Estás leyendo
Lunaz transforma a eléctricios los Rolls Royce clásicos

Lunaz transforma a eléctricios los Rolls Royce clásicos

¿Te imaginas poder conducir tu Rolls Royce Phantom de 1961 por una zona de cero emisiones? Pues ya es posible gracias a Lunaz, una empresa británica que ante el aumento de la demanda de coches de lujo eléctricos, se dedica a restaurar y electrificar coches clásicos de lujo como Jaguar, Bentley y ahora, Lunaz va a transformar 30 unidades de los modelos Phantom y Silver Cloud, que tendrán un precio de 300.000 y 500.000 libras (sin impuestos) respectivamente.

 

En su restauración se ofrece al propietario la posibilidad de personalizarlo a su gusto tanto en el aspecto estético como en el tecnológico y es que cada unidad se equipa con las más recientes comodidades tecnológicas

 

Gracias a Lunaz, ya se puede tener un Rolls Royce Phanton V  “cero emisiones”

 

El primero de ellos ha sido un Rolls Royce Phantom V de 1961, que no sólo ha sido transformado, sino que además ha sido restaurado para devolverlo en su estado original, pues antes de dar comienzo a proceso de conversión y reingeniería, se escanean en 3D. Esta versión eléctrica funciona con una batería de 120 kWh que le otorga una autonomía de casi 300 Millas (500 km), que se puede recargar en casa o con un cargador rápido.

 

Lunaz va a transformar 30 unidades de los modelos Phantom y Silver Cloud, que tendrán un precio de 300.000 y 500.000 libras (sin impuestos) respectivamente

 

El Rolls Royce Phantom V de 1961 tiene una batería de 120 kWh que le otorga una autonomía de casi 300 Millas

 

Ver también
El Peugeot 604 Limousine, el Papamóvil

En su restauración se ofrece al propietario la posibilidad de personalizarlo a su gusto tanto en el aspecto estético como en el tecnológico y es que cada unidad se equipa con las más recientes comodidades tecnológicas que están disimuladamente colocadas. Así, incluye navegación por satélite, el audio se puede dividir entre la parte trasera y la delantera para garantizar que los pasajeros puedan escuchar música sin interrupción de las instrucciones del navegador por satélite del conductor. El control del clima también se ha mejorado significativamente, incorporando aire acondicionado moderno con capacidad de establecer diferentes configuraciones según las preferencias de cada ocupante y por último, cuenta con dos pantallas disponibles para los pasajeros traseros, que además de para ver películas, permiten acceder a las funciones de los smartphones y como no, cuenta con un bar construido a medida para adaptarse perfectamente a la marca de bebida favorita del propietario que previamente ha comunicado. La instrumentación eso sí, se mantiene fiel al espíritu del diseño de la década de 1960, y tan sólo se le añade un discreto nivel de batería y un medidor de potencia.

 

El Rolls Royce Phantom V de 1961, que no sólo ha sido transformado, sino que además ha sido restaurado para devolverlo en su estado original

 

Pese a su electrificación, el interior del Rolls Royce Phantom V de 1961 permanece fiel al espíritu del diseño de la década de 1960