Estás leyendo
50 años del revolucionario Maserati Boomerang

50 años del revolucionario Maserati Boomerang

Ha pasado medio siglo desde el 9 de marzo de 1972, Maserati presentó en el Salón de Ginebra el Maserati Boomerang , considerado por muchos una auténtica obra de arte, una pieza revolucionaria capaz de influir en el diseño de coches posteriores. Así, continuó con la tradición de Maserati como una marca capaz de crear conceptos automovilísticos únicos, coches icónicos y vanguardistas, pioneros en tecnología y estilo. Se trataba de un concept car diseñado por el célebre Giorgetto Giugiaro y producido por Italdesign, un coche de ensueño, extremo, futurista, casi irracional y definitivamente bello, capaz de mantenerse en la memoria de cada apasionado del motor.

 

El modelo fue diseñado a través de una línea horizontal que dividía el coche en dos volúmenes, con el parabrisas inclinado y el techo panorámico. Las ventanas de las dos puertas eran realmente originales y venían intercaladas con una tira de metal. Los faros cuadrados retráctiles destacaban en la parte delantera, junto con las luces horizontales de la zaga

 

No sólo su exterior era moderno y  revolucionaria, también lo era su interior

 

El Maserati Boomerang, cuyo prototipo hizo una aparición fugaz en el Salón del Automóvil de Turín de 1971, se construyó como una pieza única y se presentó en Ginebra en 1972 como un modelo registrado y apto para circular. La base utilizada por Italdesign (el chasis y la mecánica al completo) fue un Maserati Bora, con un motor en posición central trasera de 8 cilindros dispuestos en V (90º) y 4.719 cc que desarrollaba 310 CV de potencia, con el que alcanzaba una velocidad máxima de casi 300 Km/h. Contaba con tracción trasera y una caja de cambios de cinco velocidades. Pese a que nunca llegó a producirse en serie, dejó un legado de estilo que continuó presente no solo en las posteriores creaciones de Giugiaro, sino también en otros proyectos, inspirando a varios fabricantes de automóviles en Europa y Estados Unidos. La originalidad del Boomerang, desde un punto de vista estético, quedó patente gracias a su forma de cuña y sus líneas claras y atrevidas, que transmitían una imagen de penetración, potencia y velocidad.

 

Ha pasado medio siglo desde el 9 de marzo de 1972, cuando el Maserati Boomerang se presentó en el Salón de Ginebra, considerado por muchos una auténtica obra de arte, fue una pieza revolucionaria capaz de influir en el diseño de coches posteriores

 

Ver también
Maserati A6 1500, el origen del Gran Turismo

 

 

El Maserati Boomerang fue obra del célebre Giorgetto Giugiaroy producido por Italdesign

 

El modelo fue diseñado a través de una línea horizontal que dividía el coche en dos volúmenes, con el parabrisas inclinado y el techo panorámico. Las ventanas de las dos puertas eran realmente originales y venían intercaladas con una tira de metal. Los faros cuadrados retráctiles destacaban en la parte delantera, junto con las luces horizontales de la zaga. Era extremadamente moderno también en el interior, donde la instrumentación del salpicadero quedaba integrada en un volante sin radios y los asientos tenían una posición muy baja.