mejor, la temporada europea, sería el comienzo de la F1.

 

Chase Carey, CEO de Liberty Media junto con los organizadores del GP de Australia comunicaron la suspensión del Gran Premio

 

Es por ello, que el tradicional parón de verano se traslada a los meses de marzo y abril, un parón que además se amplía a 21 días en lugar de 14. Esta ampliación es en parte debido a que los equipos italianos (Ferrari y Alpha Tauri) son los más afectados por el coronavirus al estar ubicados en el epicentro de la zona más afectada de Italia. La idea es aprovechar al máximo el verano para intentar recuperar el mayor número de carreras suspendidas, aunque Australia, Hanói y Mónaco., al ser circuitos urbanos lo tienen más dificil. En definitiva, está claro que esta temporada va a ser la más complicada desde la de 1994, temporada en la que en el de San Marino murieron en sendos accidentes Roland Ratzenberger y Ayrton Senna. Pero el coronavirus no sólo ha aplazado el inicio de la temporada, la nueva reglamentación técnica prevista para el año que viene también se ha visto pospuesta hasta el 2022 con el fin de buscar reducir costes en los equipos dadas las circunstancias, pues cabe recordar que los equipos debían hacer este año un gran esfuerzo al tener que desarrollar en paralelo dos coches: el de 2020 y el 2021 con la nueva reglamentación.

 

Está claro que esta temporada va a ser la más complicada desde la de 1994, temporada en la que en el de San Marino murieron en sendos accidentes Roland Ratzenberger y Ayrton Senna

 

Ver también
FE ePrix de Berlín 2: Da Costa suma y sigue

Lo vivido en australia nos recuerda a la extraña situci´n del GP de EE.UU de 2005 por el caso “Michelin”