Estás leyendo
Un Porsche 356 abandonado durante 42 años, vuelve a la vida

Un Porsche 356 abandonado durante 42 años, vuelve a la vida

Durante casi 42 años un Porsche 356 C permaneció intacto y oculto por montones de neumáticos dentro de un discreto almacén, hasta que en el verano de 2017 fue descubierto detrás de pilas de neumáticos de un metro de altura y, tras un proceso de restauración que ha durado dos años, ha vuelto a la vida. Este Porsche 356 C de color Azul Esmalte 6403 combinado con un interior rojo fue matriculado por primera vez el 11 de junio de 1964 y su primer propietario lo acabó vendiendo en 1972 con 67.000 kilómetros a un corredor de seguros de Krefeld, quien lo vendió dos años más tarde a un comerciante de neumáticos de Essen. Desgraciadamente, debido a una enfermedad, éste lo dio de baja un año más tarde y lo dejó en el almacén, donde quedó olvidado.

 

En resumen, sería necesario una restauración completa para devolverlo a su estado original

 

Estado del interior del Porsche 356

 

Afortunadamente, ese propietario, que ahora tiene 74 años, se acordó de que lo había guardado y avisó a un miembro del Club Porsche 911 que le encontró un comprador: Claus Meirich, un apasionado de Porsche desde hace más de 30 años que pagó por él 20.000€. Tras la primera inspección se comprobó que el motor, la transmisión y casi todas las demás piezas estaban dentro o alrededor del coche. El interior también estaba competo, aunque los asientos y las alfombrillas estaban muy dañados por los ratones y, desde luego, el óxido había afectado mucho a la carrocería. En resumen, sería necesario una restauración completa para devolverlo a su estado original. La restauración comenzó en el verano de 2017, sin plazos.

 

Finalmente, después de 24 meses, 2.000 horas de trabajo y 125.000€, el coche estaba perfectamente restaurado para el verano

 

El 356 se desmontó hasta el último tornillo en un antiguo cine convertido en una sala de coches clásicos. Después, se asignaron las distintas tareas. En la persona de Ingo Menne, maestro mecánico y especialista en Porsche, el propietario encontró un amigable aliado para todos los trabajos en la suspensión y los frenos. Recibió ayuda de una red de expertos en 356 en la región del Ruhr; incluso un taller de integración social de Bochum contribuyó con una cabina de granallado e instalaciones de imprimación. El taller de carrocería y pintura Pür de Ahlen, un centro especializado en Glasurit, fabricó la pintura de acuerdo con las especificaciones de Porsche Classic. En aras de la originalidad, se aplicó una sola capa sin un acabado de brillo. En diciembre de 2018, estuvo listo el motor bóxer revisado por el centro de motores Micke, junto con la transmisión, la suspensión y los frenos, así como el equipo interior.

 

Interior del Porsche 356 una vez restaurado

 

Finalmente, después de 24 meses, 2.000 horas de trabajo y 125.000€, el coche estaba perfectamente restaurado para el verano. Entre sus detalles más atractivos están la radio original de Blaupunkt Frankfurt y los reposacabezas conocidos como “almohadas redondas”. Los instrumentos brillan como lo hacían originalmente, los tiradores de las puertas y las manivelas de las ventanas quedan paralelas y en el ángulo correcto de 45 grados. En el exterior, llaman la atención las raras luces adicionales amarillas de Hella, al igual que los topes del paragolpes trasero, a través de los que van las salidas de escape.

 

Ver también
Aston Martin DB5 Continuation, el regreso de un icono

Tras 24 meses de duro trabajo, el Porsche 356 volvía a la vida como nuevo